martes, 23 de diciembre de 2014

2014, Año Simeoniano



El Atleti acabó el año por la Puerta Grande, remontando un partido que se había puesto muy feo y en el que, cosas del fútbol, salió el sol en un par de minutos justo después del descanso y ya no se volvió a poner.

Haber perdido en Bilbao habría supuesto dos semanas de parón con dudas, preguntas, rumores, más aun sabiendo que a la vuelta de Navidad es el primero de los partidos del año contra el otro equipo grande de la capital. Conociendo a la simpática e imparcial prensa nacional, un tropiezo justo antes del parón de invierno habría sido el momento perfecto para hablar de problemas en el vestuario, de que Simeone está incómodo y piensa irse, de descontento con los fichajes y cuestionamiento sobre la capacidad de los nuevos para sacar al equipo de problemas, de quejas durante las concentraciones por los ronquidos de los uruguayos, de amenazas de muerte al peluquero de Griezmann. Siendo además el tropiezo justo antes de un partido contra el ojito derecho de la prensa, sobre todo en este momento en el que todo lo que rodea a su equipo del alma se pregona con un triunfalismo infantil, la oleada de rumores habría sido malintencionada y, por tanto, aburridísima. De haber perdido el Atleti, Griezmann pasaría a ser desecho de tienta, Koke tendría ofertas de equipos rivales,  Arda y Godín estarían en diferentes órbitas – como la perrita Laika - y escucharíamos repetidamente eso de que “Fulano gusta en Chamartín”, en especial alguna estrella emergente como Giménez.

Pero en Bilbao el Atleti, tras un primer tiempo malo y desconcertante, decidió que era el momento de dar un puñetazo en la mesa y recordarle a todo el mundo quién, y sobre todo por qué, es el Campeón. El Atleti bajó el balón al piso, adoptó el color mimético que enseña este año cuando los rivales creen que aún vive una única versión del equipo, la del contraataque y la de Diego Costa, y armó un lío. Una jugada, la del primer gol, sirve como ejemplo de todo lo que pasó después: rosario de despejes de cabeza al rival en el medio campo de uno y otro equipo hasta que Tiago, que es el que mejor conoce el libro de instrucciones, bajó el balón en corto. De ahí, un taconazo de Raúl, un apoyo, otro, un pase de nuevo de Raúl al espacio, Juanfran que galopa y mete un centro maravilloso hacia, una vez más, Raúl y Griezmann, el autor del gol tras un remate de esos de los cromos.

El Atleti se benefició luego de un penalti que no le pareció ser al que suscribe, a pesar y precisamente por el leve contacto. Un penalti en mal momento para el Athletic, en un momento perfecto para que el Atleti dejase groggy al rival que pudo poner distancia en el primer tiempo y no lo hizo. Un penalti injusto que, de no haberse pitado, podría haber cambiado el rumbo del partido; pero se pitó y se tiró y se marcó, y la superioridad física y táctica del Atleti y sus dos goles posteriores parece que deberían valer para neutralizar el comprensible cabreo de los bilbaínos.

Del resto del partido, tres nombres propios. El primero, Griezmann, quien tras una primera parte mala acabó metiendo tres goles, uno de ellos en fuera de juego, y cerrando un partido estupendo. Y aun así, de Griezmann queremos más. No más goles, que eso sería abusar, pero sí más presencia, más fiabilidad, más responsabilidad. De Griezmann esperamos que sea el segundo Arda, el segundo Koke, el tipo con el que contar cuando las cosas se ponen feas y los espacios se achican, el responsable del destello de imaginación y calidad que convierte las cuevas en palacios rococós y las peleas de bar en torneos de esgrima. Griezmann, quien empieza a entender que a este Atleti es complicado subirse y mucho más si no se aporta, como mínimo, todo aquello que aporta el resto, está llamado a ser clave para el segundo tramo de la liga, en el que el equipo estará más cansado y habrá sido ya visto demasiadas veces por los entrenadores rivales. El Griezmann que queremos asomó ese peinado suyo como de tortilla francesa por San Mamés y eso es una noticia fantástica que nos encantaría confirmar, confirmar y volver a confirmar, como los peces fedatarios en el río.

El segundo nombre propio es de un defensa jovencito con actitud de veterano y hechuras de estibador. Giménez, por ahora, juega siempre bien, y tanto le da que sea en Turín, Bilbao o el Calderón, que él siempre está a lo suyo. A Giménez parece darle igual venir de treinta partidos en el banquillo o de un encuentro extenuante, él siempre está allí y por su zona mejor no pasar, que le persigue a uno como si le debiera dinero. Giménez no pierde el sitio ni la compostura, es agresivo y canchero, y si tiene que saltar y atizarle en la nariz a su padrino lo hace y santas pascuas, no haberse puesto ahí, oiga. En un partido en el que se esperaba a Miranda de titular y en el que Godín mostró un par de despistes de esos a los que nos tiene desacostumbrados (y que son por cierto más comunes cuando por su lado juega el cada vez más enloquecido Siqueira), Giménez pareció el veterano, la referencia, el capitán. Con Godín en un momento maravilloso, Miranda debe apretar los dientes si quiere que este chavalín con presencia de veterano del frente, actitud de legionario con bayoneta calada  y cuello de pilier no le quite el sitio en breve.

El último nombre del día es el de Saúl. Saúl, que puede llegar a ser un jugadorazo, está en ese momento en el que se espera de él un paso al frente que puede marcar su futuro. Como quizás le ocurrió no hace tanto a Koke, hoy tan consagrado que nos hace olvidar algunos días de zozobra, Saúl debe decidir qué perfil de jugador quiere o puede ser, abandonando algunas manías como esa de jugarse pérdidas de balón en momentos arriesgados y empezando a disfrutar del trabajo sordo y gris que le ofrece Simeone como pasaporte a páginas más brillantes. Saúl salió con la incómoda misión de suplir a Koke pero no completó el partido que de él esperábamos. De Saúl esperamos y deseamos más, y confiamos, sobre todo, en que se le pasen esas malas pulgas que se le ponen cuando no juega tanto como le gustaría, algo que quizás se explique él mismo cuando vuelva a ver sus partidos con más calma durante las navidades.
____ 

Con la Navidad de 2014 se cierra el mejor año en rojo y blanco que uno recuerda, y el tercer año de la llegada del tipo que cambió todo.

De 2014 recordaremos siempre ese mes de Mayo maravilloso, lleno de angustias, victorias, reuniones y cábalas. Recordaremos esa frenética carrera de las semanas anteriores, domingo – miércoles – domingo encadenando victorias y engordando leyendas, la concatenación de partidos claves, de citas históricas cada siete días. Recordaremos el rosario de supersticiones, las llegadas al estadio siempre por el mismo camino, igual vestidos, haciendo las mismas paradas. Recordaremos las reuniones en casa, siempre los mismos sentados en los mismos sitios, las bufandas atadas exactamente al mismo palo del perchero que en el partido anterior. Recordaremos el partido de Stamford Bridge con una sonrisa de esas que aún nos duran, el partido contra el Levante y la cara, mitad de bobo mitad de preocupación, que se nos quedó después. Recordaremos la parada de Willy Caballero en el fondo Norte, evitando el gol que nos habría dado la liga en casa, una semana menos de angustia y una más de descanso, pero recordaremos siempre ese gol de Godín, vestido de amarillo y azul, en el Nou Camp ni más ni menos. Recordaremos esa liga que ahora nos parece un milagro casi imposible de repetir, el fruto de una temporada mágica con una regularidad al alcance de casi ningún equipo, recordaremos la celebración en Neptuno con Panadero Díaz y familia dando saltos en la plaza, los días en los que conocimos a todos esos jugadores maravillosos que llegaron a jugar una final hace 40 años contra un equipo de leyenda y conservan la actitud de una cuadrilla de amigos modestos agradecidos por todo lo que implique valorar su esfuerzo de entonces.

Nos acordaremos también, qué coño, de ese día en Lisboa en el que no disfrutamos antes del partido por culpa de los nervios y desde luego no disfrutamos después por culpa de las lágrimas. Pero recordaremos las llamadas de gente de todas partes contándonos cómo en su ciudad todos iban con el Atleti, cómo se acordaron de nosotros y les dio casi tanta rabia como a nosotros que el cuento maravilloso que escribió el equipo del Cholo no acabara como en los libros de hadas sino como suelen acabar las cosas en la vida. Recordaremos el domingo y lunes siguientes llenos de dolor, mal humor y silencio y cómo el luto acabó de repente cuando un novillero, mostrando casi tanto valor como para ponerse ante un toro, salió a hacer el paseíllo en las Ventas del Espíritu Santo con un capote de paseo con el escudo del Atleti bordado. Recordaremos la concentración espontánea de cientos de atléticos en el estadio para celebrar no una derrota, sino una forma de ser, de sentir, de entender las cosas. Recordaremos el desconcierto de los otros, de los que no entienden nada, ante el subidón de orgullo de los que no habían ganado una final pero habían ganado un mundo, algo incomprensible para los que miden la identidad en victorias y la dignidad en números.

Por ese 2014 maravilloso con pinta de tener una secuela brillante dentro de no demasiado tiempo, por el tiempo anterior y los años en los que nos acordaremos de esto, no podemos más que estar eternamente agradecido al responsable del invento, al tipo que convirtió al equipo en mágico, al que trajo al Mono y al Profe, al protagonista del año entero y de uno de los capítulos más gloriosos de la historia gloriosa del Club Atlético de Madrid. Por él, por Simeone y los suyos, no debería quedar ningún atlético por brindar en estas fiestas.

___ 

Pero en este año increíble, no estaríamos hablando de todo lo que ocurre si no reconociéramos que tenemos un problema. Que el problema no es nuevo es algo que sabe cualquiera que visita la grada del Calderón, que únicamente es ahora más visible y más actual también.

Si el Atleti es lo que es, lo es en gran medida por su grada. Por su grada entera, no solo por un fondo. Que ese fondo ha sido el motor de la animación durante años es algo indiscutible; que el precio a pagar por un motor así no puede ser mantener en él elementos que son un problema grave para todos nosotros (y no solo para nosotros) es algo clarísimo. Nadie en el Calderón quiere que el estadio y la afición se divida, pero nadie en el Calderón (o al menos una mayoría más que aplastante) quiere que miembros de su afición maten a otros, que la afición sea estigmatizada por los medios y rivales como un grupo de tipos peligrosos, que los informativos abran los bloques sobre medidas antiviolencia con planos de la grada del Atleti repleta de bufandas rojiblancas.

Que el tema parece más policial que otra cosa es también evidente, tan evidente como que el resto de agentes involucrados (el Club, el resto del Fondo Sur, el resto de la afición) tienen también un papel que jugar. Que el Club tienen que hacer algo es claro y meridiano; que lo que ha hecho ya es un paso (más o menos torpe, más o menos proporcionado, más o menos precipitado, eso es otro debate) es, también, un hecho. El Fondo Sur (es decir, la Grada Joven y todos aquellos involucrados en la animación con más intensidad que otras partes del estadio), un colectivo mucho más amplio que el grupúsculo conflictivo que últimamente ocupa las portadas de los periódicos (junto a la mención del resto de la afición) tiene ahora una oportunidad de oro para demostrar que puede seguir siendo una grada ejemplar, precisamente ahora que la Policía va a eliminar al factor que (según cuenta gente del propio Fondo Sur) les impedía estar tranquilamente dedicados a la animación fuera de connotaciones ideológicas o de otro tipo. El resto de la afición debe mostrar firmeza ante los que ensucian el nombre del Club, pedir responsabilidades a quienes pueden tomar medidas y apoyar a los que no participan en los actos vergonzosos o tienen miedo a las represalias. Resulta chocante ver una grada en silencio durante un partido, resulta sorprendente ver cómo no es lo que más conviene al equipo lo que el colectivo que más dice querer al equipo acaba haciendo. Resulta extraño ver cómo un colectivo que se dice pacífico prefiere enfrentarse al resto de la afición en protesta por una medida que no tiene como objetivo ese colectivo pacífico, sino precisamente el foco de la infección que puede acabar con ellos. Resultaría también lamentable y triste que a raíz de este episodio, el Calderón se convirtiera en un estadio silencioso.

El año 2014, quizás uno de los más gloriosos de la historia del Club, ha acabado con un borrón intolerable y vergonzoso que debería hacernos pensar, no mirar hacia otro lado. La oportunidad está ahí y tenemos que hacer lo que debemos: dejarlo pasar, confiar en que el tiempo hará olvidar este tema, terminar separando la afición en bandos, hacer del Calderón un estadio silencioso o sumir al equipo en la desorientación que ni los rivales más duros han sido capaces de conseguir sería reconocer que todos hemos perdido. Y nosotros, los del Atleti, no perdemos. Ni perdiendo.


41 comentarios:

qsP dijo...

Quien nos iba a decir, tras caer con el Alba en la Copa, que nos esperaban estos tres años de Cholismo y sus cinco títulos. Eterno Cholo!!!

Jose Ramón dijo...

Efectivamente.
Ni perdiendo.
(oigan)
Ni perdiendo...
Por otra parte, el gol de Godín en Barcelona lo "veo" todos los días.
Algunos días, varias veces.

Libros Mondo dijo...

https://twitter.com/Milanello/status/547811916501221377

Gonzalo dijo...

Vuelvo a creer en Papá Noel. Qué gran final de año.
Feliz Navidad!

Libros Mondo dijo...

Pego aquí este bonito video que se ha currado un compañero del Foro Histórico.

https://www.youtube.com/watch?v=WZMfWWDfry4&feature=youtu.be

Y aquí, sin dormir, esperando que vuelva La Máquina...

Jose Ramón dijo...

¡Que contento estoy!
Deseando que llegue el re-debut...

Libros Mondo dijo...


Qué fea manera de "alabar":
http://vozpopuli.com/deportes/54915-bienvenido-abuelo-torres

Benson Señora dijo...

Al parecer Cerci habría desubierto el combo vermú/cocido madrileño.

Una de las Cláusulas sería la compensación al sector de la restauración madrileño. La negociación parece larga.

Libros Mondo dijo...

Y eso que no llega al nivel tragaldabas de Miguélez, Señora.

Russeus Albusque dijo...

Enorme el vídeo que nos deja, Mr Books.

A ver si se cierra de una vez lo del Niño. La gran decepción que me llevé cuando se cerró el mercado de verano se vería superada con creces por el inmenso alegrón de ahora.

El "damnificado" creo que sería don Raúl García (santo varón, que diría Tip), pero estoy seguro de que el juego del equipo ganaría y de que a Fernando le queda mucho fútbol en las botas.

Russeus Albusque dijo...

Menuda diferencia entre el "presunto atlético" Miguélez y el vikingo confeso Relaño, que ha estado hecho todo un señor.

http://opinion.as.com/opinion/2014/12/26/portada/1419550292_070408.html

Libros Mondo dijo...

Ya lo dice hasta el Marca...
http://www.marca.com/2014/12/27/futbol/equipos/atletico/1419685402.html

Gonzalo dijo...

https://mobile.twitter.com/Torres/status/549491337373179904

Libros Mondo dijo...

Buenos días, señores! Hoy es el día que llevábamos siete años esperando.
La alegría es inmensa. Un fuerte abrazo a todos desde la distancia.

Libros Mondo dijo...

http://oi57.tinypic.com/14nk9hx.jpg

Dr. Caligari dijo...

Bieeeen!

Libros Mondo dijo...

http://sia1.subirimagenes.net/img/2015/01/03/150103085150894343.jpg

Libros Mondo dijo...


Una jornada maravillosa y ejemplar, lástima no haber podido estar allí para compartirla con ustedes.

Libros Mondo dijo...

Por cierto, he llorado bastante viendo el ATM insider:
https://www.youtube.com/watch?v=crWF7opITW8#t=14

Libros Mondo dijo...

http://vozpopuli.com/deportes/55368-fernando-torres-si-que-molesta

Libros Mondo dijo...

http://instagram.com/p/xhrK5JHMa7/?modal=true

Libros Mondo dijo...

Y hemos fichao a Cani...

Borcam dijo...

Qué bonito hoy. El Cholo y su hijo, cero insultos, Raúl García y, señores, con los suplentes.

Y Fernando Torres, claro.

Y Raul García. Sobre todo Raúl García. Menudo futbolista.

Libros Mondo dijo...

https://pbs.twimg.com/media/B60dptCCYAAGfMi.jpg:large

Dr. Caligari dijo...

Hay que dar más patadas, creo.

Libros Mondo dijo...

Hasta en el velo del paladar.

Libros Mondo dijo...

http://www.elmundo.es/deportes/2015/01/12/54b2f37522601dce4e8b4580.html?a=c06a1382a8533996672149e52a75925e&t=1421075463

Libros Mondo dijo...

https://pbs.twimg.com/media/B7JwwQSIIAAXiPc.jpg

Russeus Albusque dijo...

Recuperemos las viejas buenas costumbres: ¡Gol de Torres!

Borcam dijo...

Buenas,

Otra buena costumbre: escuchar a Bonilla decir: "Gol del A-tlé-ti-co, gol de Fernando Torres".

Qué bonito todo.

Dr. Caligari dijo...

Qué gozada!

Libros Mondo dijo...

Señores! Mi hija Pepa Odeta, a sus seis meses de edad, todavía no conoce otra cosa más que humillar al otro equipo de Madrid.

Libros Mondo dijo...

"A mí siempre me enseñaron que es mejor pasar que quedar afuera. No sé entrenar de otra manera, siempre mirando hacia adelante e intentando competir en todo lo que juguemos. En cualquier cosa que juegue el Atlético de Madrid tiene que competir. No vamos a cambiar".
El Cholo es mi Pastor, nada me falta...

Vicente dijo...

Ahora lo más difícil, saber gestionar el triunfo. seguimos partido a partido y q no se nos suba a la cabeza. Eso se lo dejamos a los otros y a los nuestros, recién llegados...

Jose Ramón dijo...

Memorable como salió del campo D. Fernando Torres.
Mucha clase.

Libros Mondo dijo...

Ayer, entre pintamonas con cartelitos doraos había UN HOMBRE:
http://www.colchonero.com/media/galeria/4/8/5/2/5/o_atletico_de_madrid_jornada_2_real_madrid_vs_atletico_madrid-9405258.jpeg

Russeus Albusque dijo...

Preciosa metáfora de lo que es ser del Atleti, don Libros.

Entre la muchedumbre adorando al beCR de oro, unos pocos sosteniendo nuestros valores.

Libros Mondo dijo...

Y encima, entrando al campo de aquella manera:
http://imanolechegaray.com/2015/01/16/cronica-de-una-vejacion/

Libros Mondo dijo...

http://img.estaticos-atleticodemadrid.com/system/file6s/14963/large/190115_Dani_Sanchez_1569.jpg?1421685824

Libros Mondo dijo...

Impresionante:
http://www.martiperarnau.com/articulos-de-futbol/simeone-es-capablanca/

Jose Ramón dijo...

No va a ser fácil...
Pero se puede remontar.
Buenos días.