domingo, 2 de marzo de 2008

Trastornos de personalidad

Cuando muchos, yo el primero, pensábamos que el Barça iba a hacerle un roto a nuestro equipo y que tomaba velocidad la caída de todos los años, llegó el Atleti, con el Kun a la cabeza, e hizo un partidazo. El Atleti tiene estas cosas, siempre las ha tenido y buena medida ese es el secreto de este amor tan irracional por una camiseta tan bonita.


Si el Atleti fuera un señor tendría serios problemas psicológicos. Si el Atleti, en vez de ser un club de fútbol y a ratos un tormento para sus aficionados fuera un ciudadano de a pie, su familia estaría preocupadísima y le habrían mandado a un especialista reputado, preferiblemente con consulta en Oviedo, que viste muchísimo. La familia del Atleti verían cosas raras en ese tipo que a veces acude a las cenas navideñas con rebeca gris con coderas y gafas remendadas con papel celo, y otras veces lo hace con smoking granate de solapas negras y voz de crooner de crucero, como Jerry Lewis. La hermana insistiría en hablar del tema a pesar de que la madre se resistiría a pensar que su niño era más bien raro, y finalmente accederían a llamar a un médico tras mucho leer gracias a google sobre el trastorno bipolar, y hasta tripolar y pentapolar si me apuran.

El Atleti llevaba unos días jugando en voz baja, pidiendo perdón por existir y mordiendo la lona contra equipos medianejos como el Athletic, el Bolton o el Osasuna, jugando con maneras de funcionario de correos harto de su vida que está deseando que acabe la jornada para volver a casa a cuidar de sus canarios. Ayer llegaba a casa el Barça, que necesitaba ganar para ponerse líder, y uno anticipaba una catástrofe de proporciones bíblicas similar a esa del año pasado que tanta gracia le hizo a nuestro presidente, ese que acaba las juergas vestido del Madrid igual que otros las acaban dentro de un pilón. El Barça parecía crecidito viendo que jugaban contra ese señor con gafas y prefirió al parecer dedicar la jornada a poner paños calientes en la plantilla, sacando a Ronaldinho, Henry y Etoo de principio, con Xavi, Iniesta y Edmilson por detrás. Ni Messi ni Deco, los dos jugadores que uno siempre sacaría, sobre todo el primero. No sabemos si fue un error táctico, un exceso de confianza o un error puro y simple, pero el caso es que no salió Messi y sí salió Agüero y ahí pudo empezar el lío.

El Atleti, por su parte, salió con los buenos, que no es poco. Volvieron Simão y Raúl García y Agüero y con estos tres tipos el Atleti es otra cosa. Salió Valera y dejó muestras de que sería bueno que enganchara por fin una racha larga de partidos jugados en su posición, sin lesiones ni expulsiones porque puede aportar lo que no aportaban los que han pasado por esa banda. Salió también Camacho, 17 añitos sólo y solo ante un centro del campo de los que da miedo, pero con un tipo al lado de los que dan tranquilidad. Salió Camacho y jugó sin alardes ni nervios, con ganas, aguantando la posición y cumpliendo en su debut como le reconoció la grada con una ovación de esa que emociona a los parientes y amigos. Qué bien. Jugó bien Camacho y, sobre todo, dio la sensación de que con él Raúl García jugó más tranquilo que con otras parejas de baile que le han tocado desde que la pareja más oficial se fue a Milán tras una bronca con la suegra. Raúl García dejó claro que con él el equipo es distinto, y que sin él no pasa de equipete.

Así que empezó el partido y el Atleti salía atrás, así, ya desde el principio, toma ya, miren Vds que cosas. Salió el Atleti con su rebeca gris y el bolsillo de la camisa lleno de bolígrafos, con aire de llamarse Gutiérrez y obedecer órdenes. El Barça lo vió y se dedicó a jugar tranquilo, viendo cómo el Atleti defendía en dos líneas con pocas ganas de atacar, amagando con contraataques que no llegaban ni tenían pinta de llegar. El Barça jugaba al tran tran y aprovechaba la extraña sensación de jugar en un Calderón con el fondo sur en silencio en el día en el que también se exhibieron unas cartulinas en las que aparentemente la afición protestaba contra las últimas actuaciones arbitrales: lo curioso es que ni la afición entendía el por qué de esa protesta ni la secundó, sospechando que no era más que una forma de desviar la atención en una jornada en la que el palco temía que se le echara encima la grada. Jugaba el Barça un partido que parecía que iba a acabar en triunfo visitante de todas todas y el Atleti no hacía nada por cambiar el guión, poniendo cara de ir al matadero y voz de que doliera poco. A pesar de la inoperancia de Henry, secado por Valera una y otra vez, y la espesura del juego visitante, a la media hora el Barça terminó marcando un golazo aplaudido desde las gradas. Cero uno, poca sensación de poder remontar y, posiblemente, ataques de pánico en el palco.

Pero un tipo no quiso seguir el guión y tenía claro que podía cambiarlo. A los treinta y cinco minutos el Kun hizo un recorte a Milito, un recorte de esos que sorprenden incluso al que mira desde una perspectiva privilegiada y lo hace precisamente esperando un recorte. Y aún así, sorprende el tío, así que uno se puede imaginar cómo se queda el defensa que asiste en primer plano a la ejecución del prodigio. Tiró el Kun a puerta, dio en Puyol y el balón se fue dentro. Uno a uno, menos mal que está el Kun y puede hacer un gol en un minuto. ¿Un minuto? Cinco minutos después dio un excelente pase a Maxi, que entraba en el área rival de forma excelente y remataba a puerta, un remate difícil que daba en Valdés y entraba. Dos uno y al descanso, madre mía, ¿cómo puede ser esto? El Atleti tiene estas cosas asombrosas, qué quiere que les diga.

Tras el descanso y el cambio de papeles de los últimos diez minutos de partido, uno temía una masacre. Uno, que no se fía más que del Calendario Zaragozano, imaginaba la vuelta del funcionario atlético con su rebeca y sus sellos, y se temía que enfrente estaría el Barça con Messi y sin la caraja que había lucido durante el primer tiempo. Pero no fue así. Salió el Atleti en su faceta de tipo seguro de sí mismo con el pelo engominado y swing de profesional, presionando en el centro del campo y en defensa, con un Perea enorme cortando todo lo cortable y, de paso, empujando al resto de la defensa a hacer lo propio, incluido Pablo, que empezó el partido dando síntomas de estar con el síndrome del derbi. Valera seguía el ejemplo y secó también a Ronaldinho cuando le tocó, contando además en muchas fases de la recuperación con la ayuda de Maxi, a quien el golito le sentó de maravilla.

Pero en estas, salió Messi. Salió Messi y se hizo el silencio. Los recogepelotas intercambiaban miradas de miedo, los tipos más rudos disimulaban mientras tragaban saliva y los niños apretaban las manos de sus mamás. Salió Messi y uno imaginaba un torbellino de regates y tiros a puerta y se ponía en la piel de Antonio López, a quien le ponían a bailar con la más fea, y le entraba un sudor frío incomodísimo. Y no. De hecho, fue al revés, qué cosas. Forlán, menos brillante que otras veces pero tan honesto y cumplidor como siempre, combinaba con Agüero con un sutil toque de exterior y el Kun no acertaba a marcar otro gol. No pasaba nada. Seguía el Atleti jugando con ganas y seguían Puyol y Milito achicando agua como podía, como dos gemelos encargados de evitar el naufragio. Puyol debió irse a la caseta en el penalti que hizo sobre Agüero y que marcó Forlán, celebrándolo con un abrazo sobre una bandera de Peñarol. Tres uno, increíble, el Barça desorientado y un resultado de Atleti-Barça de los de antes. Se iba Camacho entre ovaciones, entraba Cléber y uno se encomendaba a los santos para evitar un gol rápido del Barcelona que los metiera en el partido de nuevo, pero mejor hubiéramos hecho encomendándonos a Agüero.

A veinte minutos del final, Agüero se llevó un balón tras forcejear con Puyol, ganando por fuerza y cuerpo contra un defensa de esos que no se dejan quitar ni el periódico. Salió disparado hacia el área encarando a los rivales que le salían al paso, determinado a regatear a quien hiciera falta, fueran defensas, centrocampistas o el pleno del Ayuntamiento de Cornellá. Seguía Agüero hacia la portería del Barcelona y según avanzaba el Kun íbamos todos subiendo poco a poco, levantándonos de nuestros asientos al ritmo de cámara lenta que marca el vecino de localidad de delante que nos impide la vista según sube. Subía la grada, subía la probabilidad de ver algo grande y subían en bolsa las acciones de los fabricantes de prótesis de cadera. Caían los jugadores del Barça al paso de Agüero, caían las mandíbulas inferiores de los boquiabiertos espectadores, llegaban refuerzos desde el medio campo y daban alcance al Kun, al borde del área rodeado ya por cuatro. Con la misma parsimonia que subía la grada al unísono, con la misma cadencia con la que los rivales iban dejando la persecución, el Kun levantó la cabeza, vio un hueco chiquitito entre Valdés y el poste y le pegó a la bola lo justo para meter un gol de esos que no se olvidan, de esos que se reproducen en los bares regateando camareros y chutando entre dos papeleras, de esos que los niños hacen hoy en los parques a la vista de todo y que los mayores hacemos en los parkings cuando no nos mira nadie. El Kun metía su segundo gol, después de provocar un penalti y dar un pase de gol, redondeaba un partido al alcance de muy pocos jugadores en el mundo, lo celebraba quitándose la camiseta y el árbitro le sacaba una amarilla en cumplimiento de lo que dice el reglamento mientras que le pedía por lo bajinis que le firmara la tarjeta, que era para un sobrino.

El Barça volvió a marcar pero eso daba igual, ya no estábamos para esas cosas, ahora estábamos más en celebrar el golazo y el buen partido de este equipo con varias caras. Y en contestar los mensajes que nos llegaban al móvil y que decían qué golazo y qué jugador y qué chaval y qué partidazo y qué alegría, y también que el operador de telefonía te regala un politono, enviado en muy mal momento. El Atleti había metido cuatro al Barcelona, el Kun había hecho un partido memorable y ahora sólo quedaba que Madrid entero se enterase del evento. Sólo flotaba en el aire una pregunta impertinente y a la vez muy pertinente: ¿por qué el Atleti no juega más veces con esta intensidad? ¿por qué pasamos fases en las que el equipo parece querer suicidarse si es capaz de jugar bien y hasta muy bien y comulgar con la hinchada como tantas otras veces? ¿por qué no vemos más de esto más a menudo?

Pero, qué quieren, el Atleti es así y a veces nos amarga la vida y a veces, como ayer, nos pone una sonrisa en la cara durante varios días. Si el partido de ayer vale para que el equipo entienda cuál es el camino, si vale para meter de nuevo el virus de las ganas de victoria en una plantilla que tiene por delante cinco o seis partidos de aúpa, habrá sido un partido importantísimo para la temporada entera. Y todo por ese chaval morenito que se empeñó en echar abajo un guión escrito. Nos repetimos, pero la ocasión lo merece: Kun Agüero, viva la madre que te parió.

75 comentarios:

Jesús dijo...

Buenas tardes, Maestro. Coincido, lógicamente, con su sentida crónica del evento de anoche. Pero, para no salirme de mi papel, le haré un reproche y dos consideraciones muy dolorosas sobre la afición del Atleti (esa que, presuntamente, es la mejor del mundo). El reproche es de los gordos, caballero: ¿por qué ningunea usted a Abbiatti? Dice usted que Camacho se iba entre ovaciones y que la grada se temía un gol rápido del Barça que le metiera en el partido. Pues ese, precisamente ese, fue el que evitó Christian Abbiatti sacando una mano imposible ante el remate de Eto'o tras un corner botado por Xavi. Para mi gusto la clave de la victoria.
Y ahora vamos con eso que llaman "Bendita Afición". Serán aficionados a las chapas, digo yo, porque de fútbol entienden lo mínimo y, como nos descuidemos, nos convertimos en "Mestalla II. El Regreso de los Zombies". Porque la grada esta de benditos saltó aullando como un sólo hombre cuando Aguirre (a quién las deidades nos conserven muchos años) le dijo a Cleber que iba a saltar. A mi es que, como norma general, me da vergüenza ajena oír como el Calderón pita a sus propios jugadores, yo, que soy un antiguo, he considerado eso siempre como "cosas de vikingos". Digo como norma general, sancionada por excepciones como la de Reyes. Pero, en fin. Cleber entró y cumplió bien. Y es un jugador nuestro. Y hay que ser un auténtico cenutrio descerebrado para no darse cuenta de que a un medio centro defensivo de 17 años, el día que debuta, frente al Barça ganando 3-1 y teniendo el pobrecillo una tarjeta amarilla hay que sacarlo del campo para que Iniesta no lo expulse. Afirmo, pues, que todo aquel que pitó ese cambio es un energúmeno y un ignorante, futbolísticamente hablando.
Y en estas reflexiones está uno, que siente una pena enorme porque el que se lleve los palos después de veinte años de ignominia en los despachos del Calderón sea Pelucas Cerezo y no el Cobarde. La pena aumenta, además, al caer en la cuenta de que lo que ha indignado a esta "bendita" afición sea que el pobre Pelucas pose con una elástica vikinga. Y, en estas reflexiones, pensaría uno (si no fuera por la alegría de la victoria), que, en realidad, tenemos lo que nos merecemos.

Forza Atleti!!!

Hele Atlética dijo...

Jesús, no estoy nada de acuerdo en tu interpretación. Yo creo que nadie recriminó a Aguirre que sacase a Camacho del campo, de hecho el partido estaba sentenciado, el chaval, como dices, tenía una amarilla y la presión había sido grande. Yo creo que le sacó para que la gente le ovacionase y que los pitos fueron en la salida de Cleber, como luego fueron para Reyes. Creo que anduvo listo Aguirre e incluso veo un mensaje velado al amigo Suso...

En lo de Abbiati llevas razón, fue muy buena parada, pero sigue desesperando por alto. Por qué no coge un balón?, tuvo un despeje de puños que a punto estuvo de costar un disgusto... Le veo inseguro en las salidas y me desespera en los saques de portería. En definitiva, hizo un partido normal, con una muy buena parada.

En lo que dices de Cerezo, también llevas razón, pero como dicen por los foros, a Al Capone le detuvieron por un delito fiscal... No creo que la gente de la puerta cero protestase por el asunto de la camiseta y si alguno dentro del campo lo hizo, pues bienvenido al club.

Jesús dijo...

No te sigo, Helena. Fundamentalmente porque no es una cuestión de interpretaciones. A ver si ahora me explico mejor: hay que quitar del campo a Camacho con el tres a uno, porque el chaval es novato, porque está debutando y porque tiene una amarilla. Hasta ahí estamos de acuerdo. Luego no es cuestión de interpretaciones, hay que meter en el campo a otro centrocampista de contención y la única opción es Cleber. A partir de ahí, si tres cuartas partes del estadio pitan el cambio (desde que empieza Cleber a quitarse el chándal, ojo) ya me darás tú la interpretación que quieras, pero va a tener que ser muy original y, casi, casi contármelo en arameo, porque yo ahí sólo veo ignorancia y forofismo mestallero (de Mestalla). Y, repito, pitar a un jugador del Atlético de Madrid ya antes de que salte al campo me parece una conducta de vikingos. A mi abuelo, por ejemplo, que ya era socio desde chaval se le hubiera caído la cara de vergüenza. Y, en cualquier caso, el mensaje de Aguirre a García Pitarch fue antes del partido dejando fuera de la convocatoria a Eller y en el banquillo a Cleber. Todo ello, claro está, en mi opinión.

Besos!

futbolsevilla dijo...

Hola que tal.

Es cierto que el Atlético de Madrid ganó ayer, y merecidamente todo sea dicho. Pero no es menos cierto que el Barça le echó un cablecito para que ganase, porque en condiciones normales, si el Barça se adelanta en el marcador, el partido se acaba.

Pedazo de jugador el argentino ese por el que el Atlético decidió apostar fuerte el año pasado. Ahora está dando sus frutos, porque el año pasado, como es normal, tuvo altibajos.

Un saludo.

ISMAEL dijo...

Hay, hay, hay, que crónicas cuando ganamos... es mejor, sí, es mejor ganar.
Pero tenemos mogollón (perdón por la vulgaridad) de dudas.
¿Que pasa con el planteamiento del mister, si nos meten el segundo? ¿A alguien que se hubiese ido a, pongamos, sacar al perrito a hacer pis, le hubiese extrañado una hecatombe, visto los visto?
Un centro del campo con ninguna capacidad creativa ¿a que nos llevó? ¿nadie vió un equipo esperando al Barcelona con defensa + dos mediocentros, y una línea de cuatro en "otro partido"?
Menos mal que el pequeñajo (el de "al Madrid, ni pedo") es "el tipo más bien plantado, que ha parido madre".
Que les pregunten a los ricitos (Pujol (ya sé que es Puyol, pero es para molestar) y Milito) lo que les amenizó la tarde, el cabronazo ese que se negó a perder el partido. Brindo por él.
¿Se lo imaginan junto a otro niño, que tampoco aceptaba nunca perder un partido (y aún no lo hace, hay, en otro equipo)?
Magnífica descripción, D. Carlos del gol del susodicho (sin querer yo citar al suso ese de los...), genial, como acostumbra (¿ba?) Usted a ser.
De Aguirre opino lo siguiente: está harto de la diplomacia de equipo mediático, se ve fuera y (ojalá) no va a consentir irse sin enseñar los dientes. Resultado un medio campo con 19 + 17 años, y los figurines al banquillo. A ver si sigue la política (= los malos al banquillo).
Creo que Dª Hele está en lo cierto, la grada abuchea a ese timo llamado Cleber y aplaude al chaval Camacho. Lo mismo que abuchea al megatimo Reyes. La gente también está harta de timos, Aguirre se quita la máscara.
Me alegro de lo de Maximiliano, me alegro mucho, ya que yo creo que, la marcha de Maniche, le ha perjudicado mucho.
Incluso estoy seguro de que, Aguirre le asigna la tarea de recoger/recuperar balones, en la fase de inicio de ataque del equipo contrario, y eso le resta mucha frescura para el remate y la acción resolutiva en el área.
Un respeto para un tipo sacrificado y comprometido. ¿Alguien cuenta los balones que rebaña, y los huecos que cubre por partido?.
Gracias a D. Jesús por su "Mestalla II". Yo sé lo que dice muy bien, y lo certero de su apreciación.
Por último, tengo que difundirles una información de última hora: Abbiati ha fichado por Vicks Vaporousse (ignoro si se escribe así): depeja como nadie.
Una postada tristona:
Unos amigos míos estuvieron en el partido y, antes del mismo, me mandaron una foto con el innombrable (el desaparecido MJGM).
Eso demuestra dos cosas. Que el nariz torcida existe, y que debo vigilar mis amistades...

ISMAEL dijo...

D. Jesús, el estadio, la afición, y el mundo en general, tiene derecho a abuchear a quien no le gusta, a quien considera que no se deja la piel por el equipo, por el club.
Ese Cleber es, en mi modesta opinión, un pepino sin sangre.
Hoy por hoy, no es digna su actitud, de defender esa camiseta, y yo le hubiese silbado también.
Lo dejo claro.
La diferencia con el "mestallismo", es que, a continuación el estadio aplaudió y aulló a favor del equipo sin descanso.
Ya sé que yo no estaba alli, y que no vale que le diga que hasta la tele retumbaba con el "Atleti Atleti", pero de alguna manera se tendrá que transmitir la disconformidad con ciertas actitudes.
Salvando las distancias, es como si a Usted le pareciera mal que le silbaran a Cerezo "Porque forma parte de la entidad".
¡Coño, vuelven los duelistas..."

Jesús dijo...

Correcto, Su Santidad, usted y el resto de mestalleros tenéis derecho a abuchear a quién queráis y cuándo queráis. Pero, lógicamente, yo también tengo derecho a considerar dicha conducta como propia de vikingos con, pongamos por ejemplo, Isidro o Martín Vázquez. ¡Saque el florete!

Hele Atlética dijo...

Quizás es que yo a Cleber (al que no silbé) no le considero jugador para este equipo. Dices que no estuvo mal. Cerca del centro del campo, Forlán perdió un balón y a 15 centímetros de Cleber, tuvo que ser el propio Forlán el que lo recuperase. Eso me dice todo de la actitud de este jugador y de lo que le importaron los pitos. Y sí, había otra opción en el banquillo: José Manuel Jurado, que no entró prácticamente en juego, pero que al menos presionó al portero en una ocasión y desbarató una jugada del Barsa. ¿Recuerdas, Jesús, alguna jugada, una sola, de Cleber Santana?.
Y pese a todo, estoy de acuerdo contigo. No me gusta que se silbe a los jugadores que visten la rojiblanca, pero hay algunos que desesperan al más tranquilo.
¿Quién fue el jugador del Madrid que se piró por los pitos?, ¿Michel?, ¿Martín Vázquez?... a ver si hace lo mismo Santana... y no vuelve.

ISMAEL dijo...

D. Jesús, el Marca Digital informa de que "una treintena de aficionados rojiblancos abuchearon a Cerezo y MAGM".
¿Como es posible? Imagino que es otra ignominiosa mentira de la prensa local ¿que nos queda? ¿donde se abuchea lo que no se admite, lo que se rechaza?
En otro orden de cosas, ¿porque no defiende Usted a Reyes, jugador del Atlético de Madrid?
¡Atrévase, cobarde! (léase con entonación Chiquitodelapraderense)

Jesús dijo...

He dicho florete, no espadín, oiga. Ya dije más arriba que Reyes era la excepción de la regla. Los que protestaban rondaban el medio centenar, las cosas como son.

ISMAEL dijo...

Se acepta su descargo acerca de Reyes, lleva razón.
Una pena lo de la protesta, la verdad.
Bueno, me voy a ver el Almeria / nosequién, aprovechado que no está la Navarrich, y que podemos tener una tarde tranquila...
Hale.

Sergio Medina dijo...

Si el Atleti fuese una persona lo suyo se llamaría: transtorno bipolar. Y como el Atleti noes una persona y Cerezo y Gil Marín sí, lo suyo se llama: ladrones y delincuentes.

yo_menendez@hotmail.com dijo...

el partido de ayer del Atleti fue bueno, a partir de que al argentino caza un pelotazo de Pablo medianamente controlable. Hasta ahi, fue muy facil para el Barcelona, que nos bailo, y nos bailo sin musica (porque la primera parte de ayer demuestra, en mi opinion, la importancia del Frente Atletico en el Calderon). A partir de ahi, este argentino saco al equipo de la pesadilla de unas semanas atras, nos acompaño la fortuna, y en los momentos claves.
Por otro lado me parece bueno el comportamiento de una buena parte de la aficion, pese a ir ganando 4-1 o 4-2 se escucharon criticas contra Cerezo (es triste que sea en gran medida por la pose con la camisilla vikinga) y me parecieron muy bien los pitos a Reyes, principalmente, y a Cleber.
Vale que es jugador nuestro, vale que futbolisticamente hablando podria considerarse un cambio acertado, pero el futbol va mas alla de sustituir a un mediocentro por otro,me parece importante mandar el mensaje de que Cleber no vale, que llevamos tragando con el mas de media temporada, y que un chico de 17 años, contra uno de los mejores centros del campo de Europa, ha rendido con creces mejor que el. Espero que esos pitos se sucedan cuando aparezca Eller en el campo, y Reyes, y en mi opinion tambien Pablo, porque el futbol deberia entender de sentimientos, de compromiso y de no venderse al rival nunca.

Un saludo y mi agradecimiento al autor por otro articulo que provoca sonrisas y brillo en los ojos.

Carlos Fuentes dijo...

es tarde para contestar, ya, pero así como aperitivo:
- una cosa es no hablar de Abbiati y otra ningunearle. Hizo como siempre un par de paradas asombrosas, y también un despeje suicida en el primer tiempo. Balance general: bien.
- de Antonio López por ejemplo tampoco he hablado, e hizo para mí lo mejor de la noche. Cuando le preguntaron quién había sido el jugador más importante del Atleti lo tuvo claro: Camacho. Detalle de capitán, pienso yo
- Tampoco he hablado de los silbidos a cléber, que en mi zona no fueron tan numerosos. Me parece mal. Al parecer también se criticó a quien aplaudió el gol de Ronaldinho. A mi me parece bien
- un apunte último. Se protestó a Etoo por no tirar fuera un balón mientras un jugador del Atleti estaba en el suelo. A mi me pareció bien que siguiera jugando
mañana más, oigan

MJ Navarro dijo...

Perdón por el retraso, aunque sé que han disfrutado Vds del mismo muchísimo. Estaba en un curso intensivo para ser una aficionada ejemplar. Hemos aprendido a aplaudir el gol de Ronaldinho, a no silbar a los muchachos que es de vikingos,a vitorear a los canteranos pero con cuidado, a pitar muchísimo a Reyes pero no al resto, a gritar contra Cerezo sin dejarnos llevar únicamente por el detalle de la camiseta, a acordarnos todo el tiempo de Gil Marín, a contemplar con naturalidad que Eto´o no tire fuera un balón en pleno subidón de adrenalina y a acudir a la puerta cero e irte con la moral altísima aunque no haya ni Perry, fíjense.
Y además tienen Vds razón, miren. A mí esos chicos que cantan "Que viva España" cuando viene el Barça, o el Athletic, que dudan simpáticamente de la virilidad de algunos jugadores contrarios y que hasta hace relativamente poco tiempo recordaban a Aitor Zabaleta me hacen muchísimo de reir. Dicho lo cual, también me he apuntado a alfarería y me estoy haciendo un botijo,oiga.

Jesús dijo...

Amos anda!

Carlos Fuentes dijo...

(preveo tormenta)

MJ Navarro dijo...

Uy, D. Jesús perdiendo también las formas. Fuera del Calderón me refiero. Ya se que dentro es Vd un dandy, oiga.

Jesús dijo...

Tururú!

MJ Navarro dijo...

Igual dentro tampoco: echa Vd las cáscaras de pipas en los cardados de las señoras, fijo.

ISMAEL dijo...

¿Y Simao? ¿que pasa, que no jugó?
Por cierto, aqui se me criticó (la de siempre...) cuando propuse que D. Carlos se expresara en silbo, ¿y ahora se ponen así por unos silbiditos a esos dos boniatos...?
Un jugador puede ser bueno o malo, si viste nuestra camiseta lo defendemos, pero si se muestra poco profesional e indigno de la misma: ¡Habrá que protestar!

MJ Navarro dijo...

Ah, no, mire. Yo soy una ordinaria en la grada, lo hago todo al revés y no cumplo con los sagrados preceptos del buen aficionado. Con exquisiteces a otra, o a otros, oiga.
Y yo no critiqué su propuesta gomera. Al contrario: ofrecí el contacto con un conocido que silba que se las pela, físeje lo que le digo.

Carlos Fuentes dijo...

les propongo algo para el próximo partido: yo hago la crónica o como quiera que se llamen estas tontunas que escribo, esto es, el relato de lo que servidor vio, más allá del examen uno por uno de cada jugador del equipo. Vds (Jesús e Ismael) me hacen un análisis jugador por jugador (así me ahorro los recordatorios). Hace? Es en serio
En cuanto a pitar a jugadores con la camiseta del Atleti, a mi me parece bien que se haga cuando un jugador lo merece. Recibir con una pitada a un jugador que sale quedando veinte minutos de un partido importantísimo,por malo que sea, me parece feo y sobre todo poco inteligente. No es porque lleve la camiseta del Atleti,que a muchos que la llevan habría que pitarles más por cómo la tratan, sino por la injusticia en el trato y lo poco conveniente del mismo.
Que se aplauda una buena jugada del equipo rival es algo que no me extraña, no es desde luego la primera vez que lo veo en el Calderón. En ciertos campos ingleses se recibe al portero rival con una ovación de cortesía y esto nos parece muy bonito, pero luego somos incapaces si quiera de intentarlo.
Resumiendo mi opinión:
- pitar al equipo? si cuando se lo merece. Hay veces que sale ovacionado de inicio tras jugar un partido de horror o pegar un petardo, y eso no es de recibo. De toda la vida de Dios el Calderón ha afeado a sus jugadores cuando no habían estado a la altura
- proteger a los canteranos? siempre (al principio, si luego se escaquean por muy canteranos qeu sean, a exigirles). Antonio López dio un ejemplo.
- Aplaudir al equipo rival? sin duda, salvo casos de malas maneras, notoria inquina mútua o historial de afrentas imperdonables
- tirar el balón fuera porque un jugador se deja caer? No. Nos quejamos de eso cuando lo hace el equipo visitante, así que no creo que debamos animar a que lo hagan los nuestros. Bien por Etoo
- es del todo inaceptable el look de Zé Castro? Sin duda, oiga

MJ Navarro dijo...

A mí el look de Zé Castro me parece muy favorecedor, oiga. Y pitar a José Antonio quedando veinte minutos, ocho o toda una vida por delante da igual.Ojo. A él le da igual.

Eduardo Fernandez dijo...

Ya decía yo que Maxi se merecía ser el capitán de este equipo. Y pensar que algunos le criticaban por aquí..
Ahora en serio, creo que le sigue faltando mucho, pero me alegra de verdad que vuelva por la senda de los goles y de los galones.
Espero que vuelva a ser el que recordábamos.
Del Kun creo que no debo añadir nada a lo dicho. Y ojito con Raul García porque creo que hay mediocentro para muchos, muchos años.. Si no viene el Liverpool preguntando claro..
PD: Traten de ver el primer gol que recibe ayer el Bolton a disparo de Gerrard y pregúntense una y otra vez como no fuimos capaces de hacerle un gol a ese señor en 180 minutos. Con las ganas que tenía yo de conocer Lisboa..

ISMAEL dijo...

D. Carlos, a mi me parece que Simao fué muy importante en el partido del sábado. Estuvo motivado (imagino que por su pasado Blaugrana), y tácticamente es un jugador que hace mucho trabajo, aguanta el balón y permite el despliege del equipo, además de no regalarlo tontamente, centrar con sentido etc...
Me pareció un buen partido, el suyo.
Por eso preguntaba si estaban de acuerdo (en clave desafiante, eso sí). Claro que, si a Usted le molesta que debatamos un poco tras su Crónica, pués nada, nos callamos todos y en paz...
A Usted no le vamos a silbar, hombre, bajo ningún concepto, que Usted suda la camiseta, echa el balón fuera y todo eso... (yo ya me he perdido en lo que se debe hacer con el balón, los pepinos granados, los canteranos, y el portero rival...).

Hele Atlética dijo...

Es difícil saber si el jugador se ha tirado o está lesionado. La verdad es que da pena ver como luego se levantan, habiendo arañado dos minutos y salen corriendo como si nada. El día del Bilbao fue desesperante y contra el Murcia, también.

Carlos Fuentes dijo...

yo no echaría el balón fuera nunca, porque parto de la base de que nunca me tiraría ni dejaría que un jugador de mi equipo se tirase. Ahora me preguntarán que si quedando treinta segundos para ganar la copa de europa no hubiera preferido que Gárate se tirase en ese corner, y le digo que no lo sé.
Simao bien, como últimamente. Simao es importante y lo venimos diciendo en los últimos partidos, sobre todo cuando no está.
A mi me gusta que debatan tras la crónica, claro, pero si el debate se centra en lo que no he dicho, no sé, me agota

Carlos Fuentes dijo...

por cierto, de acuerdo con Fernández. El gol de Gerrard es un ejemplo único en la historia del fútbol, creo, en línea con el mejor Toni.
Maxi, creo yo, se vino arriba tras el gol. En el segundo tiempo ayudó lo indecible a Valera en su banda. Ver la agresividad con la que defendían los dos y cómo se ayudaban constantemente fue algo estupendo y, por poco visto, muy ilustrativo de cómo jugar en defensa, cómo descentrar al rival y cómo sacar el 100% de las virtudes de ambos. Me alegra especialmente como a alguno más por aqui que el gol lo metiera Maxi, siempre es una alegría que los jugadores buenos y comprometidos tengan recompensa y se sientan bien

Jesús dijo...

Ya está bien de meterse con el Maestro, que los Pimpinela me lo tienen frito. ¡Voto a Bríos!

MJ Navarro dijo...

Fernández: le estaba esperando. Recuerdos de Maxi, rey.
Y perdone que le diga, D. Malote, pero al dueño le agota que Vd se centre en lo que no ha dicho. Yo soy agotadora sin necesidad de debatir, oiga.

ISMAEL dijo...

Pues escriba más crónicas, hombre, y así lo deja todo dicho.
En resumen: Le vamos a buscar la vuelta, siempre. Somos así de encantadores.

Jesús dijo...

Esto ya parece un juego de rol. Sólo falta Abantos.

Carlos Fuentes dijo...

Abantos es otro cantar, que al parecer si te da un guantazo te quita las dioptrías. Con ese menos tontunas

MJ Navarro dijo...

Lo que tiene que escribir es más largo, más extenso, y así no se dejaría ningún detalle.
Yo lo que deseo, ojo, es que estas cosas no se pasen nunca a papel, por el bien de los bosques canadienses, oiga.

Carlos Fuentes dijo...

qué avatar tan bien puesto, oiga

MJ Navarro dijo...

Envidioso, oiga

Sergio Medina dijo...

Señoir Jesús, grandísimo lo de los Pimpinela, me estoy tronchando en la silla.

ISMAEL dijo...

¿En la silla eléctrica...?
Brrrr

MJ Navarro dijo...

¿La de garrote vil, quizá? Grrr, oiga

Sergio Medina dijo...

En la de mi despacho, que par alguna gente puede ser como la eléctrica, pero como yo piso poco por aquí no jejeje.

Billie dijo...

¿de la puerta 0?

abantos1903 dijo...

Abantos les sigue de cerca, y les disfruta, sobretodo al maestro de las crónicas, aunque se deje cosas en el tintero y le sobren apuntadores.
Como disfrutamos, me cagüen riau!!!
1. Nunca tirar la bola fuera, en principio, es algo de caballeros y los que se tiran no lo son.
2. Mucho me alegro por Maxi: ha estado mal últimamente, sin duda, pero a este nunca le pitaría, ni aunque vistiera otra camiseta.
3. Estoy con Don Jesús, es de vikingos pitar a un jugador del atleti, y menos con un 4-1, a parte de contraproducente, salvo las excepciones que confirman la regla, como Juan antoñito el trilero fulero.
4. Simao cada día me gusta más, como jugador, se entiende: esta en el grupo de los intocables: Kun, Forlán, Maxi, Raul.. y Valera estuvo grande, a ver si llega para quedarse.
4. Que Don Jesús exponga de una vez las virtudes del mexicano, que Dios guarde mucho tiempo...yo tras dos años, sigo sin verlas en el campo. (que conste que fuera de él me gusta hasta de cuñado, por parte de hermana...)

Forza atleti y Kun, kun, kun...

Sergio Medina dijo...

Como que es de vikingos pitar a un jugador, pero que gilipollez es esa. Cuando el Atleti era un equipo como Dios manda en el Metropolitano y en el Calderón se pitaba a todo el que no daba la talla, pero como nos hemos creído tanto lo de que hay que animar. Lo de pitar a los malos es de ser una afición consecuente con la grandeza de un club. De vikingos es otra cosa, no pitar y exigir que eso es de gente cabal.

yo_menendez@hotmail.com dijo...

yo estoy de acuerdo, y sobre todo teniendo en cuenta que los pitos fueron a cleber y al salir al campo, durante el tiempo que jugo no recibio pitos (aunque los mereciese). Como expresamos sino que no nos gustan estas medianias?

abantos1903 dijo...

Dejémoslo en que con un 4-1 y tras una remontada así no era lo más adecuado ponerse a pitar a un tipo que viste la camiseta del atleti al salir al terreno de juego. Un tipo, por otra parte, que es una medianía, si, pero que no ha faltado al respeto a la camiseta ni mucho menos (caso de Cleber, el otro es harina de otro costal y viene de donde viene..)
Vamos, que pienso que se justifica pitar a un señor del atleti las menos de las veces, las excepciones, en casos de flagrante falta de respeto a la camiseta por parte del interfecto, y normalmente tras la comisión de la falta, es decir, al salir del campo, no al entrar en él.
Cuando no nos gustan las medianías con la camiseta del atleti, habría que pitar al mister, al DT o al ausente Consejero Delegado que las han fichado...

Antonio dijo...

Pitar a cleber en ese momento me pareció fatal.

Y ¿Cómo expresamos sino que no nos gustan estas medianías?

Gritando al unísono, "Cerezo cabrón fuera del calderón", tan alto o más que cuando gritamos aquello de "Guti maricón", si todos los partidos gritáramos contra el palco y sintieran nuestra desaprobación, a lo mejor no se irían, pero tarde o temprano cambiarían de parecer.

Jesús dijo...

Menos mal que Abantos está esta vez de mi parte, porque ya me veía refugiándome en la mansión de los Pimpinela para evitar su ira serrana...

Sergio Medina dijo...

A todos los malos hay que pitarles estén en el césped o en el palco. A todos, falten el respeto o se besen el escudo.

Los vikingos serán lo que sean pero tienen 9 Copas de Europa asi que de ganar deben saber un poquito y allí se pita hasta a Zidane o Ronaldo y no pasa nada que aquí parece que nuestros jugadores son muy sensibles y no se les puede ni silbar.

Jesús dijo...

Que no Sergio, que no. Si tanto te gusta ese espíritu ganador de los vikingos, ya sabes. Estás tergiversando lo que he dicho. Te lo repito: para mi pitar a un jugador del Atleti (que será mejor o peor pero siempre ha mostrado una buena actitud) antes de saltar al campo en el Vicente Calderón es tirar piedras contra nuestro propio tejado, es lo que ha hecho toda la vida la afición del Real Madrid: véase Martín Vázquez o Guti como ejemplos notorios recientes. Para mi pitar a un jugador a los cinco minutos de partido porque da mal un pase en corto y perseguirle desde la grada todo el partido no es de atléticos y lo único que conseguirás con eso es que el jugador se convierta en un flan y falle todo. Que soy consciente de la frustración de la afición, que también es mi frustración, pero, para mi, ese no es el camino, por mucho que Cleber sea un jugador del montón. Y a ver si nos enteramos de una puñetera vez: el Cobarde y el Pelucas no se van a ir por mucho que pitemos (mucho menos si pitamos al Pelucas, que no ha tomado ni una sola decisión -ni una- en este club en los últimos ocho años). Desgraciadamente son los dueños de nuestro club y se irán cuando hayan trincado lo que esperan trincar con la venta del estadio, cuando 40 mil personas no renueven su abono o cuando venga un millonario loco y les ofrezca unas plusvalías aceptables. En fin, es mi opinión.

ISMAEL dijo...

Que si, que si, D. Sergio, que hay que silbar y protestar lo que no nos gusta, que lo demás son tonterías...
Claro que, siempre podemos quedarnos instalados en ese estereotipo de "la mejor afición, la que siempre anima, pase lo que pase, la que lo acepta todo con fidelidad, etc".
Lo dicho, tonterías.
A silbar, oigan, a silbar a los pelanas...

Sergio Medina dijo...

Yo voy a silbar a los malos, como he hecho siempre y a todo el que me llame vikingo en el campo, que ya me ha pasado, al igual que por criticar a la directiva, pues le diré tres cositas, que Cleber no va a jugar peor porque se le silbe, porque peor es imposible, lo mismo los silbidos le incentivan para intentar agradar. Repito que nuestros jugadores no pueden ser tan sensibles, que ganan mucho dinero y como mínimo se tienen que partir el pecho.

Además, según tu teoría mejor pitar cuando vamos ganando que si vamos perdiendo le necesitamos para remontar y mira que si le da por irse al corner a sollozar por los pitos.

La unica forma de que se vayan Miguel Ángel y Cerezo es el acoso de la afición y cuando digo la única es que es la única y hasta aquí puedo leer, porque te digo que a estos viene Bill Gates a llamarles a la puerta y ni le abren y te lo digo con pleno conocimiento de lo que digo.

Sergio Medina dijo...

Se me olvidaba, no hace falta acudir a los vikingos porque cuando el Atleti era un club de fútbol y ganaba títulos y no era una promotora inmobiliaria como ahora. Las pitadas, el lanzamiento de almohadillas y los recibimientos hostiles al equipo eran constantes cada vez que se hacía mal y esa gente que iba al Metropolitano y a los primeros años del Calderón sabía bastante más de ganar que nosotros. Además sabían de que equipo eran aficionados y exigian juego y gestión acorde a esa grandeza. Y salvo que contratemos francotiradores, la única forma de mostrar nuestra disconformidad es silbando.

Jesús dijo...

En fin, discrepamos, Sergio. Ojalá tengas razón y pitando a Cerezo consigamos que se vayan; yo creo que lo único que conseguimos es que el Cobarde se parta el pecho de risa...

Sergio Medina dijo...

Eso si que es duro, como se rie de nosotros. Un abrazo

Jesús dijo...

¡¡¡Tooooooma!!!

Eduardo Fernandez dijo...

Grazie Roma! Y en turco no se como se dice, pero gracias Mateja!

Carlos Fuentes dijo...

por no hablar de El Hombre Que No Sabía Definir ...

Jesús dijo...

Como son ustedes de mal pensados, yo gritaba el tercer chicharrazo de La Máquina ante el West Ham... Pero lo celebro todo, igualmente...

MJ Navarro dijo...

non
ho l´etat
per amartiiiiiiiiiiiii

(he dejado Pimpinella. Llámenme Gigliola)

VITO dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
VITO dijo...

...non ho l'età per uscire (de la champions) sola con te...

elhacha dijo...

Hola a todos. Os informo que ya está disponible la última entrega del subjetivo y tendenciosoRánking Blogs Fútbol Febrero 2008. Un abrazo.

MJ Navarro dijo...

D. Vito, lo estoy viendo: Albano y Romina Power.

Carlos Fuentes dijo...

en este blog somos de Celentano y Carosone, así que si nos pasamos a la canción italiana háganme el favor de mantener las formas

VITO dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
VITO dijo...

Doña MJ, todavia seguía yo agarrándome al tema de Gigliola...nunca me atreveria con Albano y Romina (pero de niño asistí a un concierto suyo...bellísima pero sin voz).

PD

Carosone es un crack; Celentano se nos fue (a mi tio y a mi) en los setenta...una pena

MJ Navarro dijo...

Semplici e un po' banaliiii
Io direi quasi prevedibili e sempre ugualiiiiii

(Con Mina, ojo)

Billie dijo...

El público es soberano, eso para empezar. En el Nou Camp, si el Barça no gana se increpa al equipo en el campo y durante toda la semana y ¡ojo! funciona. Los jugadores culés saben que en el Camp Nou tienen que dejarse la vida o dejar el club... y a mi eso me produce envidia. Los jugadores del Atleti, petardo tras petardo en el Calderón, no luchan ni la mitad que en otros campos, pierden y se van de rositas. Eso es penoso.

VITO dijo...

es que Mina y Paolo Conte (también) han salvado a Celentano varias veces

MJ Navarro dijo...

é vero
ma
se non é vero, é ben trovato

http://es.youtube.com/watch?v=haPoYrTIhnU

abantos1903 dijo...

Qué grande, Niño, qué orgullo haberte visto empezar, qué honor que seas de los nuestros, cuántas bocas vikingas estas cerrando en este país!!! Y además, qué golazos, el primero y el tercero un lujazo, como siempre, que metes unos golazos de aúpa, y eso también cuenta, igualitos que el de los números deslumbrantes del otro equipo grande de la capital, vaya.
Y viva la Roma!!
...por sus cafés, por la pasta al dente, por el derecho romano, por los clásicos, por sus aportes a la civilización occidental y a la ingeniería civil, no se vaya usted a creer, con lo fino que soy yo, porqué me habría de alegrar si no, que yo tiro más por la Lazio, de toda la vida...

VITO dijo...

eso es !...puestos a matizar, me gusta mas la letra en italiano en este punto:

Azzurro,
il pomeriggio è troppo azzurro
e lungo per me.
Mi accorgo
di non avere più risorse,
senza di te,

http://es.youtube.com/watch?v=33DJ6S0o7x0

abantos1903 dijo...

Por cierto, que hay que hacer para que el autor le elimine una entrada, oiga, me me voy a poner celoso..

MJ Navarro dijo...

Oh, meravigliose!

(Sr.Abantos: Make yourself. Escriba algo y elimínelo después. Se queda uno en la gloria, oiga)