lunes, 20 de mayo de 2013

La pregunta, la respuesta


Hay una pregunta que todos Vds han escuchado alguna vez, quizás más de una, quizás decenas de veces como en el caso del que suscribe. La pregunta es simple y casi idiota y no es fácil de responder, tenga buena intención o no el que la hace. La pregunta, ya lo imaginan Vds, es la siguiente: “¿cómo es posible que, siendo de una ciudad en la que hay un equipo que gana casi siempre, sea Vd seguidor del otro?”. Como si pudiéramos elegir, oiga, como si no hubiéramos nacido así.

La pregunta en cuestión, digna en efecto de Ernesto Sainz de Buruaga, casi nunca merece respuesta. La pregunta no merece respuesta si el interpelado es un científico profesional del dato y la estadística, campeón de cálculo y de la media ponderada, porque la respuesta desmonta la propia pregunta; eso sí, resulta cansado sacar muchos datos ante alguien que claramente no quiere oír más que lo que él mismo ha decidido de antemano, con lo que lo normal es que los matemáticos obvien la parte de la pregunta que más molesta, esto es, lo de que “gana casi siempre”, y se dediquen a otra cosa más agradable como por ejemplo podar los geranios. La pregunta no merece desde luego respuesta cuando el que pregunta no busca una explicación sino escucharse a sí mismo en voz alta, blandiendo triunfante un argumento que le parece demoledor ante alguien que, normalmente, reacciona moviendo la cabeza de lado a lado con expresión de caramba, otro que no entiende nada de nada. La pregunta tampoco merece una respuesta cuando el que pregunta no busca una explicación sino una ocasión para intentar quedar por encima del preguntado, poniendo para ello esa sonrisilla impostada de medio lado que tan bien conocemos todos y tanto nos irritaría si la cuestión y el sonriente merecieran el honor de llevarnos a la irritación.

En otras ocasiones, incluso cuando el que pregunta lo hace de buena fe, muchas veces tampoco merece respuesta porque ésta sería demasiado compleja. ¿Cómo explicar lo que es obvio para muchos y totalmente incomprensible para el resto? Sólo alguien que no entiende nada de esto - bien por no tener interés alguno en la dimensión  social del fútbol o bien por carecer de la capacidad suficiente para procesar una respuesta distinta a blanco o negro -  es capaz de preguntar una cosa así, de igual forma que sólo se preguntan por qué no se acaba con los problemas económicos imprimiendo más papel moneda aquellos incapaces de entender la respuesta que daría un economista, incluso si este tiene contrastados  conocimientos, reconocimiento internacional y grandes gafas de pasta.

La pregunta que no merece respuesta no es empero inútil, porque sirve para dejar claro en qué lado no ya de la filiación deportiva sino casi de la forma de entender la vida se encuentra el preguntador. Pensar que el triunfo a cualquier precio es el único criterio válido para hacer una elección ya viene a decir mucho del preguntante, de su personalidad y del resto de posturas ante las cosas de la vida. Muchas veces el que aplica este criterio también compra los discos que más venden por el mero hecho de ser populares, afirma que sus películas favoritas son las más galardonadas para así ganar las discusiones, habla con tópicos irrefutables y opiniones obvias compartidas por todo el mundo, prefiere la autopista a la comarcal con vistas, subir  a la cima por la carretera en vez de andando por el camino, el Nesquick al Colacao, el dinero al tiempo.  El que estas cosas pregunta muchas veces no atiende a razones, muchas veces no entiende las razones, muchas veces zanjará las discusiones que va perdiendo con chistes fáciles y miradas a todos salvo a aquél que le va poniendo en un aprieto ante lo simple de sus argumentos. Muchas veces acatará con sumisión las cosas que le vienen dadas desde más arriba para evitar problemas y despreciará en público a los que se rebelan, a menudo por no ser capaz él mismo de rebelarse aunque debiera.

El preguntado también es posible que pueda ser encasillado sólo por el hecho de ser objeto de la pregunta de marras: alguien a quien se espera capaz de explicar eso que a algunos nos parece tan simple y a otros tan incomprensible, tiene muchas papeletas para comportarse según ciertos patrones en otros casos. El aficionado del Atleti normalmente indagará en cosas diferentes al número de copas o presupuesto para determinar sus simpatías por otros equipos con los que no le une nada. El seguidor atlético que se muda a una ciudad en la que hay más de un club de fútbol investigará cuál de los clubes locales tiene una hinchada parecida a la nuestra, cuál es el carácter de su masa social, su origen, su forma de entender las cosas, su historia. Valorando todas estas cosas, el aficionado del Atleti elegirá a aquél que mejor le caiga y quien más le recuerde a su equipo, independientemente de si gana títulos continuamente o no, mirando un poco más allá del escaparate de la tienda oficial del club. Así, unos decidirán tomar como equipo afín a Racing de Avellaneda, a Atlético Junior de Barranquilla, a Rosario Central,  St Pauli o a cualquier otro equipo con personalidad diferente. Rara vez se verán identificados con los equipos teóricamente dominantes de cada sitio, los que congregan a las fuerzas vivas en el palco, los favoritos de aquellos al os que le importa un pito el fútbol, los que reclaman para sí la victoria a todo precio incluso a pesar de las reglas, la atención mediática, el triunfo por aplastamiento inmerecido, la adulación constante. Seguidores con querencia a hacer la preguntita se limitarán muy probablemente a ver cuál es el equipo que más veces gana para, así, abrazar  con devoción los colores del triunfador y tener un motivo para hacer burla los lunes a los seguidores del otro, sin darle demasiadas vueltas a las cosas.

Estos días calla el aficionado que pregunta sandeces con media sonrisilla intencionada;  no será empero por mucho tiempo, ya que, conociéndoles, en breve hablará de fichajes, de chequeras, de en el fondo me alegro porque lo importante es que gane un equipo de Madrid y otras zarandajas bien conocidas por estos lares. Mientras tanto, el que haga esa pregunta con buena intención quizás encuentre estos días algunas respuestas. Quizás viendo el partido del viernes 17 de Mayo de 2013, desde ahora festividad de San Diego Pablo, patrón del Resurgimiento Deportivo y Capilar,  a algunos le quede claro por qué somos del equipo que somos y por qué no podríamos ser de otro.

Aquellos que no sepan de qué va esto y que hayan visto la final quizás se expliquen por qué somos precisamente de ese equipo rojo y blanco que lleva a un fondo 35.000 personas que creen ciegamente que va a pasar lo contrario de lo que piensa el resto de la Humanidad. De ese equipo cuyos seguidores no sólo creen en aquello que a todos les parece una locura, sino que lo demuestran cantando durante 120 minutos sin descanso sin que nadie tenga que decirles qué hacer, sin necesitar un speaker que caliente la velada, sin más razón que la obligación auto-impuesta de ser parte de lo que va a ocurrir. Del equipo de los que se dejan los ahorros y la garganta por algo en lo que la mayoría cuerda nunca arriesgaría, por algo que la masa nunca haría, por una apuesta para la que  nadie en su sano juicio pondría un duro. Del equipo cuya afición va al estadio a ayudar a los que les representan en el césped, a pasar juntos el trago si la cosa sale mal y a recordar, homenajear y no fallar a los que se fueron sin haber visto el partido que les habría hecho un poco más felices antes de dejarnos solos, acordándose de ellos cada minuto de la celebración.  Del equipo cuya afición haría exactamente lo mismo otras mil veces aunque las 999 anteriores se hubiera perdido, qué más dará eso en el fondo.

Y, si con eso no le basta, quizás les valga con mirar a una grada y a otra justo al final del partido. Aquél que no sepa nada probablemente entienda por qué somos del Atleti viendo una grada totalmente llena, la misma grada que tantas otras veces permaneció igual de llena y ruidosa a pesar de que el partido terminó con derrota, justo enfrente de otra grada vergonzosamente vacía a los cinco minutos de acabar una final. Y, en caso de que no entienda aún por qué somos de este equipo rojo y blanco que tantísimas alegrías nos lleva dando desde que nacimos, lo que le quedará meridianamente claro es por qué no somos, ni seremos, ni podríamos ser nunca del otro. 

video

36 comentarios:

Russeus Albusque dijo...

Pues hoy ración doble de agradecimientos, Maestro, aunque yo ya casi le había agradecido este nuevo post en mi comentario al anterior.

Porque cuando decía que este blog me había hecho ver una nueva manera de sentir el atleticismo me refería precisamente a lo que acaba Vd de contar. Y es que me pasaba como al Dr. Anófeles de Brito Ocampo, como a Pablo y a Mario Caminero Narváez, los gemelos hijos de Ana Quiteria Narváez Escudero, o a Adelardo Molina Torres, aunque no invitara a nadie a café en el Bar Domínguez, que les pasaban cosas poco comunes y no sabían explicar por qué. A mí me pasaba que sin ser de familia demasiado futbolera, y en todo caso del equipo ése que gana casi siempre, me hice de pequeñísimo del Atleti por casualidades de la vida y de la madre que me parió, o mejor dicho, porque tenía que ser así. Y en un momento dado de mi vida me dí cuenta de que el fútbol era importante en mi existencia, y de que tenía que ir a animar al Atleti, y empecé a preguntarme si yo era del Atleti por mi forma de ser, o quizá ser del Atleti era lo que me hacía ser de aquella forma, de esa forma que ha descrito Vd maravillosamente en este post, o quizá es que era todo lo mismo. De lo que no me cabía la menor duda es de que no podía ser de otro equipo, y además de que mi forma de ser del Atleti era con la bufanda verde y oro junto a la rojiblanca al cuello, doble ración de rebeldía.

Así que este post suyo me ha emocionado como lo hizo el de Gárate, el de Torres o su relato sobre el Atlético Club de Socios.

Muchas gracias a todos Vds por ser como son, como somos, y al Maestro por contarlo así de bien.

P.S.: Digan Vds "otrosí", "so capa de", "al albur".

P.S. 2: Entonces, ¿lo del desalojo del estadio-cleptomuseo-restaurante-sala de negocios no fue un simulacro de evacuación de emergencia?

cdelrui dijo...

Enorme, D. Carlos. Yo que soy, con mucho, mas prosaico que el maestro, suelo resumir ese tipo de preguntas con una frase que, aunque no se como la aprendí, resume bien lo que usted nos brinda con su maestría habitual:
"Pa qué le vas a explicar a una rana lo que significa la inmensidad del océano".

Buenas tardes.

Jose Ramón dijo...

Muchas gracias (otra vez) D. Carlos.
Perfectamente explicado.
Nosotros cantando en el Camp Nou una hora después de acabada la final del 2010.
Ningún madridista en las gradas cinco minutos después de acabado el partido del viernes.
Esa es la (gran) diferencia.
(oigan)

felipe dijo...

Gracias por escribir tan bién lo que tantos sentimos pero no somos capaces de llevar a letra impresa.
No intentes explicárselo, no quieren entenderlo. Se les voltearía su esquema de valores de chichinabo.

Dr. Caligari dijo...

No buruagan caso a esa pregunta! (cuñao)

Un abrazo para todos!

Emilio dijo...

La conexión genética que se nos descubre en el enlace que me permito añadir, deja claro la poca cuenta que se le debe echar a alguien como a Buruaga..

http://blogmallorquinista.wordpress.com/2009/06/03/parecidos-razonables-manzano-y-saez-de-buruaga/

Enhorabuena para todos...

Libros Mondo dijo...

Dumb & dumber!!!

Buenos días!

Dr. Caligari dijo...

Y las fotos?

Libros Mondo dijo...

¿Y Donis? ¿Se le pasó la curda?

Libros Mondo dijo...

En otro orden de cosas: el Cata Díaz es un deleznable trozo de carne con ojos. Que se vuelva a la Villa!!!

Carlos Fuentes dijo...

Lamentable lo del Cata, como el Pato Sosa!

Libros Mondo dijo...

O peor.

Por cierto, dottore, mire que bella instantánea:
https://pbs.twimg.com/media/BK8Wve1CQAEF0hI.jpg:large

Russeus Albusque dijo...

Yo creo que al Cata y a la tal Cele el domingo les van a pitar un poquito los oidos.

Russeus Albusque dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
jesusez dijo...

Hay que ver qué carácter se le está poniendo a Óliver...no aguanta una avispa en los coj....uy perdón.

P.D. Ando por la casa sin sombrero después de leerle, sépalo Usted.

ISMAEL dijo...

Vaya articulazo, lo ha clavao, el tio....
Al bouquiniste le disculparé su perpetuo humor cascarrabias, ya que su adorado central venezolano ha fichado por el Fulham, y eso duele.
Viva el Elx!!!

Libros Mondo dijo...

Ha estado a punto de batir el record de Sue Ellen: 168 horas ebria. Por poco.

Dr. Caligari dijo...

Uy!

Dr. Caligari dijo...

Elche Homo! (cuñao)

Libros Mondo dijo...

Ja ja ja!
A domani!

Carlos Fuentes dijo...

O Elx Guevara

Libros Mondo dijo...

Alias Guevarita.

Libros Mondo dijo...

Ojo al descaro, hasta la chufla, del veterinario repugnante que manda en nuestro adorado club saqueado: "Le dije que nosotros podíamos desprendernos de Falcao y que estábamos pensando en Negredo".
Aquí, todo:
http://www.orgullodenervion.com/noticias/sevilla-fc/sevilla-hablar-termino-termporada-del-nido-gil-marin-falcao-negredo.html

Jose Ramón dijo...

Por cierto, lo que corrió Gabi en la final...
Una barbaridad.
(oigan)
¡Qué tío!

Paquito dijo...

Hoy se celebra el Centenario del nacimiento de Vicente Calderón.

cdelrui dijo...

Felicidades, Presidente.

TXEMA dijo...

Hoy el cooperador necesario, con la chispa que le caracteriza, bromea sobre el futuro de Falcao.

Jose Ramón dijo...

Rubén Uría lo explica perfectamente.
http://t.co/VNocASGMBp

Dr. Caligari dijo...

Uriah Heep! Heep Heep Uriah!

Jose Ramón dijo...

76 puntos en 38 partidos.
Muy bien,
(oigan)

Libros Mondo dijo...

Homenaje a Manzano:
https://www.youtube.com/watch?v=C_31NekkY3k

Carlos Fuentes dijo...

igualico, igualico que el defunto de Manzanico

Libros Mondo dijo...

Suena para el Onteniente...
Buona notte

Dr. Caligari dijo...

Uy!

Russeus Albusque dijo...

Para los que de Vds se perdieran ayer la Conexión Vintage en Teledeporte, primero de los tres programas que dedicarán a la historia del Atleti, por si no lo sabían o no lo pudieron ver, aquí va el link.

http://www.rtve.es/alacarta/videos/conexion-vintage/conexion-vintage-20130604-1915-169/1855447/

Fue impresionante. El próximo es el martes que viene.

Buenos días.

qsP dijo...

Magnífica tarde de reconocimiento a los socios previos a la era Gil en el Calderón, compartida con el Sr. Fuentes y otros insignes atléticos, en la que los socios y sus familias hemos podido ver los vestuarios y la sala de prensa, así como hacernos fotos en el banquillo, o con Collar, Iselín, Luiz Pereira, Pantic, Rubio, Quique Ramos, Tomás, Manolo, Solozábal, Alfredo, Fresnedoso, Hombrados o D. Lázaro Albarracín y con los nueve títulos logrados en los últimos veinticinco años.