lunes, 13 de febrero de 2012

Por lo visto hasta ahora

___

Por lo visto hasta ahora, señores, hay Torneo. Ni los favoritos ganan sobrados ni los débiles son tan débiles. Por partes.

Por ahora, Gales acumula méritos para ser favorito. Gales juega bien en casi todas las fases. Ataca y defiende bien en estático y a la mano, y cuando las cosas no van bien a palos, llega Halfpenny y lo soluciona. Contra Irlanda jugó el que es por ahora el mejor partido del Torneo. Gales ganó en el último minuto al convertir un golpe que acabó en sin bin polémico por excesivo, unos minutos después de un placaje de sin bin polémico por insuficiente. Gales ganó en el último minuto, quizás con la fortuna que no tuvo en el Mundial, en aquel partido contra Francia que recordaremos muchos años. Pero lo verdaderamente importante de ese partido que ganó Gales a Irlanda fue que Irlanda, como en el Mundial, jugó muy bien y aún así perdió. Los irlandeses defendieron como leones, no le perdieron la cara al partido en ningún momento y fueron mandando en el marcador. Y aún así, ganó Gales y ganó bien. Los dos equipos nos regalaron un partido precioso con una intensidad constante y derroche de recursos, sobre todo por el lado galés; los irlandeses, que pudieron ganar un partido clave para llevarse el torneo, felicitaron al rival por medio de su capitán y todos nos alegramos en ese momento de ser aficionados a este deporte.

Irlanda dejó una buena imagen contra Gales, aunque perdiera, y una imagen aún mejor contra Francia, aunque no jugara. Con un estadio lleno, con veinte mil irlandeses en la grada después de pagar un billete de avión y un hotel, se suspendió el partido entre Francia e Irlanda porque el césped del estadio parisino estaba helado. Uno no recuerda nada así en un seis ni un cinco naciones, pero quizás haya pasado antes; los que saben, empero, dicen que no. Uno ha jugado en campos congelados, en los que los tacos de aluminio suenan como zapatos de claqué y en los que las caídas suponen cortarse la piel de las rodillas con las marcas de los tacos del partido anterior, congeladas y rígidas. Uno recuerda cómo, tras un rato, se va rompiendo la superficie congelada y aflora un barro helado que hace complicado, pero no imposible, jugar aunque fuera con un Adidas Wallaby, prodigio escapatorio en campos mojados. Por eso uno no se esperaba la suspensión del partido de París aunque sí se hubiera esperado, de haber existido, un sketch de los guiñoles irlandeses mofándose de la situación. Cuando se anunció la suspensión del partido salieron los franceses, con Parrita al frente en pantalón corto, y salieron los irlandeses, con O'Callaghan en camiseta y sin medias siquiera. Los primeros se volvieron al vestuario y los segundos hicieron un partidillo, un tocata para la afición desplazada y desesperada, un gesto al menos hacia los suyos; lo sentimos, no es cosa nuestra, nosotros habríamos jugado, les agradecemos haber venido a apoyarnos y lo único que se nos ocurre hacer es por lo menos un partidito para que les sea esto menos amargo, oiga. Bien por Irlanda, una vez más.

Un rato antes, en Roma, Italia e Inglaterra habían jugado en un campo nevado con setenta y dos mil espectadores, ahí es nada. El partido sirvió para varias cosas. Una, para demostrar que la mitad del equipo inglés no tenía frío, porque iba en manga corta. Otra, para demostrar que tampoco tenían frío los que llevaban manga larga, a juzgar por las nubes de vapor que despedían las melés. La última y más importante, para demostrar que a los italianos, hoy por hoy, hay que ganarles en Roma para querer hacer algo en el torneo, y que en Roma no se gana sólo con el peso de la historia. Aguantaron los italianos al soso equipo inglés, en el que Farrel y Hodgson parecen los encargados de hacer puntos, uno pegando patadas a palos, el otro tapando patadas rivales. Inglaterra no demuestra demasiado con un equipo nuevo y poco conjuntado, pero lleva dos victorias aunque, eso sí, contra los dos equipos teóricamente más asequibles. Italia gana crédito y habría que esperar alguna victoria italiana en Roma este año.

La sorpresa más agradable, por ahora, es Escocia. Escocia ha perdido sus dos partidos, pero no ha dejado mala sensación. Escocia viene de unos años complicados, parece no haber asumido el salto al rugby profesional con la misma solvencia que irlandeses y galeses. En muchas escuelas de Escocia en las que antes era obligatorio el rugby ahora se juega al fútbol y eso lo nota el equipo, al que llegan menos jugadores de primer nivel que antes. Aún así, Escocia discutió la Calcutta Cup al ejército del orgulloso Lancaster y contra Gales perdió por dos ensayos concedidos cuando contaba con dos jugadores menos por obra y gracia del sin bin. En contra de lo esperado, Escocia jugó a Gales a la mano, saliendo desde atrás y buscando a los tres cuartos ante un equipo teóricamente más cómodo en ese juego. El partido, si bien se notaba la superioridad galesa, fue divertido y disputado, con muchas jugadas abiertas y con series largas los escoceses, como una que terminó tras veintiuna fases a un metro de la línea de ensayo. Gales hizo dos ensayos ortodoxos y Escocia un ensayo de pillo; un partido estupendo.

El Torneo, pues, está abierto aunque huele a dragón y puerro. Uno apostaría por las sorpresas y por derrotas de ingleses y franceses en partidos que esperan ganar. El Torneo podría decidirse en la última jornada: Irlanda juega el último partido en Londres el 17 de marzo mientras que Gales juega en casa contra Francia ese mismo día. Roguemos pues a San Patricio por un resultado favorablemente verde en territorio enemigo en su día, Lá Fhéile Pádraig y a San David, Dewi Sant, por un buen resultado en Cardiff. De comer alcachofas a la romana mientras se escucha Flower of Scotland nos ocuparemos los allí presentes.
______



Por lo visto hasta ahora, señores, hay motivo para la esperanza. Los que antes parecían no valer parecen ahora haber despertado, y los que claramente valían están mejor. El Atleti empató en Santander y, aunque nos dio una rabia horrorosa durante el partido y el cabreo no se nos quitó hasta un rato más tarde, ahora estamos extrañamente contentos. Quizás debería haber ganado por goleada en Santander y debería haber ganado por la mínima al Valencia, pero el equipo es otra cosa, es otra cosa, oiga.

Desde que llegó Simeone, han cambiado pocas cosas pero han cambiado muchas cosas. Ha cambiado el entrenador y se ha ido un único jugador con sonrisa y manga larga. El resto es lo mismo pero es distinto, con lo que sólo nos queda concluir que la responsabilidad, el mérito, es de Simeone. Desde su llegada el equipo ha cambiado, el equipo juega mejor, juega a algo. El equipo presiona arriba, busca desactivar al rival y no sólo esperar, los jugadores acaban los partidos cansados, sin fuelle, lo mínimo que se puede exigir a un futbolista profesional, lo que buscan los futbolistas de barrio para no sentirse culpables al pedir la tercera cerveza.

Desde la llegada de Simeone, el equipo defiende. El equipo, decimos, y no sólo los defensas y los centrocampistas con menos calidad. Defiende Falcao el primero, encimando al central que intenta subir el balón, permitiendo por tanto que el resto de jugadores defiendan en su sitio y no tengan que salir de su zona a hacer ayudas. Defienden Arda y Diego, jugadores llamados a crear y que también defendían con Manzano aunque casi más por iniciativa propia que por instrucciones tácticas, según parecía desde fuera. Defiende Gabi, casi siempre bien colocado aunque fallón, y defiende Tiago y hasta Mario si este se lesiona. Defienden los laterales, y he aquí posiblemente uno de los logros de Simeone además de la agresividad general. Juanfran ha entendido que ésta puede ser la suya y corre y corre y llega arriba y vuelve a bajar, generoso; algo más timorato, Filipe Luis Filipe también se ha unido a la tónica general y el equipo, con laterales que ocupan espacio y dos centrocampistas por delante de la defensa, está mucho más compensado y juega de forma más lógica con sus cuatro jugadores más creativos y ofensivos. Los centrales, claro está, también defienden y lo hacen más arriba que antes y también de forma más contundente, anticipándose ahora en situaciones en las que antes esperaban.

El equipo defiende, pues, pero también ataca. El equipo presiona arriba y busca robar y salir rápido, buscando a Adrián y a Falcao, llegar al remate rápido. Arda y sobre todo Diego conducen más el balón y buscan últimos pases que faciliten el remate, y si el equipo rival es flojete como el Racing Diego se da un homenaje y lo pasa en grande regateando y creando huecos corriendo en horizontal y diagonal, esperando desmarques, mirando de reojo a la grada, mamá, mira qué bien juego con mis guantes de forro polar. Contra el Racing el equipo llegó seis o siete veces con toda claridad y pudo marcar varios goles fáciles: tuvo uno clarísimo Adrián que se fue al portero, tuvo un remate claro Falcao que se fue al poste. El resto de ocasiones fueron bien resueltas por los rematadores pero mucho mejor resueltas por Toño, el portero rival al que de aquí damos la enhorabuena; en un momento dado, dio la impresión de que el Atleti podría haber tirado otras veinte veces, y veinte veces habría parado Toño el balón. Qué tío este Toño.

Independientemente de las ocasiones falladas, independientemente de que hay que ganar estos partidos, independientemente de que nos podremos acordar mucho de estos puntos, el equipo lo hizo bien. El Atleti jugó bien y, sobre todo, dio de nuevo esa sensación antigua, casi perdida: la sensación de dar miedo al rival, de ser él quien marca el ritmo del partido y no al revés. Aquí mando yo, dijo el Atleti, y lo dijo con una voz lo suficientemente convincente como para achantar al rival, que se limitó a aguantar el chaparrón sin querer hacer daño al contrincante, no sea que se enfadase y fuera peor. El Atleti dejó sensación de equipo serio con el que es mejor no hacer chistecitos, muy lejos de la imagen de presa fácil de la primera vuelta. Si no hace tanto el Atleti llegaba a campos de recién llegados con cara de ser víctima propicia para el timo del tocomocho o incluso de la estampita, a Santander, como antes a San Sebastián o Pamplona, llegó con cara de fiarse de sí mismo, sin mapa ni frío ni paraguas ni nada, a ver, dónde se juega aquí, muy bien, hala árbitro, empiece que venimos con una misión, déjese de tontunas, al lío, oiga. Dio gusto ver al Atleti apretando los dientes y marcando territorio, dio gusto, con todo el respeto para el rival, ver cómo el Racing reculaba y miraba a otro lado cuando el Atleti le sostenía la mirada, dio gusto ver a Diego jugando y haciendo jugar al resto. Qué lejos parece ahora ese Atleti blandito y blandengue con propensión al resfriado y al flato de hace pocas jornadas, qué poco tiempo y sin embargo qué cambio más grande. Qué sensación, mitad alivio, mitad ya era hora, mitad bien, Cholo, bien , qué sensación más buena tenemos todos.

Por cosas de esta liga absurda en la que, a finales de Enero, ya parecía claro que poco había que discutir sobre el campeón, el Atleti se ha metido en la pelea de la clase media acomodada, su resignado sitio actual. El Atleti lleva varios partidos con la portería a cero, ha empatado tres y ha ganado tres partidos desde que está Simeone. No ha encajado ningún gol y, sobre todo, parece haberse dado cuenta de que corriendo y mordiendo es más fácil jugar a este deporte en el que ni los solteros ni los casados acaban los partidos tan descansados como lo hacía el Atleti de hace unos meses. El mérito, hasta ahora, del Cholo; la alegría, hasta ahora, de todos.

49 comentarios:

Riggy dijo...

Oiga, que el Atleti no perdió en Santander, que con el Cholo no se pierde.

Jose Ramón dijo...

Muy buena la referencia a los futbolistas de barrio y a las terceras cervezas.
(toda la razón)
Juanfran (efectivamente)está siendo un descubrimiento como lateral y Courtois (gran portero)da una seguridad enorme en el juego aéreo.
Ya (casi) ni me preocupo en los corners.
Este es el año de Gales.
(creo)
Ojalá.

Gonzalo dijo...

Que Don Carlos haya asumido un punto en Santander como si fuera una derrota es síntoma de que algo está cambiando, no solamente el equipo.
Ganar en estos campos debería ser algo tan rutinario como el hecho de que la camiseta acabe desteñida por el sudor. Y parece que Cholo ha logrado que los jugadores lo entiendan. Me alegro de haberme equivocado con él. Al igual que me alegro por Raúl, el nuestro. El muchacho de Tajonar del que muchos dudan.
Del que tampoco tengo dudas es de nuestro niño, si bien me entristece mucho ver en lo que se ha convertido el equipo en el que juega. Y me temo que esto será caldo de cultivo de aquí a junio para aguantar muchas tonterías. Estaremos preparados.

Abantos dijo...

Creo que la tostada esta entre Gales e Irlanda, en ese orden, aunque la rosa lleve dos victorias.
Y Dottore, lo que daríamos algunos por ver a España algún día en el mismo sitio que Italia, cada día más cerca.

Y en cuanto al atleti, creo que gran partido en Santander. Lástima el resultado, que debió ser una victoria clara, que nos hubiera metido ya en Champions. Quien lo diría hace un mes.
El cambio ha sido absoluto, y este equipo, que es el mismo, vuelve a ilusionar. Ya me estoy arrepintiendo de no haber sacado el abono este año.

Usted lo ha dicho muy bien: ahora el atleti manda, muerde, y hay que atarse los machos para ganarle.
Lástima de primera vuelta tirada a la basura...

Carlos Fuentes dijo...

ups, lapsus gordo, ya corregido. Gracias, Sr Riggy.
Y sí, qué lástima de primera vuelta tirada. Si me apuran, qué lástima de tres últimos partidos tirados, con Manzano ya sabiendo que se iba, qué lástima de puntos contra el Betis, qué bochorno de partido contra el Albacete. En fin, miremos para adelante.

Y los ingleses no me preocupan demasiado, han ganado los dos partidos más asequibles para ellos, les quedan los más duros. Creo que les ganarán los galeses, y espero y creo que también los irlandeses en Londres. Y también los franceses, les veo mejores. Inglaterra va de blanco y tiene a Ashton; todo lo malo que les ocurra será poco.

Dr. Caligari dijo...

Inglaterra, muy plana, regaló dos ensayos, Italia devolvió uno. Castrogiovanni se fracturó una costilla. El entrenador francés cambio al pateador medio decente, con un sudafricano trastornado.
Nota al margen, afortunadamente nadie en Europa pudo ver show del alcalde de Roma con la nevada.

Don Abantos, también en rugby quiere Vd ganar? El hígado de los guiñoles franceses acabaría explotando.
(Además, si España se pusiera realmente en el sitio de Italia, como Vd quiere, el río Tajo acabaría con unas cataratas vertiginosas sobre Cerdeña, según mis cálculos. Esto sería un riesgo enorme para la ciudadanía).

Trabajo magnifico es lo que está haciendo Reyes en Sevilla, Simeone es solo un aprendiz.

ISMAEL dijo...

Y, además, le ganamos a Georgia, en un partidazo, oigan...

ISMAEL dijo...

Gran parte de lo que usted bien dice, D. Carlos, se despejará en ese partido aplazado. (Que espero se lleven los verdes...)

Tomi Soprano dijo...

Mode Abuelo Cebolleta on. Una lástima que este equipo no tenga un plan B para echarse a la boca. Yo recordé con suma añoranza aquellos encuentros de similares características que el del Santander, cuando el Luis Aragonés de turno ponía a calentar en banda a Don Juan José Rubio (en su última época, que antes siempre fue titular)para que provocase su penaltito de turno, o, hasta, incluisve, de Juanito Sabas, capaz de revolucionar con su velocidad y habilidad hasta lograr ese gol que parecía imposible. Mode Abuelo Cebolleta off.

Por cierto, que vi a Diego Costa en Zaragoza y estuvo a un muy buen nivel. Desquiciadete y un tanto desquiciante para el rival a veces, pero siendo una mosca cojonera de cuidado. Igual no hubiese sido tan malo habérnoslo quedado para lo que queda de temporada, porque como Adri o Radamel les de por estornudar ...

Un saludo a todos.

jesusez dijo...

Hombre Don Óptimo, otra vez usted por aquí ?

Carlos Fuentes dijo...

fichaje recomendable:

http://en.wikipedia.org/wiki/Gil_Vermouth

Emilio dijo...

¡Cómo se tiraba Rubio, Don Tomi!

No olvidemos al Negro Cabrera...

Tomi Soprano dijo...

Don Juan José Rubio no se tiraba, provocaba los penaltis, que es muy diferente. Y eso era debido por su indudable calidad técnica, siempre con el balón pegado a sus botas, y por su extraordinaria habilidad en regatear a 3 rivales en una simple baldosa.

QUé ... ¿Se nota que era mi ídolo, o no? Y me entregó mi insignia de plata y todo ... Como para no quererle, Don Emilio.

Russeus Albusque dijo...

El Dottore tiene razón, y si además Italia se pusiera en el lugar de España, parecería que la bota estuviera dando una patada en el culo a Portugal, y eso está feo...

Qué pena lo de los tiros a palos contra Inglaterra, desde mi atrevida ignorancia he de decir que me parecieron la clave del partido, y hubiera sido genial ver a los que visten igual que el otro equipo grande de la capital derrotados contra la presunta candidata a cuchara de madera.

Y la verdad es que sí, que del Atleti lo que preocupa es la falta de banquillo especialmente delante, lo de O Gato de Lagarto un auténtico dislate, otro más....

Ah, y junto al triunfo del XV del León, lo del Rugby Atleti es la repera limonera, qué tíos!!!!

Emilio dijo...

No lo tome como un menosprecio, Don Tomi, sino como un admirado elogio.

Cuando a uno lo desequilibran en cualquier aspecto de la vida, es necesaria la elegancia que atesoraba el número 11 hasta para caer...

Por cierto, creo recordar haberle visto con la selección en el Calderón hace muchos años contra Francia (debió ser mi segundo o tercer partido en directo) y creo que le hicieron un penalty que supuso la victoria, ¿es así o me traiciona la memoria como de costumbre?

Carlos Fuentes dijo...

últimamente está clavaíto al rubio de los Pecos

Fran Omega dijo...

¡Qué alegrón!. ¡Se habla de Rubio!. Muchas gracias, Don Tomi.

Como yo era bajito y zurdo para jugar al fútbol, aunque mi Ídolo era Don José Eulogio, me identificaba con ese 11 legendario, me fijaba en él, trataba de imitarle, y jugaba a ser Rubio.

Fue un jugador único, y no he visto a nadie con su "regate sobre una baldosa".

Creo que tiene razón Don Emilio, por cierto, o nos equivocamos los dos. Yo también recuerdo aquél España-Francia en el Calderón (que ganamos 1-0 y juraría que estaba el bobo de Platini) que fue el debut ... y despedida del "Pollito" en la Selección.

Fran Omega dijo...

Se me olvidaba comentar que me ha hecho ilusión, ya que por una vez se habla de fútbol puro en "Marca", leer la anécdota que publican hoy sobre el Mono Burgos que, al parecer, según vio moverse y realizar sus primeras intervenciones a Toño el sábado, exclamó en el banquillo:

- "Este, hoy, las va a agarrar todas".


Don Dueño: he decidido que voy con Escocia.

Jose Ramón dijo...

A medias, D.Emilio.
Yo también estaba en el campo.
Febrero de 1981.
España 1 Francia O
Centró Rubio y empujón claro a Santillana.
El penalty lo metió Juanito.

Jose Ramón dijo...

Efectivamente D, Fran, estaba Platini.
Pero, sobre todo, el que estaba era el grandísimo Solsona.

Russeus Albusque dijo...

Y todas esas cosas que cuenta de vez en cuando, don José Ramón, ¿se las sabe Vd de memorieta?

Es Vd un fenómeno.

¡¡¡Viva don José Ramón!!!

OldTomDrinker dijo...

Un comapñero de curro es del sporting y hablando con un colega suyo por tlf se le ha escapado : "joder, y encima ahora viene el atleti ..." cuanto tiempo sin dar miedo , para los que el futbol no nos da de comer , entrar en la cafeteria en medio de una conversación futbolera con la cabeza asi de alta es de agradecer coño!

Vicente dijo...

¿Rubio?. Es difícil no tener un gran recuerdo de él. Yo vi mi primer partido en el Calderon ¡por unas entradas que le dio a mi padre!. Podría decir que para mi hay empezó todo.

Carlos Fuentes dijo...

Buena eleccion, D. Fran.
Muy gracioso lo que cuenta la Libreta de Van Gaal sobre el numero 25.000 de Marca

ISMAEL dijo...

Don Fran, la doctora Eudora Fletcher le tiene dicho que no tome decisiones antes de su medicación....

Vicente dijo...

Hay por ahí...

(Lo siento no se pueden poner mensajes a ciertas horas)

Fran Omega dijo...

La ... la ... la Doctora Fletcher, Don Ismael, siempre me aconseja que me camufle entre las personas adoptando su aspecto, razón por la cual llevo una camisa azul marino (si bien he aplazado vestir el kilt hasta primavera).

Jose Ramón dijo...

De memorieta, Sr. Albusque.
Tengo una memoria muy buena para ciertas cosas y muy mala para otras.
Para temas deportivos, muy buena.
Por ejemplo, me sé un montón de alineaciones de equipos y de selecciones de toda época y país.
Me dicen mis amigos que es absurdo.
(y tienen razón)
Pero a mí me divierte.

Emilio dijo...

No haga caso a sus amigos Don JR. Servidor también recuerda alineaciones y datos que son tildados de basura en la memoria por los poco románticos. Eso sí, de manera selectivo-preocupante: por ponerles un ejemplo, puedo recordar casi sin fallo alineaciones y resultados de los mundiales 78 y 82. Ésta facultad decae si hablamos de los de 86 y 90, y desaparece totalmente en el resto, casi no podría recordar el país organizador.

PD: No soy capaz de recordar los datos de D. JR con respecto al partido, ahora bien, recuerdo sin titubeo que los pies me colgaban en los asientos de madera de tribuna y que a la salida del estadio, la afición alabó debidamente el partido de Don Juan José.

Jose Ramón dijo...

Jajaja.
Eso nos pasa a todos, nos acordamos más de datos antiguos que nuevos.

Carlos Fuentes dijo...

yo me acuerdo más de datos que ni antiguos ni nuevos, como del medio

Emilio dijo...

Conocimiento del medio, vamos....

cristian vieri dijo...

Siempre que hablan de esa época, recuerdo las narraciones y apodos de Héctor del Mar. ¡¡Autorrrr del tanto, Juan José, el "Tímido", Rrrrrubio!!!! ¿Se acuerdan? El mejor de la delantera (habitual) del atraco del 81, Marcos-Rubén Cano y Rubio. Gran equipo.
Por cierto, don Carlos, quedaré como un cateto pero, ¿qué es eso de "sin bin"? Gracias anticipadas.

Carlos Fuentes dijo...

Sin bin: cuando hay una tarjeta amarilla en rugby, hay una expulsión temporal por diez minutos. Los jugadores se van del campo y se sientan en una silla al lado del campo, así, con cara de buenos. A los diez minutos vuelven y se les vuelve a poner cara de malos

Fran Omega dijo...

¡Quién iba a pensar que tuviera nombre de exclusión rugbystica ese gran actor, famoso por su notable carrera, pero aún más admirable por aquél incidente -"Volvió con un corte en el brazo y un golpe en una ceja. Curamos sus heridas con el equipo de primeros auxilios. Parecía estar bien y quiso otra bebida"-!.

(http://www.elpais.com/articulo/gente/tv/actor/Sean/Bean/herido/leve/reyerta/pub/elpepugen/20110615elpepuage_2/Tes)

cristian vieri dijo...

Gracias. Cuando yo seguía el entonces 5 naciones, no había esas exclusiones temporales. Bueno, tampoco cambios excepto por razones médicas ni publicidad en las camisetas y los ensayos valían cuatro puntos. Los últimos jugadores que recuerdo son -malhereusement- un zaguero francés que creo se llamaba Serge Blanco y un tal Camberaberau, o algo similar. ¿Había también un delantero escocés al que apodaban el Tiburón Blanco por el color de su pelo? Se ve que me he quedado anclado. Qué bárbaro, cómo pasa el tiempo. Después del Gales-Irlanda, a ver si me voy animando. Repito, gracias.

cristian vieri dijo...

No sé si saben que en la audiencia papal de hoy, el cooperador protagonizó su enésimo momento cómico-abochornante cuando se dirigió a Su Santidad como "Benito" y no como Benedicto. Esperemos que no le confundiera con Mussolini. En las fotos no se observan brazos en alto. Aunque éste, es muy capaz.

Carlos Fuentes dijo...

John Jeffrey, el tiburón blanco. Magnífica época de rugby, en la 2 los sábados por la tarde. Quizás le guste una artículo de este mismo blog que se llamaba "Rugby, ahí es nada" de la época de Marie-Castaign
http://elrojoyelblanco.blogspot.com/2007/09/rugby-ah-es-nada.html

cristian vieri dijo...

Como dijo don Tomi, colocamos en on el modo abuelo Cebolleta y, oiga, qué placer produce recordar aquello largo tiempo olvidado. Me ha dejado pasmado que el narrador de aquellos partidos fuera Trecet. Uno, muy aficionado al baloncesto y, por supuesto, en su día demente militante, aprendió lo que era la NBA con este buen señor, que parece más un bondadoso contable de aquellos con manguitos y visera que un experto en deportes de contacto. Y, en efecto, era Jeffrey, que además llevaba el 6 en la espalda, si no recuerdo mal. Fíjese, creo que incluso de los 70, me ha hecho usted recuperar otro recuerdo, esta vez de un zaguero galés de tremendas patillas y nedias bajadas, de apellido creo que Williams. La verdad es que es un verdadero placer leer ciertos artículos, muchos de los cuales se acumulan en este blog. Por cierto, HalfPenney = mediopenique?

jesusez dijo...

No conocen ustedes el bar de Don Juan José Rubio, en pleno barrio de Usera ? Un clásico oigan. Allí le hicimos la entrevista para el Gaudeamus de Don Luis Aragonés y fuimos atendidos a las mil maravillas. Lo mejor fue cuando, presa d la emoción recordando un partido en la Creu Alta, saltó desde detrás de la barra, intentó driblar a una señora regordeta que estaba tomando un cafe con porras y se dejó caer al notar el roce de su bolso...algunas personas nunca cambian y los cracks, mucho menos.

Jose Ramón dijo...

¡¡¡JPR Williams!!!
Por él, por Gareth Edwards y (sobre todo) por ese extraordinario equipo de Gales de los setenta, me aficioné al rugby.
Y desde entonces, siempre con Gales.

Paquito dijo...

Sintonicen COPE FM Madrid por favor. 100.7 FM

cdelrui dijo...

Y yo que daba por muerto a mi optimismo...

Vicente dijo...

Don Jesusez podría decirnos donde poder tomar algo en Usera?

Libros Mondo dijo...

Atleeeeeeeeeeeti!!!

ISMAEL dijo...

Ahi, ahi, don Jose Ramón...

Jose Ramón dijo...

Lo sabemos todos, pero hay que decirlo.
Adrián es muy bueno.

Dr. Caligari dijo...

Y faltaba Juan Trick!

Russeus Albusque dijo...

Pues como dice el título de este post, "por lo visto hasta ahora", me alegro una enormidad de haberles hecho caso y retomado el abono, porque es una delicia ver jugar a este equipo conjuntado, ordenado, luchador, ambicioso, con su clase media aspirando a clase media alta y con los buenos provocando que los ojos del Dúo Sacacuartos hagan chirivitas y en ellos se refleje el brillante símbolo del euro como en los cómics del Pato Donald lo hacía el Tío Gilito -vaya con la coincidencia del apellido, ya dije una vez lo de nomen est omen- pensando en la supercaja que pueden hacer este verano.

En fin, lo malo de ir al Calderón es que como a don Carlos le siga acompañando su amigo el Optimismo, vamos a estar superapretujados los demás, de la obesidad mórbida que debe estar padeciendo/disfrutando el tío.

Y yo sigo pensando que a Juan Trick le echaremos de menos cuando acusemos el efecto tarjetas y -casi da grima pensarlo- eventuales lesiones, que la Liga es muy larga y la EL también parece que lo va a ser.