domingo, 22 de diciembre de 2013

¿A qué suena el Calderón?

Con frecuencia, uno se pregunta a qué suena el Calderón, qué música debería sonar antes de los partidos, qué canciones caldearían el ambiente general del estadio o servirían para dejar claro en bares, bingos, salas de fiestas, bautizos, bodas y comuniones que los que pinchan la música son del Atleti y tienen razones para estar orgullosos de ello en ese momento.

Los aficionados del Celtic y el Liverpool cantan “You’ll never walk alone”, aunque ambas aficiones, cantarinas, han hecho de “Just can’t get enough” y “Fields of Athenry” parte de la identidad y la fiesta. Los del City cantan “Blue Moon” y los del Chelsea abren los partidos haciendo coros a “The Liquidator” de Harry J All Stars, además de escuchar por megafonía (al menos en desplazamientos, que uno nunca ha estado en Stamford Bridge) algunas canciones de Madness, cuyo líder, Suggs, es un reconocido fan blue. En la grada del Swansea se canta “Delilah”, pero para eso hay que tener vozarrón y esa cultura de música coral de los galeses que tan boquiabierto deja a los visitantes en los partidos de rugby del Millenium Stadium. En Argentina se adaptan en la grada canciones de moda y no tan de moda, que acaban llegando a las gradas españolas en un ejercicio de mimetismo y pereza consistente en cambiar únicamente el nombre del club o el estadio, lo que hace que en casi todos los estadios españoles las canciones sean exactamente las mismas. En otros campos es el propio club el que “ayuda” a la adopción de un himno: uno recuerda al Atleti empatando en Champions en el Amsterdam Arena en un gran partido de Bejbl y Esnaider, y cómo por megafonía sonaba “One step beyond” en el momento en el que marcó el Ajax, contribuyendo al alborozo general de  la afición local.

En el Calderón, hasta donde uno recuerda, nunca se ha cuidado este aspecto. Por megafonía, antes de los partidos y en el intermedio, han sonado himnos y canciones atléticas de regusto antiguo y a veces rancio, y hace algunos años sonaba en el intermedio “Friday, I’m in love” de los Cure. Alguna lumbrera tuvo a bien poner por megafonía “The eye of the tiger”, la canción que reclamó como himno de la sección de baloncesto del tercer equipo de Madrid el marido de Paquita Torres; ¿es que no había otra, oiga, es que no había otra?

Para el Centenario se encargó un himno a Sabina que no sonó casi nunca en el Calderón, al parecer por motivos jurídicos; el himno de Sabina, con música del muy atlético y muy de pro Pancho Varona, no acabó de cuajar entre la afición, quizás por la percepción de Sabina como un atlético sin acreditado pedigrí de grada aferrado a esa imagen romántica del Pupas que tanto daño ha hecho al equipo y tanta alegría ha dado a rivales nuevos e históricos. Aún así el himno, que es más bien una canción larga y llena de nombres, sí recogía buena parte de elementos de la identidad del Club y la afición. Ni con este himno en las manos supo o quiso el Club dotar de identidad musical a la grada – y quizás no lo hubiera conseguido aún queriendo - y uno no recuerda qué sonaba por megafonía el día del desfile de los de Sensación de Vivir, pero se teme lo peor. En general, pues, resulta complicado asociar al Atleti con una canción en concreto.

Si se quisiera hacer esta identificación y elegir un tema para abrir las veladas en el Calderón, el que suscribe entiende que se debería hacer independientemente de filias y fobias personales, de gustos musicales y manías hacia intérpretes, incluso de la condición de colchoneros de los mismos. Obviamente no sería aceptable una canción de un intérprete afín a algún equipo rival, en especial del irritante vecino del Norte; esto excluye, para nuestro alivio, a Jose María Cano y, sobre todo, a Ramoncín. Lo ideal sería un tema escrito por un atlético, claro, pero lo suyo, sobre todo, es que fuera una canción que reflejara bien a qué suena el Calderón, la personalidad que transmite la grada, el rugido que empuja al equipo a dejarse el alma para ganar los partidos cuando todo está en contra. ¿Dónde está esa joya?

Resulta complicado definir a qué suena el Calderón: cada uno lo definiría de una manera, a cada uno le suena un matiz diferente, cada aficionado desearía que la definición del sonido de la grada coincidiese exactamente con su gusto musical, con su grupo favorito. Resulta más fácil, quizás, decir a qué no suena el Calderón. El Calderón no suena, claramente, a himno grandilocuente y operístico como ese engendro cateto del centenario del tercer equipo de la capital; no suena a flamenco, a pesar de ser el Atleti el amor común de muchos aficionados cabales y cantaores de pro; no suena a grada electrónica, ni a canción del verano, ni a canción de Abba ni a canción española de bata de cola y abanico. No suena a reguetón ni a pop facilón, no suena a música clásica ni a gaita escocesa ni a fagot ni a oboe ni a piano de cola. A acordeón tampoco suena. Ni a Celine Dion, a eso seguro que no.

Si uno tuviera que decir algo, lo primero que diría es que el Calderón le suena a guitarra. Eléctrica, no española. Eléctrica, no acústica. A guitarra, a guitarreo, a guitarra rasgada, a rabia y ganas de pelea. A cerveza Mahou fría y garganta caliente, a tropa de asalto algo desarrapada pero de mandíbula apretada. A algún lugar entre el punk y el heavy. El Calderón suena a “Cum on feel the noize”, y casi más a la de Quiet Riot que a la de Slade; “Cum on feel the noize” explica además a qué se va al Calderón, en qué consiste la liturgia de una grada rugiente. “Cum on feel the noize” es de 1973, de los años del Atleti grande, el Atleti  Campeón de Europa en Bruselas (en el tiempo reglamentario).

El Calderón suena también a AC/DC, a “You shook me all night long” en el estadio de River, a la grada cantando letra a los punteos y saltando sin parar; a “Thunderstruck”, melenas, trueno y fuego sin cuartel a la señal del Cholo (aunque la canción tarda hasta que llega la orden de asalto), a “Hell’s bells” anunciando al rival que se va a meter en un lío y de los gordos a golpe de campana. A servidor también le suena el Calderón a la rabia del “In the city” de los Jam y a la declaración de principios del “Guitar and  drum” de Stiff Little Fingers, cantable puño en alto y a voz en grito. El Calderón suena a “The boys are back in town” de Thin Lizzy - siempre y cuando el equipo vuelva de un partido duro fuera de casa -, a “Surrender” de Cheap Trick y al “Blitzkrieg bop” de los Ramones en día de descarga de energía.

Resulta raro, sin embargo, que el Calderón suene en inglés. Parecería más acorde que en el Calderón sonara un himno que todo el mundo entendiera y pudiera cantar en la grada o en su graduación, en el karaoke de la cena de empresa, en cualquier sitio en el que a uno le apeteciera decir a voces que es él es de los nuestros, que aquí hay uno del Atleti, hombre ya. La canción para el atlético, la que sonará el día de su boda y en su funeral, en el móvil y el día su cumpleaños, al salir la tarta y caer los globos rojos y blancos. La canción que indica que el que se ha hecho con el mando de los platos comparte religión y forma de ver las cosas, una canción para levantar la cerveza e invitar a tercios, para que suene en Neptuno en día grande y en casas y bares de Australia o Alaska en día de morriña, una canción para llevar siempre encima y poner sobre la mesa con un puñetazo en momentos de euforia, de nostalgia, de reivindicación o simplemente porque a uno le sale de las narices.

En castellano, el Calderón le suena al que suscribe rabioso y la vez alegre, intimidador y divertido, comprometido pero feliz por compartir el momento. Suena quizás al primer disco de Tequila, a los Enemigos, a bares oscuros de suelos pegajosos. El Calderón suena al “Hey tío” de Glutamato Yeyé y, más aún, al “Soy un socio del Atleti” grabado en directo en la Sala Universal de Doctor Esquerdo en 1987 entre bufandas del Atleti, repitiendo la toma en la que se mencionaba al traidor Llorente para, cosas del destino, que la versión buena fuera la que mencionaba a Arteche.

Con todo, creo que a casi todos el Calderón no suena a guitarras de Carabanchel y declaraciones de principios, a “así somos y así nos gusta ser”, le pese a quien le pese. Tras mucho darle vueltas al tema, si uno tuviera que elegir una única canción, un himno para la grada, la canción con la que abrir los partidos y cerrar las temporadas, elegiría un tema guitarrero escrito por un atlético confeso, por un tipo grande que deja claro que no se siente como tal, alguien que, como el equipo del Cholo, tiene claro cuál es su sitio y lo que cuesta mantenerlo. Un tipo que es el orgullo de su barrio por más pudor que le dé, el único que ha alzado la voz ahora que las cosas no van bien, un tipo estupendo al frente de Leño, un grupo estupendo. “Maneras de vivir” de Leño, el título dice ya mucho.


53 comentarios:

qsP dijo...

Maestro, magnífica selección de temas e insuperable conclusión. Con permiso de don Iñaki, me quedo con un tipo estupendo al frente un grupo estupendo con una canción estupenda.
¡¡¡VIVA EL ATLETI!!!
¡¡¡VIVA MADRID!!!
¡¡¡VIVA CARABANCHEL!!!

Para el Sr. Mondo

Carlos Fuentes dijo...

hola, alguien más tiene problemas para meter comentarios?

Helena Platas dijo...

Yo pondría Okupación hasta que no se vayan los del palco, pero se me ocurren mil más. Eso sí Jebi y macarruzo a de ser ese himno...

Fran Omega dijo...

Yo había leído "In the City" y, mentalmente, desconecté de las demás candidatas ...

... Pese a lo cual me voy a poner a repasar "Maneras de Vivir" para cantarla con ustedes.

¡Cuanto tiempo!. Encantado de volver a leerles.

Prueba dijo...

Desde iPhone no he podido comentar. Ahora lo intento desde iPad.

Iván Castelló dijo...

El Calderón suena a victoria, a los Clash, a la Tom Robinson Band, a los Eagles, a Albinoni en Champions de entretiempo. Y a Tequila, cierto, por el Ratón Ayala. Pero, sobre todo, suena a gol en los marcadores Dardo del fondo norte.
El fútbol ya tiene su música, el rugido del pueblo, mugido en otra parte. Son artes distintas. Será por eso que no voy a conciertos en campos de fútbol ni a partidos en salas de rock. Pero es que yo soy rebelde porque el mundo me hizo así...

Un saludo, Iván

Carlos Fuentes dijo...

Cierto, los Clash y Tom Robinson Band mucho: 2-4-6-8 Motorway es muy cantable desde un fondo!
http://www.youtube.com/watch?v=GMy2bmSAIeA

Los Godfathers también me pegan

Anónimo dijo...

Buenas,

Pues voy a discrepar.

Como lo que esta pasando es algo parecido a un milagro y como todavía no me creo que esté pasando por si la otra parte me desengaña, el Calderón me suena a esta canción de los Zombies: The way I feel inside.

Porque uno sigue pensando que los del palco pegarán el petardazo.

Dicho eso, esta temporada nos la estamos pasando escuchando el Calderón. Sin ir más lejos, el runrún del domingo al ver tomar el balón a Costa recordaba bien al Niño coger carrera al tirar un penalti o a Salcedo tirar un córner. Vamos, una catástrofe. El Calderón tiene voz propia.

Estamos sentados en el segundo anfiteatro, vomitorio 411, fila 2. Detrás hay un tipo que dice que vio jugar a Fraguas y que oxigenaba el juego. Luego invariablemente se mete con Tiago -no mueve la pelota- para rematar con Raul García -un tuercebotas-. A eso del 85 los hermanos nos miramos para pegarle una hostia. Claro, nos reimos y eso.

Sé que me estoy alejando del tema.

Me centro. Cuando me preguntan que de quien soy, si de los Beatles o de los Rolling, yo digo que de los Kinks. Y mi canción para el final del año será Days. Sin duda, solo puedo dar las gracias por lo que está haciendo el Aleti. Gracias.

Anónimo dijo...

Lo de Maneras de vivir como himno lo había pensado hacía tiempo, una pena que al "··$% de Carlos Jean no se le ocurriera ponerla en el chou que montaron en Neptuno el 18-M.
A mí me parece desaprovechadísimo que tengamos a un señor como Koke RESURRECCION en el Atleti y no le hagan una camiseta con su apellido. Y versionar la de I am the resurrection de Stone Roses.
De todas maneras es muy dificil saber qué canciones encajan en la grada, por ejemplo los de River versionaban la de "Sólo le pido a Dios" (que se mueran todos los bosteros) y les quedaba de piel de gallina.
Una última cosa, qué ambientazo hubo el sábado contra el Levante. La grada arrimó el hombro cuando el equipo lo necesitaba, fue precioso..

Ennio Sotanaz dijo...

Me encantaría que alguna vez alguien en ese bendito “cluz” tuviese a bien hacerse esa pregunta, incluso aunque discrepase en el resultado, pero no ocurrirá. Me da mucha envidia vivir el ambiente en los campos ingleses y ver como cuidan estas cosas. Me sirve para recordar también que aquí, en el Calderón como en tantos otros sitios, ponen cualquier cosa. Lo que sea. No parece importante.

En tiempos, cuando en el descanso no sólo ponían publicidad en los marcadores, recuerdo que sonó mucho el famoso “Life is Life” de Opus e incluso en la misma línea de pelo cardado, el “You’re the voice” de John Farnham. Duele pensar que casi ha sido lo mejor que han puesto…

Pero sueño con que algún día pudiera sonar el Kickabout (Teenage Fanclub) o What I Like About you (The Romantics) o The Man don’t give a fuck (Superfurry Animals) o Happy Hour (The Housemartins) o… Y en castellano hasta que llegue la canción definitiva (que está por llevar) me valdría desde luego el Maneras de Vivir.

Feliz navidad, hermanos.

Carlos Fuentes dijo...

uhm, los Romantics van perfectos. Kickabout sería gloriosa para cualquier grada, cierto.

Hay más canciones en inglés que en español de aquí a Roma, qué cosas!

Carlos Fuentes dijo...

respecto a los Kinks (grupo de cabecera de este blog, ver http://elrojoyelblanco.blogspot.com.es/2009/01/sobre-esas-fases-de-desesperacin-por.html o el reciente post sobre la insignia de 25 años de socio), no estoy seguro de que "Days", que es una preciosidad, me suene a la grada del Manzanares, si acaso veo más "All day and all of the night" o "Destroyer".
Me pasa un poco igual con "The way I feel inside", muy bonita y delicada pero no sé si refleja bien el ambiente que debe intimidar a un rival o definir la esencia de las gradas del Atleti.

Anónimo dijo...

Buenas Carlos Fuentes,

Convendrá que el Aleti es muy ciclotímico. Uno confía en el Aleti pero de aquella manera así que los años nos ha hecho ser desconfiados. Ambas canciones tratan de eso. Somos del Aleti: si. ¿Apostarías el dólar de plata a que ganamos a tal o cual? No, ni de cpña. Somos imprevisibles dentro de la previsibilidad. Esa es nuestra esencia. O, en fin, eso creo.

De su post copio una frase:

"Pero el Atleti es el Atleti y cuando parece que puede hacer lo que debe las cosas se tuercen."


Estoy de acuerdo con que la canción de los Zombies no es la mejor para caldear un partido pero sí para cantar al saltar los jugadores. La música es sencilla, los compases son largos y la letra se puede adaptar sin mucho problema al español. Somos imprevisibles. La grada también lo es, hasta el punto de que ahora corean los goles porque lo dice el del megáfono, cual muñeca chochona.

Y la de los Kinks, otro tanto. El caso es que el nivel del Frente es el que es y ya es mucho con que estén siempre ahí. En los 80 los cánticos nacían de cualquier punto del campo y eso se fue perdiendo con el FA así que cualquier cancioncilla deberá nacer de allí.

Y Waterloo Sunset. Desconocía que el blog era muy de los Kinks.

Nota.- Los Romantics sí que pegan la verdad. Ya puesto podíamos meter alguna de los Who. (Babe le pega), alguna de los Sonics .. o, en fin, Fight for your rights de los Beastie Boys.

A todo esto, es Ud. muy educado.


Homero Aguilar dijo...

Felices fiestas para todos. Y que lo quel esté pasando y venga sea mejor. Siempre. Saludos desde Monterrey, México.

Carlos Fuentes dijo...

la educación es Santo y seña de este blog, sin educación no hay blog y, cuando no la ha habido, el blog ha estado cerradito.

Viva Monterrey y Viva México (cabrones)

Dr. Caligari dijo...

Para cuando marque Diego Costa quiero Iron Man de Black Sabbath.

Feliz Navidad!

Carlos Fuentes dijo...

has he lost his mind??

Dr. Caligari dijo...

De vez en cuando

Dr. Caligari dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Dr. Caligari dijo...

Para la entrada al campo del equipo: Larks' Tongues in Aspic (Part 2) de King Crimson. Tema sin letra. Es importante que sea acompañado por el palmoteo generalizado de toda la grada, ¡a tempo!, para los primeros 40 segundos.
Cabe el riesgo que los de la megafonia se equivoquen y pongan la "part 1" en lugar de la "part 2", entonces tendríamos lió gordo.

Cambiando de tema, interesante entrevista al profe Ortega:
http://deportes.elpais.com/deportes/2013/12/23/actualidad/1387822104_679265.html

Dr. Caligari dijo...

...y concluyo,
para cuándo llegue al Calderón la mona de madeira: "Bobby Brown" de Frank Zappa.

Jose Ramón dijo...

Apoyo lo de los Kinks.
¡Viva México!
¡Viva Prim!
¡Viva Soria!
Feliz Navidad a todos.
Nos vemos en Lisboa.
Buenas tardes.

Anónimo dijo...

Don Carlos, mi enhorabuena por su artículo. He de decir que comparto la conclusión del mismo a pesar de que servidor -socio del Atleti desde hace ya unos años- toca el fagot y se dedica a la música clásica. Pero los himnos clásicos mejor se los dejamos al previsible vecino del Norte. Feliz Navidad y Viva el Atleti (y Leño).

Paquito dijo...

Heroes

Libros Mondo dijo...

Hey!

Pues yo discrepo de casi todo. No comulgo con el poprrockote requemado, ni con el aorcillo coreable, ni, mucho menos, con tuestes sinfónicos.
Para entrar al campo, "Atlético de Madrid" de Yoli. Para la salida del equipo al terreno de juego "Misiles hacia Cuba" de Derribos. Para celebrar los goles "La máquina infernal" de las Vainica. Para el final del partido, tras la victoria, "Oh, oh, I lover her so" de los Ramones. (Si se ha perdido, "Demolición" de los Saicos). Y para el regreso a casa "Interzone", en la versión primigenia de Warsaw.
Y en caso de que fallara la megafonía un "Ole, ole, ole el Cholo Simeone" sostenido a capella durante 93 minutos.

cristian vieri dijo...

No lo creerá, don Carlos, pero según iba leyendo iba viniendo a mi mente la imagen de Rosendo moviendo la melena al ritmo de Maneras de vivir, o incluso de Agradecido (por aquello de "baja la guardia y mira atrás, nadie te va a alcanzar, no tienes rival..."). En fin, como yo viví el momento álgido del 74, (tenía diez años), me permito sugerir como enardecedor de masas el famoso Gueropa!, el Sex Machine de James Brown, que es de aquel año en que el Aleti era una máquina, como lo es ahora, como debería serlo siempre. (Igual me he pasado, le pones esto al Cholo y a sus chicos y no sé qué podría pasar. No lo sé). Felices Pascuas a todos.

Carlos Fuentes dijo...

no esperábamos menos de D. Jesús. Dicho esto, again, no se trata tanto de que cada uno diga qué canción le gustaría escuchar, sino de intentar definir a qué suena la grada y buscar algo con lo que todo el mundo pueda identificarse, aunque sea parcialemente. Y no es fácil!

Libros Mondo dijo...

Nada fácil. A mi, en esencia, la grada del Calderón únicamente me suena a eso que empieza "¡¡¡Qué aleeeeegres son los colooooores, de tus rayas rojiblaaaaaancas...".

Carlos Fuentes dijo...

en la práctica, también suena a uno muy pesao que tenemos detrás que se alicora y dice Tuuuurrrcoooo correeee y así

cristian vieri dijo...

La grada me huele a aroma de puro, aunque ahora ya no se vendan en los puestos ambulantes, me sabe a copita de coñac ¡oiga!, aunque tampoco la ofrezcan ya señores con chaquetilla blanca con logotipo de bebida refrescante a la espalda. Desde mi asiento se ve a Leivinha robándole la pelota a Iríbar para marcar un gol nunca visto que luego Tamudo copió para desgracia nuestra y también el marcador simultáneo Dardo enfrente, antes de electrónicos y similares. Se oye rugir a la grada cuando marca el Aleti -eso no ha cambiado- y también lanzar improperios al colegiado, lo mismo da que sea Acebal Pezón que Japón Sevilla que el actual Undiano Mallenco -eso tampoco ha variado-. Se siente el frío intenso que transmitía el hormigón, atenuado por los dos señores con pelliza de ante que me espachurraban al tiempo que me daban calor. Pero qué canción, o a qué música nos suena la grada, es verdaderamente difícil de decir. ¿Alguien se acuerda qué sonaba el día de Arteche y el Betis? Cuando, tras marcar dos goles bajo el diluvio para remontar el partido y romperse el menisco, Don Juan Carlos era retirado en camilla, lo que sonase entonces es lo que define todo el sentimiento que nos invade cuando vemos al Aleti. No sé, sería una mezcla de Carros de Fuego con "Do you hear the people sing", de Los Miserables. Algo así. Y perdonen.

Libros Mondo dijo...

Humm, Acebal Pezón...

Dr. Caligari dijo...

Nombre artístico?

cristian vieri dijo...

Y no he querido abusar, porque puede mencionarse también a Condón Uriz...

Libros Mondo dijo...

Llega el Principito Sosa. Mejor que Diego de aquí a Lima. Feliz año!

qsP dijo...

Esperemos que al principito le recupere el Cholo, pero Diego sería la guinda del pastel. Para mi siempre será un A Well Respected Man Feliz año lisboeta a todos.

GOYO dijo...

Hola a todos. Muchas veces he pensado en canciones ya fuera para jugadores o para el equipo. Es un asunto entretenido.

Propongo otra posibilidad. The Doors. Me parece que el Raiders on the storm le vendría bien al Atleti y terminaría la canción con la entrada de otra...The End.
Este es el fin, my only friend, el fin.

Vicente dijo...

¡¡¡Menuda selección musical D Carlos!!!. Una vez oídos todos ellos, creo que cualquiera de los que ha citado esta muy por encima de la megafonía que hemos padecido en estos años.
A mi lo que no me llega es el himno de homenaje a los fallecidos que desde hace unos años viene sonando. Para mi el himno de la muerte no es el final creo que era mucho mas emocionante que el que oímos respetuosamente.
Aprovecho para desearles mis mejores deseos para Uds. para este año que acaba de empezar y como siempre. ¡Forza Atleti!

Emilio dijo...

Como bien dice el maestro, el Calderón suena a guitarra que aúlla, a riff salvaje y estremecedor de los que se mete en los tuétanos o más hondo si cabe aunque puestos a acordarse de Lynott, uno ve más Whiskey in the Jar.

Permítanme recomendar para la salida al campo de los contendientes Invitation y Eagle fly free de Helloween https://www.youtube.com/watch?v=rnXVRY9lGqg

Mis mejores deseos para la distinguida feligresía del blog...

Benson Señora dijo...


Este Atleti pide "Demolición" de los Saicos como el que pide un cocido cuando hace frío.

http://www.youtube.com/watch?v=fML-0M3e6Tk

Feliz Año Nuevo a Todos!

Libros Mondo dijo...

Les insto a escuchar este video, carajo!
http://www.marca.com/2014/01/05/futbol/equipos/espanyol/1388953347.html

Carlos Fuentes dijo...

"Demolición" mola todo, pero es una invitación demasiado tentadora para el palco y sus sueños de piqueta contra el Calderón

Carlos Fuentes dijo...

(claro que si la estación del tren hace referencia a Chamartín, no hay más discusión)

Libros Mondo dijo...


Superándonos: http://sociedad.elpais.com/sociedad/2014/01/06/actualidad/1389037298_488155.html

qsP dijo...


Curtois, Juanfran, LF, Godín, Koke, Gabi y Costa entre los diez mejores en su puesto.
http://www.football-observatory.com/IMG/pdf/wp57_eng.pdf

Arda y Miranda descalificados por abusones.

Dr. Caligari dijo...

Don Libros, volvió Jesús Méndez

Libros Mondo dijo...

Y sí, Don Vito. Speciale cumplió la palabra. Lo de esta tarde en la Caldera, ¿cómo lo ve?
Yo veo partido cerradito y sueño con 1 a 0 gol de Raúl García.

Dr. Caligari dijo...

Prudencia y defensa.

Libros Mondo dijo...

Por cierto, Don Vito, al final Tiago Mendes nos ha callado a todos, eh?

Dr. Caligari dijo...

No adelantemos conclusiones.

Jose Ramón dijo...

¡Gol de Torres!

Libros Mondo dijo...

Gol no, golazo. Buen augurio.

Dr. Caligari dijo...

ñulcelona caerá en mano turca en la ultima jornada de liga. Afirmo.

Libros Mondo dijo...

Y sí. Pingüinos no!