viernes, 1 de octubre de 2010

Breves (pero larguísimas) reflexiones sobre el Atleti - Bayer Leverkusen

Sí, breves, aquí a esto se le llama "breve" ... ¿qué pasa?


El partido

Flojo. Un partido flojo. Todos los equipos tienen partidos flojos, sí, pero el de ayer fue un partido flojo, tirado miserablemente por falta de ideas y raza, un partido intolerablemente flojo, sin excusas.

El primer tiempo fue frío ante un equipo ordenadito y potente. Un partido ordenado y previsible ante un equipo más defensivo que ofensivo, cómodo, esperando que el rival fuera el encargado de hacer el fútbol; esto es precisamente lo que el Atleti aborrece y no sabe gestionar.

El Atleti, como los flamencos buenos, no disfruta de las veladas organizadas al milímetro sino de la juerga espontánea alrededor de una botella encontrada en un bolsillo, con una guitarra aparecida en un armario; así, gusta de partidos improvisados y algo anárquicos, de partidos en los que pasan cosas raras y se marcan goles que uno no espera y se pierden balones que casi nadie pierde y se expulsa a un señor por protestar cuando en realidad avisaba a un espectador de que se le caían las llaves.

El primer tiempo fue todo lo contrario: un partido previsible ante un rival en su sitio, sin alardes. La iniciativa para el equipo de casa y vigente campeón, el visitante a esperar, analizar e intentar aprovechar lo que por cerca apareciera. Lo previsible. La carga de crear juego y peligro, para los de casa. El Bayer esperaba y el Atleti debía crear. El Atleti tienen pocos creadores en el centro del campo, que es donde uno espera la creación, o tiene los suficientes, según se mire. Quizás Assunçao no sea lo que tradicionalmente se entiende por un creador, quizás Raúl sí lo sea pero algo menos de lo que la irascible y poco agradecida grada del Calderón espere. Quizás Reyes parezca válido para la tarea de crear, opinión que posiblemente no compartan sus compañeros de línea, previsiblemente hartos de su juego alocado, de sus slaloms gigantes y super-gigantes rematados en falta dudosa reclamada con grandes aspavientos y crujir de dientes. Si a esto se suma un delantero en mal momento de juego con mal humor de siesta interrumpida y otro que aún no ha encontrado la respuesta a la pregunta básica - ¿de qué quiero y sé jugar? -, entrar por las líneas del rival fue imposible en el primer tiempo. Mejor dicho, debió ser posible pero nadie dio con la tecla, dejando una sensación de impotencia y de cierta indolencia de campeón crecidito que cree que va a ganar andando, bastante molesta por cierto.

En el segundo tiempo se produjo un hecho novedoso: Quique hizo cambios que valieron para responder tácticamente al planteamiento del rival. Salió Tiago y salió Fran Mérida y el Atleti jugó más rápido, tocó más, quiso llegar arriba y al menos tiró a puerta. Mejoró el equipo el segundo tiempo pero no lo suficiente para darle la vuelta al partido, merecidamente empatado al final.

La grada

Fría, injusta a ratos, algo desesperada por fases. El Calderón no se llenó y había sensación de partido chico; quizás esta sensación fue la que hizo al equipo pensar que era un rival facilón que terminaría perdiendo, bah, total ya ganamos el año pasado y éramos los mismos o aún peores, bah, esto está chupao. La ilusión de la temporada pasada y del principio de liga parece haberse esfumado, quizás por culpa de las sensaciones transmitidas por el equipo en Grecia y el segundo tiempo de Valencia. Poco nos ha durado.

Impotente ante la realidad y poco partidaria de dar un vuelco al equipo con sus gritos, la grada fue fiel a sí misma y se comportó como viene siendo habitual en las últimas temporadas: cargando contra el que se enseña. Esta vez fue Raúl García, una vez más, el objeto de los pitos. Raúl jugó bien hasta que cometió un fallo, circunstancia que la grada aprovechó para empezar a silbar. Antes había hecho algún buen pase largo y había dejado claro, con sus gestos, que no era tan fácil entrar por donde se pretendía y que era necesaria ayuda de los compañeros. Poco importó la evidencia, y en cuanto tuvo un fallo la gente se le echó encima. No importaba si los compañeros ayudaban poco, no importaban los buenos partidos que venía haciendo hasta ahora, desde el tramo triunfal de la propia Europa League del año pasado: Raúl no ha caído en gracia y no hay más que hablar.

Cada fallo hacía incrementar la presión de la grada sobre el jugador, en perjuicio claro del equipo; a su vez, cada fallo minaba la moral y la paciencia de Raúl, harto a ratos, sin disimularlo. Raúl venía de hacer buenos partidos y ser clave en logros que echaron a la gente a la calle y a los bares, pero al tercer fallo la grada era un clamor contra él. Raúl jugó mal, sobre todo desde que notó que no se le perdona una, y Quique le quitó al medio tiempo. Para algunos, al menos le libró de una pitada si llega a retirarse durante el partido; para otros, terminó de apuntillar su autoestima tras la injusticia de la grada. Por suerte Raúl García es navarro y tiene la nariz grande, dos circunstancias que sugieren personalidad y arrestos. Esperamos que no le pesen los pitos, esperamos que sea consciente de que la grada del Atleti, lejos de saber cada día más de fútbol, sigue prefiriendo jugadores escondidos que driblan tres rivales cada diez partidos a compañeros comprometidos que no dudan a la hora de coger la responsabilidad de bailar con la más fea.

La defensa

Faltaba Godín tras su partidazo contra el Zaragoza y salió Perea de central. Salió también Ujfalusi de lateral y fue recibido con grandes fiestas por la grada tras el affaire Messi, algo que nos alegró. Junto a ellos, Domínguez, que siempre está bien aunque le toque pelearse con tipos gigantes que le sacan dos cabezas, y Filipe Luis Filipe.

La defensa, una vez más, estuvo bien. Quizás De Gea debió salir al balón del gol en el remate de Hyypia y no esperar, es probable. Por lo demás, la defensa fue solvente, una nueva buena noticia en esta línea. Perea, notable en el inicio de temporada, lució velocidad y cruce como en él es habitual y no se complicó en exceso; Domínguez, como siempre, sobrio y sin fallos de importancia. Ujfalusi, reservón el primer tiempo para lanzar galopadas a partir del minuto 55, como en él es habitual, llevó peligro y provocó la ocasión más clara, fallada por Reyes. Filipe Luis Filipe, algo menos brillante que en el debut, sí dejó la sensación de que vale para lo que se le ha fichado; hizo un remate absurdo que todo el estadio salvo él vio claramente que se iría alto y participó algo menos de lo esperado, pero funcionó. Nada que reprochar a esa línea.

La media

Parte del problema, aunque no todo, fue la media. Raúl García se enseñó, lo intentó en largo y en corto y se equivocó bastante. No encontró demasiado apoyo por el lado de Reyes, muy poco de la delantera, algo más de Simão. Su salida, triste por haberse producido tras unos pitos exagerados, trajo a Tiago y cambió el partido. Tiago aportó más sentido, algo menos de estatismo y más juego; quizás todo eso se produjo por la salida, también al descanso, de Forlán. Simão se vino arriba al final del partido y tiró del equipo más que el resto; Reyes se limitó a su juego de plaza de barrio, sin mucha aportación ni al equipo ni a la estadística pero tan agradable para los admiradores de los chupones de escuela andaluza, esos que tardan cinco años en primera para darse cuenta de que, levantando la cabeza, se ve que hay más gente en el campo y que con ellos es más fácil que gane el equipo.

Assunçao, este sí, empezó bien y acabó enorme. Al final del partido hizo valer su resistencia de fondista etíope y su concentración continua para hacerse él solito con el centro del campo y amargarle la vida a un montón de alemanes altísimos. Cuando el equipo pierde el fuelle y la fe, Assunçao tira de reserva de ambos y pasa por la izquierda a todos sus compañeros. Un titán, un seguro de vida, un tipo honrado y admirable.

Y la delantera

El Kun no fue titular y tampoco lo fue Forlán. En su lugar salió un tipo rubio que se le parecía bastante, algo distante, poco participativo, con pocas ideas y un genio insoportable. Forlán no fue Forlán, sino un compañero odioso encargado de pifiar balones y reclamar precisión al resto cuando osaban pifiar en su presencia. Quique le quitó y todo mejoró, quién nos lo iba a decir. Forlán acostumbra a empezar mal las temporadas y eso no nos preocupa; sí nos preocupa ese carácter avinagrado que ya hiciera a su padre pedir un triunfo a sus compañeros en la final de Hamburgo. "Ganen, por Dios", dijo, "si no, no habrá quien aguante a este tipo".

Por el doble de Forlán salió Fran Mérida, y no lo hizo mal. No nos atreveríamos a decir que lo hizo bien, pero mal no lo hizo. Confundido por la grada con Reyes por su tamaño similar y color de botas, provocó un penalti y aportó en jugadas de ataque. Quizás esté llamado a jugar de segunda punta en partidos abrochados, o por la banda con querencia al interior, o a conservar el balón en partidos alocados. Todo esto, ya lo saben, lo hacía otro jugador fan de El Juli con bastante poco tino hasta hace poco. Dios quiera que no les tengamos que comparar demasiado en un futuro.

Por último, Diego Costa. Diego Costa es un jugador incógnita del que la gente no sabe bien qué pensar, si bien hay quien ya empieza a tener una idea más clara de lo que realmente puede aportar al equipo. Porque Diego Costa es realmente un jugador desconcertante. Alterna fases de estatismo agudo con sprints sin sentido hacia balones a los que claramente no va a llegar; tiene cuerpo de tercera línea de rugby y toquecito de interior brasileño, pero le cuesta en exceso a veces retener un balón ante un defensa limitadito en espera de ayuda de la segunda línea; arranca con potencia y confianza ante un defensa rival, pero no tiene físico para frenar y termina saliendo por la línea de fondo, lamentando que el campo no mida cinco metros más. La aportación práctica de Diego Costa es limitada, y, si bien es cierto que ayer Forlán no ayudó mucho y que en ocasiones los compañeros le ignoran cuando lanza diagonales que le dejan en buena posición, también es verdad que muchas veces termina por perder lastimosamente balones en situaciones que, de ser gestionadas con oficio, darían ventaja al equipo. Peor aún, Diego Costa sale de titular en casa, ante su afición, en un partido que podría ser importantísimo para su futuro y, con frecuencia, transmite la impresión de estar totalmente despistado, vagando por el campo, andando, mirando a las musarañas, intentando recordar quizás las valencias del sistema periódico o la lista de los presidentes de la República del Brasil o bien de dónde viene la leyenda Ordem e Progresso de su bandera. Uno, qué quieren que les diga, espera más del tercer delantero del Atleti, del tipo que tiene que minimizar el impacto de la ausencia de Kun y/o Forlán, de alguien llamado a jugar casi enteros 15 o 20 partidos por temporada, muchos de ellos importantes. Y Diego Costa puede ser ese jugador si despierta, se involucra, no pierde la concentración y se da cuenta de lo que tiene entre manos.

La Europa League se complica, y sólo es culpa del equipo. El equipo ha salido a jugar silbando y con las manos en el bolsillo en los dos partidos que se llevan de la fase de grupo, y el resultado es más que malo. El Atleti debe ser consciente de que, si no juega a tope, si no están los buenos y si no hay intensidad no es más que un equipo del montón; el año pasado confluyeron una serie de carambolas cósmicas que no siempre se dan. Si nos lo creemos, estamos perdidos.

38 comentarios:

Jose Ramón dijo...

"Si nos lo creemos, estamos perdidos"
Exacto.
Esa es la clave.
Cada vez escribe mejor.
(no sé hasta donde va a llegar)
Pero usted siga, que da gusto leerle.
(oiga)

Dr. Caligari dijo...

Gracias Don Carlos.
Por suerte, yo pude ver solo la segunda parte. Tengo ganas de ver el partido de Sevilla sin Reyes, por fin.

Paquito dijo...

Dr, disfrutemos el partido de Sevilla sin Reyes porque le han renovado tres años más.

Dr. Caligari dijo...

Uy!

Fran Omega dijo...

Protesto enérgicamente, Don Dueño, porque insiste en comparar a Fran Mérida con el especímen del Schalke.

Y lo hace dejando caer, así, como sibilinamente, que el primer Fran de la Historia del Atleti, es un posturitas, un jugador efectista e irrelevante, y un media punta de apariciones fugaces y desapariciones odiosas.


Y no, oiga. Eso no se hace; porque este niño de 19 años, que al fin y al cabo es un debutante, sigue siendo el regalito por abrir que corresponde a su edad; tiene pinta justamente de lo contrario ...

... Aunque eso sí, cosas de la miopía, mi acuerdo con usted sobre lo de las botas y la confusión con Reyes es total. Con lo fácil que es colocarle al menos un número blanco enorme, en ese espacio inmenso rojo que tienen las camisetas en la espalda, y no hay manera.

ISMAEL dijo...

Gracias, D. Carlos. Su magnífica crónica tiene un valor especial si no se ha podido ver el partido.
Cuando se da al caso de que algún pesado (que siempre los hay), te impide apreciar el encuentro a base de enloquecidas loas a la música popular afro-cubana de los años 20, siempre te queda la agradable certeza de poder ver lo ocurrido a través de sus certeros escritos.

Fran Omega dijo...

Por otra parte, veremos a continuación si, lo que le hizo QSF a Raúl García es:

a) La consecuencia lógica de un mal partido del navarro, y de tener la posibilidad de sustituírle bien, y ya está.

b) El momento soñado para colocar a Tiago por delante. El insoportable 80% de aficionados que me rodea, no tiene ninguna duda sobre que "al portugués mil veces mejor, donde va a parar".

Dr. Caligari dijo...

(Pero han renovado también a Ujfalusi y Assunçao, dos noticias buenas y una mala).

ISMAEL dijo...

D. Fran, a mi tambien me ha parecido que don dueño llamaba bujarrón por lo bajini a Fran Merida.
Claro que, con ese nombre...

Fran Omega dijo...

Hay que reconocer que "Mérida" no es el acompañante ideal para el imperial Fran, sí.

(envío un afectuoso saludo a los emeritenses presentes en la Sala)

Pereira dijo...

Para mi lo peor del partido de ayer es el desproposito de una parte del publico del Calderon que silbaba a un jugador del atleti cuando todavía quedaban 15 minutos de la primera parte y la segunda entera y era necesario cuando menos el empate.
Y respecto del tema R. García ya veremos el domingo si la actuacion de QSF fue justa con el jugador, al que evito una segunda parte muy desagradable o le volvió a hacer la misma de Barcelona donde le dejo en el banquillo para agradecerle su trayectoria en la consecucion de la EL.

SARA dijo...

Don Carlos, un diez como siempre. Ayer en la televisión dió la sensación de que los pitos iban mas bien dirigidos a Forlan. Creo que los aficionados al fútbol en general, y los átleticos en particular a veces somos muy desmemoriados. Me molesta que la gente olvide la eurocopa de Torres como me molesta que a veces, esto yo misma tambien lo hago, olvidemos la profesionalidad de Forlán. Me planteo si es justo.
Por cierto si hay algo que me gusta es ganarle al Sevilla, será porque soy de Almería, pero no sé, no sé...

Vicente dijo...

El equipo salió dormido, autosuficiente y agotado mentalmente y la grada, con los mismos síntomas del equipo, tenía ganas de meterse con Raul Garcia y ayer tuvo el partido perfecto.

Ya lo he comentado otras veces, ¡es una pena que el Atletico de Madrid no esté a la altura de sus artículos!

jesuskun dijo...

Tremendo dolor de cabeza (las aspirinas las llevaban ellos cuñao) tras la indigna primera parte, que me remitió en los buenos veinte minutos iniciales de la segunda, hasta que se acabó el fuelle de un viejete como Tiago y un jovenzuelo como Fran Mérida.
No acabo de entender que los reservas tengan una falta de condición física alarmante.

Jesús dijo...

Gracias, Maestro. Me quedo con esto:
"La grada del Atleti, lejos de saber cada día más de fútbol, sigue prefiriendo jugadores escondidos que driblan tres rivales cada diez partidos a compañeros comprometidos que no dudan a la hora de coger la responsabilidad de bailar con la más fea".
Es triste, incluso patético, pero es absolutamente cierto. Lo que no quita para que el domingo en Sevilla Raúl sea titular y un puntal en la victoria que nos llevaremos.
Forza Atleti!

PD: Hemos tirado la EL...

Jesús dijo...

Por cierto, el Kun no viaja a Sevilla. ¿¿Alguien puede explicar qué está pasando con nuestro enano prodigioso?? ¿¿¿Qué entiende Villalón por contusión???

Carlos Fuentes dijo...

caramba, ¡ahora una de Almería!
¡qué suerte tenemos en este blog! (y además acabo de llegar de Cuenca, oiga)
Ah, otra cosa. Desde ahora queda terminantemente prohibido dar las gracias por la crónica. Son Vds muy amables pero da muchísima vergüenza.

Paul Marble dijo...

Quedo en deuda con usted por tan magnífica (ya tengo acentos) crónica.

Dr. Caligari dijo...

Uy!

Paquito dijo...

Convocatoria para Sevilla

13 De Gea
27 Joel

_2 Valera
_3 A López
_4 Suárez
_5 Tiago
_6 Camacho
_7 Forlán
_8 Raúl García
11 Mérida
12 Assunção
14 Filipe Luis
16 Juanito
17 Ujfalusi
18 Domínguez
20 Simão
21 Perea
22 D Costa

Carlos Fuentes dijo...

por cierto, a la atención de Don David, el del programa de radio:
si le parece, me escribe Vd a elrojoyelblanco@gmail.com y charlamos con tranquilidad.
Gracias

Jesús dijo...

QSF está mosqueado con el Padre Manzano. Sensaciones.

Dr. Caligari dijo...

El Schalke, en la derrota, para marca.com ya es "de de Jurado y Raúl".

Vicente dijo...

Parece que el Kun ahora se ha roto el cuadriceps en un entrenamiento, para 2 ó 3 semanas.

Por otro lado, me han comentado que el fichaje de De Gea por el Manchester podría estar hecho, para el año que viene.

Para más inri, parece que ha habido conversaciones para la mejora del contrato y se le ha citado para el final de temporada.

¿Saben Vds., algo de esto?.

Pueden ser maniobras conspirativas, puesto que el Marca de hoy, lo he ojeado y es vomitivo.

Jesús dijo...

Lo del Kun es en la nalga, Don Vicente. Con perdón.

Fran Omega dijo...

La vida, al ritmo de las informaciones de marca/as, o como se llame eso que hacen para llenar huecos, es un valle de lágrimas.

Jose Ramón dijo...

El Marca es así Dr.
(previsible)
En poco tiempo nadie hablará del Schalke 04.
Con suerte el Kun solo se perderá el partido de mañana.
Parones en Liga y EL.

Buenas tardes a todos.

Paquito dijo...

¡Ha marcado dos goles Sinama-Pongolle!

Jose Ramón dijo...

Eso es imposible.

Dr. Caligari dijo...

Tiene razón Quique cuando dice que faltó agresividad. Lo que no dice es que faltó en la mayoría de los partidos jugados esta temporada. Conste que el trivote no me pareció mala idea.

(Quiq-out!)

Jesús dijo...

QSF dixit:

"He traicionado a un niño guapo que nos dio dos títulos, rubio y con los ojos azules, por otro moreno, que no supo defender".

Buenos días...

Dr. Caligari dijo...

Hablaba de Vd, Don Jesús?

Fran Omega dijo...

Me pregunto de dónde habremos sacado algunos la idea de que QSF es, entre otras cosas, más cursi y repolludo que un pato con ligas.

jesuskun dijo...

Un pato con ligas es Meat Loaf al lado de QSF.

El trivote es el sistema ideal pero hay que saber ponerlo. Requiere laterales de recorrido (por ej. FLF en vez de AL)y exige presencia ofensiva, por lo cual debes poner algo más que un delantero balón de oro de la apatía y desgana.

También debes poner al medio que ha sido titular casi siempre en vez de a uno que sólo lo fue ayer, máxime si al primero le ves cansado y tienens ahora 15 días para que descanse.

O es que no es ese el tema ojos negros ???

Así es muy fácil decir que el cambio de sistema falló...si te lo has cargado tú mostrenco !!!

ISMAEL dijo...

Lo cierto es que ya estamos donde siempre.

Jose Ramón dijo...

El trivote (fea palabra) siempre nos ha salido mal.
El Kun es imprescindible en este equipo y es imprescindible (especialmente) para Forlán.

jesuskun dijo...

Nos ha salido mal porque ojos negros siempre lo ha practicado con un punta y eso genera marejada (cinco tíos estorbándose entre sí y encima sin haberlo ensayado previamente) en el centro que siempre acaba en tempestad con naufragio.

Paquito dijo...

Foto Oficial