viernes, 30 de abril de 2010

Crónica de un gol que pareció ser de Forlán

Hay días en los que casi todo da más o menos igual, salvo lo que realmente importa.
__

Llegaron a la oficina un poco más tarde de lo habitual y con bastante mala cara, pero daba igual. Algunos lucían ojeras malva, otros voz cazallera, casi todos cara de haber dormido poco y mal, pero daba igual. Llegaban a la oficina así, sin ganas pero con ganas, una cosa rara difícil de explicar, pocas ganas de levantarse, pocas ganas de trabajar pero ganas de ver a los buenos compañeros y un poco también de ver a los malos. A algunos les recibieron entre aplausos con todo el departamento financiero puesto en pie flameando post-its de colores, a otros con formales enhorabuenas y felicidades y habrás disfrutado, ¿no?, a algunos les reservaron las mejores grapadoras y calculadoras solares para ellos solitos y a otros les recibieron con ese desdén disimulado que denota rabia y cierta envidia, pero daba lo mismo. Algunos no llevaron más que media sonrisilla y otros llevaron churros y magdalenas y hasta tartas rojiblancas, hombre, qué celebramos hoy, ay, Martínez, si no lo sabes mejor ni preguntes, Martínez, hombre.

La mañana discurrió igual al resto pero distinta al resto, porque casi nada importaba. Se grapaban las facturas con menos ganas y menos concentración, se atendían llamadas de amigos saliendo a la máquina de café y volviendo diez minutos más tarde con esa sonrisilla tonta que se le queda al que acaba de ver a un tipo simpático al que hacía tiempo que no veía por la calle. Daban igual los comentarios de lunes supuestamente ingeniosos del vigilante de la entrada y del ordenanza miope del ford escort azul, sencillamente porque no había comentarios hoy, faltaría más. Se leyeron todos los periódicos de la oficina de cabo a rabo a ojos de todos y sin disimular, sin pararse en las páginas serias de política y economía y sin tocar si quiera las páginas financieras color gazpacho que a diario se veían obligados a mirar en detalle para que los compañeros pensaran que les interesaban muchísimo. Pero ese día no, ese día era distinto, ese día no trabajaban con el mismo mimo. Ese día ordenaban facturas sin mucho interés, metían datos sin demasiada meticulosidad y les daba igual lo que les dijera el jefe. A ver, Vd, Quesada, esos informes, los quiero en mi despacho en una hora, decía el jefe. Sí, sí, decía Quesada, y acto seguido se levantaba delante de todo el mundo y se iba a tomarse el quinto café de la mañana sin disimular, porque todo le daba igual. Todo, o casi todo. Le daba igual cuadrar el balance, le daba igual encontrar el papel verde que todo el mundo necesita, no le apetecía ponerse farruco para reclamar una factura a un señor al que tampoco le apetecía hablar y que estaba además en la Puebla de Montalbán. Si veían un impreso arrugado no lo planchaban, si veían un clip doblado no lo cambiaban, si veían una factura para un cliente que se llamaba Domínguez le hacían un 40% de descuento así, por las buenas, sin importarle si cuadraba o no. Porque ese día nada importaba, salvo lo que importaba.

Tres meses más tarde saltarían las alarmas en la Agencia Tributaria. ¿Pero se puede saber qué pasó a final de Abril en todas estas empresas? No hay un balance que cuadre, no hay un impreso bien hecho, no hay un impuesto bien pagado. No puede ser un fallo informático, no puede ser un error matemático, esto tiene que ser un complot organizado, un ataque coordinado entre contables y financieros rebeldes, puestos de acuerdo el día 30 de abril para confundir y alterar a la autoridad. Ojo, un mensaje del Ministerio, alarma social, los contables no son los únicos. Lo mismo ha pasado en otros gremios, cuidado que parece que el ataque coordinado cuenta también con el apoyo de carteros, cerrajeros, callistas, topógrafos, neurocirujanos, traductores y trapecistas: nadie ha dado pie con bola el 30 de Abril, un importante sector de la población ha estado ausente todo ese día, sin hacer su trabajo, como ido, como atontado, con una sonrisilla rara. La ONU sospecha que pueda ser una pandemia puntual, el Cesid cree que es un caso de hipnosis selectiva, la OTAN sospecha de una infiltración masiva de espías enemigos.

El caso es que el 30 de Abril en Madrid casi nadie ha hecho nada que no fuera sonreír, y los que realmente saben de esto creen que el verdadero motivo es una general y monumental resaca.

Hemos vuelto, que tiemble el sistema (sobre todo, el financiero).
____

Podríamos hablar del partido, la verdad, podríamos. Podríamos hablar del sorprendente planteamiento táctico de Benítez, de los tres centrales y el centro del campo superpoblado, de la ausencia de Κυργιάκος, el deseado por nosotros, y de la curiosa posición de Aquilani, que tantos problemas causó a la defensa y a los medio centros del Atleti. Podríamos hablar de los tres minutos de vértigo con los que el Liverpool recibió al Atleti, del vendaval de remates y corners que se sucedieron tras el pitido inicial y de la providencial parada de De Gea que, de no haber existido, podría haber cambiado todo. Podríamos hablar de cómo se fue desperezando poco a poco el Atleti, de cómo tardó tiempo en dar tres pases seguidos, tragar saliva y darse cuenta de que debía empezar a jugar y no sólo a achicar balones y defenderse panza arriba. Podríamos hablar de cómo el gol de Aquilani cayó como un mazazo en el equipo cuando parecía que se empezaba a encontrar la senda, de cómo heló la sangre de la afición y secó las gargantas de los que, a esas alturas, creían que podrían tener por delante un partido plácido. Podríamos, pero no lo haremos.

Podríamos hablar de lo difícil que es ver bien el fútbol en televisión, de entender quién es quién y dónde está cuando se sigue el partido en una pantalla gigante. Podríamos hablar de la malísima realización de la televisión, de los irritantes planos de los entrenadores cuando los jugadores se disponían a tirar a puerta o de las inapropiadas aunque ecológicas imágenes de una urraca con la que nos obsequiaron durante un rato. También podríamos hablar de la imagen de la celebración de Torres en el primer gol del Liverpool y de cómo a todos se nos pasan por la cabeza los nombres y opiniones de ese vecino pesado y amargo que espera cualquier gesto del Niño para proclamar a los cuatro vientos ese anti-atleticismo y gusto por la traición que sólo él ve. Podríamos hablar de cuánto nos habría gustado estar en Anfield y ver en directo el partido y la celebración posterior, o de lo que nos gusta ver a tres mil de los nuestros animando sin parar. Podríamos hablar también de la envidia que le produce al que suscribe ver cómo hay estadios en los que Simão se puede caer de cabeza entre el público sin que nadie intente hacer nada distinto a ayudarle a que no se rompa la crisma, o en los que el público se sienta a tres metros de los jugadores y no hay ni amago de agresión, escupitajo o voz malsonante. Podríamos también hablar de la caballerosidad de algún aficionado del Liverpool dispuesto a cruzarse Madrid únicamente para tomarse una cerveza con la afición del Atleti y desearle suerte en la final, un ejemplo para todos. Podríamos, sí, pero no lo haremos.

Podríamos hablar de lo contentos que estamos por las buenas actuaciones de Perea en los últimos partidos importantes y por la recobrada autoridad de Antonio López en estos mismos partidos. Podríamos hablar, con la mano bajo la barbilla para recoger la abundante baba segregada, de Domínguez y su personalidad y su trabajo y sus galones y su concentración y su forma física y su hombría a la hora de enfrentarse a jugadores de más peso físico y deportivo que él. Podríamos hablar, una vez más, de la omnipresencia de Assunção y de su derroche físico o de cómo Simão parece ausente pero aparece de vez en cuando para hacer cosas con criterio. También podríamos hablar de Raúl García, de nuevo impreciso en algunos pases y decisiones pero enorme en el esfuerzo, generosísimo a la hora de enseñarse a los compañeros y vital en los últimos minutos del partido, cuando, tras pasar un valle físico, volvió a subir sus prestaciones convirtiéndose en uno de los nombres propios con mayúsculas de toda la Europa League disputada por el Atleti. Podríamos hablar de cómo Agüero no estuvo a la altura que esperábamos, sin duda por culpa de esa barbita nueva sobre la que tendría que actuar con contundencia la División de Barbería de la Guardia Civil, o de cómo Jurado tampoco estuvo al nivel que preveíamos, pero esta vez por lo contrario. Porque podríamos hablar de cómo la entrada de Jurado dio aire al equipo, le permitió tener el balón, echar unos metros atrás al rival y hacerle dudar de su propio sistema gracias a las arrancadas y la verticalidad de un jugador al que tantas veces hemos criticado y que ayer nos gustó. Podríamos, sí, pero no lo haremos.

Y no lo haremos porque sólo hablaremos de un gol. Del gol que aparentemente metió Forlán en el minuto 102 del partido, en el minuto 12 de la prórroga, 8 minutos después de que Benayoun nos diera un disgusto que nunca pensamos que alguien tan flacucho fuera capaz de darnos. Sólo hablaremos de cómo Reyes, a quien más de uno y más de mil habríamos querido tirar al pilón tras hacer de Don Tancredo frente a su par en el primer gol, se llevó por arriba un balón al que también llegaba Johnson, ahí es nada, todo un armario ropero. Hablaremos de cómo controló Reyes, como levantó la cabeza y como dio un toque sutil, un toque que pocos pueden dar, para dejarle el balón en buena, aunque difícil posición, a Forlán. Hablaremos de cómo Forlán, que había hecho un partido insulso hasta el momento, llegó desde atrás y remató a bote pronto y acomodando el cuerpo con más calidad de lo que parecía en un primer momento y metió con autoridad el balón hasta dentro de la portería, la única forma de marcar a un porterazo como Reina. Marcó Forlán y estallaron los bares y las casas y los parlamentos de varias repúblicas ex soviéticas, e incluso en medio de la explosión la afición más sagaz vio algo raro en las imágenes. Forlán remataba a gol pero no lo hacía normalmente, algo raro había en el gesto, daba la impresión de que no era un gesto limpio, natural.

Pasaron las repeticiones y se seguía viendo algo raro. Mejoraron los técnicos la resolución de la imagen y aún así no quedaba claro qué pasaba. Grabaron una cinta, la llevaron a un equipo más potente manejado por ingenieros con grandes gafas y pasaron la imagen marco a marco, fotograma por fotograma. Un tratamiento detallado de la imagen desveló el misterio: acomodó el cuerpo Forlán, golpeó el balón y éste entró en la portería, pero las imágenes dejaban claro que había algo más.

- Ahí hay algo
- Sí, pero ¿qué?
- Pues parece Adelardo

Tocó Forlán el balón y las imágenes mostraron que, para asegurarse de que entraba, detrás del pie de Forlán entraba, como un tren de mercancías, Adelardo Rodríguez Sánchez, el histórico jugador del Atleti que no pasa un buen momento. Nadie sabe de dónde salió ese hombre, nadie se lo esperaba, pero ahí estaba, no había duda, las imágenes son claras y nítidas. No es un truco, no es un montaje, no sabemos de dónde sale, decía un ingeniero con bata blanca y acento alemán, que hace más gracia. Pasadas a menor resolución se veía sin lugar a dudas que el balón entraba y que inmediatamente después entraba en la portería Adelardo. Y no sólo eso. A velocidad aún menor se distinguía perfectamente, tras Adelardo, el corpachón de Arteche que también entraba cargando, para asegurarse de que el gol era gol. A su lado, más fino pero igual de mortal, Gárate. Frotándose los ojos, los ingenieros consiguieron ralentizar aún más la imagen. Tras Adelardo, Arteche y Gárate entraban en tropel Escudero, Dirceu, Alemão, Luis Aragonés y Ayala. A su misma altura Futre, Mendonça, Peiró, Collar, Kiko, Pantic y la señora que tiró los zapatos a Álvarez Margüenda. A alguno de los científicos le pareció ver la silueta fantasmal de un tipo rubio y con pecas con porte arcangelical, si bien esto no fue tan nítido; más claro pareció que intentaba entrar tórpemente al remate Indy, pero las imágenes mostraban cómo le apartaba de un manotazo Simeone, que también entraba en plancha en la portería, a estas alturas convertida en una montonera de brazos, piernas y camisetas rojiblancas de todas las épocas.

Con el balón ya en el centro de la portería seguía entrando gente. Como si temieran que el balón pudiera escaparse, entraban atropellándose jugadores y aficionados, embistiendo como una manada de búfalos. A trompicones entró medio fondo Sur, la Peña Atlética Patones y el Frente de Liberación Panadero Díaz embistiendo con la barra de Casa Miguel, con grifo de cerveza y todo. Tras ellos, veintitrés señores con bigotito y abono en preferencia, el Alevín B en pleno, el Féminas con sus fisioterapeutas, Cecilio Alonso y la coral de la Catedral de Burgos, que estaba de paso. Entraron abriéndose paso a cabezazos Iñaki, Patacho, Fino, Pedro y Karen Quinlan, un montón de señores vestidos de indio, un grupo de abuelas con bufandas tejidas a mano, Mariano Pernía y los gemelos Pablo y Mario, aprovechando la confusión para inundar la portería con una regadera de plástico. Incluso cuando ya no había posibilidad física de que cupiera más gente en la portería, seguían llegando aficionados para evitar que se saliera el balón hasta que, como traca final, entró como un cañón la delantera en pleno del Rugby Atleti con la cabeza abajo y en perfecta formación de maul. Sólo entonces quedó claro al resto que ese partido no se escapaba.

En el instante siguiente, las imágenes son también claras; ahí no hay nadie. Nadie. Sólo Forlán corriendo y obligando a la afición a apuntarse al gimnasio, sólo los compañeros sonriendo de oreja a oreja, sólo la afición abrazándose y lanzando el puño al cielo.

Ni rastro de la multitud que un instante antes entraba furiosa en la portería de Anfield.

Ni rastro aunque todos, todos, sabemos que allí estuvieron.

71 comentarios:

jesuskun dijo...

Podría hablar de cómo me ha divertido(al principio) y emocionado(al final) su crónica, pero no lo haré.
Por cierto...si la lee Benitez posiblemente denuncie nuestra clasificación por alineación indebida, pero no creo que la UEFA...

Podría denunciar Benitez, pero no lo hará.

Qué contento es-tooooy !!!

cristian vieri dijo...

Es mi primera vez, aunque le leo hace meses. Sólo quería darle las gracias por hacerme llorar. Me ha sentado de maravilla. Será por la de años que hacía que el aleti no era el que nosotros mamamos, será por los recuerdos de otras noches gloriosas, por ausencias destacadas que lo habrán visto desde la mejor tribuna...Me da lo mismo, lo añoraba y su espléndida pluma me lo ha devuelto. Nos seguiremos leyendo. Un abrazo.

PabloRL dijo...

Hace mucho que leo su blog y nunca me he atrevido a comentar pero el post de hoy ha hecho saltar una espita. De la habitual clarividencia para analizar el juego que exibe siempre, del fino humor que destilan todas sus cronicas, de su análisis certero de los motivos que nos han llevado a los atleticos a tantos años de melancolía, no he creido nunca necesario hacer comentario alguno. Pero hoy ha hecho que me emocione. Que una lagrimita recorra mi mejilla. Estoy seguro que si repasa las imágenes también verá que entra en la portería un señor bajito con gafas de culo de vaso y el pelo negro peinado hacia atrás. Al menos yo lo he visto.

Pablo

carlos dijo...

Maravilloso!

Jose Ramón dijo...

¡Vaya final de crónica D. Carlos! ¡Vaya final le ha salido!
¡Lo ha bordado!
Por entrar, yo ví entrar al padre del portero de verde.
Pidiendo perdón, eso sí.
Pidiendo perdón pero entrando.

Jose Ramón dijo...

¿Solo un 40%?

Carlos Fuentes dijo...

ahora que lo dice, un poco roñosos sí que han estado
gracias de verdad a todos, o más bien enhorabuena

Constantino dijo...

Ayer estuve en Anfield, y os puedo asegurar, que tras el balón ibamos varios miles, que digo, millones de atléticos. Y aún estoy con la lágrima y la sonrisa tonta en el trabajo.

Vincent dijo...

Este es un momento de felicidad que pocos entienden, o hay mejor frase para un atletico que: "Hay razones del corazón que la razón no entiende" y solo los que compartimos esta pasión somos capaces de resistir, sufrir, ilusionarnos, y extasiarnos en un mismo momento, ser del atleti es como vivir en la montaña rusa, sufrimos pero gozamos, y nos encanta!!! Gracias familia atletica!!! Desde México un abrazo.

Javilón dijo...

Llevo un tiempo leyendo su particular estilo y no puedo dejar pasar la oportunidad de agradecerle la emoción que ha suscitado en mi su crónica.

Muchas gracias por hacernos sentir tan felices

Gárate dijo...

No sé si existe el Frente de Liberación Panadero Díaz pero si no existe me encargaré de fundarla y al menos que una pancarta del mismo figure en la grada. Y a ser posible en Hamburgo.

Es bárbaro el nombre.

Carlos Fuentes dijo...

naturalmente que existe, tiene sede en Bruselas

Gárate dijo...

Pues no los conozco pero lo de la pancarta para Hamburgo está en marcha que además en Bruselas nos deben una Copa aunque en Hamburgo ganaremos un Paraguero.

Pereira dijo...

Emocionado me tiene D. Dueño, solo puedo darle las gracias por escribir con tanto sentimiento.
Yo también creí ver a un señor calvo por alli.

Manchego Curado dijo...

Yo ví a Alfredo Landa, y esta mañana me lo ha confirmado el mismo.

Balbino Ruiz dijo...

Me sumo a la lista de atléticos agradecidos por su crónica, porque a mí también me ha puesto la carne de gallina.

Le leo desde hace menos de un mes y ha sido una especie de revelación. Gracias a su blog vuelvo a sentirme orgulloso de ser del atleti, incluso después del día del Xerez.

Y, por supuesto, me adhiero al FLPD.

Fran Omega dijo...

¡Y mira que era difícil mejorar el momento del gol de Forlán!.

Jesús dijo...

Yo, no sé por qué, me pasé todo el partido mirando al entrenador local y preguntándole qué tenía de tapa. Qué mal sirve las cañas el hombre ese...

¡¡¡¡Forza Atleeeeeti!!!!

Dr. Caligari dijo...

DonJeeeeeeeeeeee!

Vicente dijo...

Pues que quieren que les diga no les voy a decir que me esperaba una crónica como esta, pero después del partido de ayer, ¡no esperaba menos!.
Es Vd. magnifico D. Carlos y parece increíble pero cada crónica se supera, gracias.

Javier Moya García dijo...

Una crónica a la altura del momento. No hay adjetivos... Gracias.

blas04 dijo...

D. CARLOS, con mayúscula, soy un fiel seguidor de sus crónicas, pero esta me ha parecido, simplemente, Sublime. He terminado llorando como un niño, no se puede describir en tan poco espacio un sentimiento como el nuestro. Esta final se la dedico, si yo también puedo yo también soy de los que entraban en esa portería desde Palencia, a mi padre fallecido hace 8 años y a mi madre que se encuentra en una residencia en estado vegetativo, con ellos vi en el fondo norte el último doblete y me hubiera gustado que pudieran disfrutar de esto que todos los atléticos nos merecíamos hace ya mucho tiempo. Nos vemos en Hamburgo y en Barcelona, yo estaré allí para animar y si hace falta volver a entrar con todos ellos dentro de la portería.

Para todos los que se han alegrado de esta hazaña.

Carlos Fuentes dijo...

pero bueno cuánta gente nueva, qué alegría
a ver, saquen patatas fritas, tortilla cortada en cuadraditos, cerveza fría, que no falte de nada a todos los recien llegados!
y opinen Vds más, hagan el favor, oigan

JAVIER dijo...

Es mi primera entrada, y la hago con la lagrimita en los ojos. Ay Señor...Yo también estuve empujando el balón, aunque mi mujer dice que lo único que hice fue saltar del sillón (cosas de la bilocación, supongo). Estuve en el Calderón (soy de Jaén), en la ida contra el Liverpool, y, efectivamente, es el estadio más bonito del mundo. Don Carlos, después de cada partido espero ávido sus crónicas, y también los comentarios que suscitan. Un abrazo.

D.Cunepe dijo...

Donje de tapa ponía Olivas (cuñao).
Para el amigo Gárate FLPD

TXEMA dijo...

Enhorabuena D. Carlos, por la vitoria, por la crónica y por la cada vez mejor prensa que vd tiene. Va a tener que hacer obras para ampliar el chiringuito.
De la crónica, un par de apuntes: Quesada no ha podido dar el informe que le pedía el Jefe ya que estaba en Anfield, no se si entrando a rematar, pero en Anfield estaba seguro.
Quien entró seguro a rematar fueron los miembros de la Peña Numantina Unipersonal de la Frontera.
Un fuerte abrazo

Vicente dijo...

Al releer la crónica he visto su comentario sobre Adelardo de lo que no me había percatado y al que deseo lo mejor. Precisamente hoy habia visto en las fotos de Marca a Arteche y parecía muy recuperado.
¡Un fuerte abrazo a todos los atléticos que estén pasando una mala racha!.

Borcam dijo...

Hola,

También mi primer post. Me chirriaba que ayer el aleti no “saltó al campo” (sic) (por cierto, las manías de los jugadores al saltar al campo parecen tomadas de las señas de los entrenadores de beisbol). Muy buen artículo, parece Ud. (aquí le tratan de Ud. cual tertuliano copero, así que seguiré el tratamiento) un wodehosiano aldecoizado y simenonista. Brillante. Mucho. De verdad.

Tres comentarios:

i) A la altura de Bretaña, una de las azafatas preguntó por un tal Pablo Marmol.
ii) Uno, que hace de abogado, pasaba hoy un juicio a las 13.30 que ha debido ser aplazado con la sonrisa cómplice del Juez porque se dejó la voz en Anfield.
iii) La obra de teatro de ayer no se puede superar. Inicio (viaje de 4 colegas / uno de ellos ciervo-pero-que-quería-ver-la-mística-de-Anfield/ hay que joderse/ cervezas/musete/lluvia/fish (¿?) and chips), nudo (Anfield/ Torres/amiguete ciervo atendido por First Aid por problemas-de-corazón-no-acostumbrado/ Tranquimacines a cascoporro / goles / whodunit, cuyo argumento es invariablemente escrito por Jurado y/o Perea / gol de Forlán). Desenlace: lo más sorprendente. Se llegó a un punto, al menos con la gente de alrededor en que el resultado era lo de menos, tampoco lo era que se animara hasta silenciar Anfield y tampoco que se pasara. Lo importante es que por un puto partido pareció que volvía el Aleti de nuestra infancia para nunca marcharse. Coda.- el que suscribe no va a Hamburgo porque la sensación con el Gol de Forlán no veo como podrá superarse allí.

Lo dicho, gracias de nuevo.

Airos dijo...

Muchas gracias por un texto excepcional. Iba usted citando nombres y mi cabeza volaba. Iban los fantasmas cruzando la imagen y me estremecía.
No recuerdo haber tenido nunca un día tan raro como hoy. Rarísimo. Y encima va a acabar con estas lágrimas. Es que esta gilipollez del fútbol parece una tontería, pero qué va, ni mucho menos. Parece que no hemos aprendido nada, ni lo vamos a aprender. Es maravilloso.
Gracias otra vez por el texto y felicidades a todos.

felipe dijo...

Emocionante el final de tu crónica, y desternillante el principio.
El pendrive con tus escritos de los últimos años lo conservaré y de vez en cuando leeré uno de éllos al azar para seguir aprendiendo atleticismo. Mejor colchonerismo.

Dr. Caligari dijo...

Uy!

Rafa dijo...

Para dar la bienvenida a los nuevos y recordar la resaca de algunos

http://www.youtube.com/watch?v=Jr84Sxcg-E4

La gallina en piel !!

Carlos Fuentes dijo...

creo que sé quien lo ha grabado (por la huella dactilar)
D. Felipe, si algún día terminamos el libro de marras cuente Vd con uno (quizás a final de esta temporada sería un buen momento)

Conil dijo...

Yo también he soltado una lagrimita. Sobrebia y emocionante su crónica. Olvidó usted a Pereira y a Leivinha. Pero estaban allí. Yo los vi.

Gonzalo dijo...

Me quito el sombrero una vez más con usted por habernos tocado eso que llaman "la fibra sensible". Yo no necesito recurrir a esos periódicos y prensa que nos maltrata en las malas y nos ningunea en las buenas porque, desde que encontré este rinconcito, las penas son menos penas, y las alegrías son mucho más dulces. Es un placer leer a gente a la que no conoces de nada y pensar que por un instante como el que describe usted en la crónica, todas esas personas sintieron y se emocionaron de la misma forma que uno.
Yo tuve que bajar a Madrid después del partido y me emocioné con los sonidos de claxon de los coches, la gente con medio cuerpo fuera de los mismos, con sus bufandas, sus camisetas, etc. No hemos ganado nada aún pero pensar en ello me provoca una sonrisa como la que usted describe.
Mando un abrazo cibernético a todos mis hermanos atléticos.

Paquito dijo...

Convocatoria

_1 Asenjo
43 De Gea

_2 Valera
_3 A López
_5 Tiago
_6 Camacho
_7 Forlán
_8 Raúl García
_9 Jurado
10 Agüero
12 Assunção
14 Salvio
16 Juanito
18 Domínguez
19 Reyes
20 Simão
21 Perea
24 Cabrera
58 Ibrahima

Vicente dijo...

Parece que rotamos (giramos) 360º ¿no?.

Carlos Fuentes dijo...

Los servicios de idiocia de El Rojo y El Blanco han interceptado un mensaje encriptado enviado el viernes por la mañana desde el cuartel general del FLPD, sito en algún remoto lugar no identificado de la selva tropical guatemalteca, que dice lo siguiente:


"Estimados Compañeros en la Causa:

Yo por mi parte puedo confirmar que ayer, poco antes de la medianoche, se produjo algún extraño fenómeno para-físico en cuya virtud la tropa del Frente de Liberación Panadero Díaz se vio proyectada en bloque sobre el terreno de Anfield Road. Fue sólo una una fracción de segundo, pero es difícil imaginar un momento de mayor intensidad.

Todo el FLPD estaba allí, pero ciertamente no fuimos los únicos. Había una auténtica muchedumbre, entre la que me pareció reconocer algunos personajes no mencionados en el blog. Mis recuerdos son un tanto borrosos, pero juraría haber visto al propio Panadero, a Griffa, a Becerra (qué coño pintaría allí después de tantos años al otro lado!) y a nuestro gran ideólogo, el mismísimo Subcomandante Fuentes. También distinguí a alguien vestido de traje de luces. Yo diría que se trataba de José Tomás.

De regreso, aproveché la circunstancia de que el continuo espacio-tiempo se había ido al carajo para revisitar algunos momentos y lugares de esos que han marcado emocionalmente a todo atlético de pro. Empezando - masoquismo obliga - por el estadio de Heysel la noche aquella en la que pudo cambiar el curso de la historia - aunque al final la historia volviera a su curso. Después, para dar gusto al cuerpo, hice una pasada rápida por los escenarios de nuestras últimas victorias en finales a partido único: la Romareda (ya sabeis, el cabezazo de Pantic el año del doblete) y el Bernabeu (victoria ante los vikingos en su propio campo).

No me dió tiempo a más. Habría querido transportarme a Hamburgo y a Barcelona para desvelar lo que el fururo inmediato nos reserva. Pero no pudo ser. Las coordenadas espacio-temporales se reubicaron y me encontré otra vez sentado delante del televisor en Casa Miguel. De todos modos, qué más da. Dentro de unos días estaré allí - aunque utilizando medios de transporte más convencionales.

Por cierto: PEREA RENOVACION YA.

Fdo: Subcomandante García"

Manchego Curado dijo...

Les dejo este enlace, radio pura, del momento.

http://www.youtube.com/watch?v=YHALkHNnUDc&feature=player_embedded#!

Por cierto, mañana mismo me paso por Ferretería Ortíz.

Dr. Caligari dijo...

Viva el Subcomandante Fuentes y la SubFerretería Ortíz!

Dr. Caligari dijo...

Bien Quique dando descanso a Juanito, Ibra, Asenjo, Pablo y Pernía. Era muy importante que el Kun jugara por lo menos ochenta minutos, los tres puntos han sidos fundamentales.

jesuskun dijo...

Atraco a las cinco.

Jesús dijo...

¿Quién entiende a QSF?

Jose Ramón dijo...

No se entiende, no.

Jesús dijo...

Por cierto, con el de hoy son 16 partidos perdidos en Liga, 12 de ellos fuera de casa. Lejos del Calderón hemos sumado 10 puntos, sólo el Tenerife ha sumado menos. Nos superan, incluso, Valladolid y Jerez...
Buenas noches.

Jose Ramón dijo...

¿Que es esto de la Liga?
¿En la Liga también hay final?

Fran Omega dijo...

Ayer observé cierta sobreactuación: en ese árbitro, tan empeñado siempre en convertir su segundo apellido en calificativo; pero también en nuestros jugadores.

Al primero se le va la mano. Normalmente, habría sido propio de él pitar uno de los dos no-penaltys; pero pitando ambos, y anulando el gol del Kun, pienso que se excede aprovechando las circunstancias.

En cuanto a nuestros chicos, deberían haber protestado algo, ¿no?. Disimular un poco y tal.

(Con todo, nuestro 47% de posesión, no es que deje en demasiado buen lugar a ese equipo de la ciudad donde juega el Betis).

Dr. Caligari dijo...

Hacía mucho calor ayer.

jesuskun dijo...

En Sevilla lo que hace es "musha caló", lo cual excede ya el grado calorífico habitual del continente y podría servir de excusa.

No obstante, como apunta Don Fran, no se acaloraron musho los nuestros, no.

Manchego Curado dijo...

Y además era el día de la Madre y con eso está dicho todo

Carlos Fuentes dijo...

ya decía yo que se notaba a Jurado ñoño

Dr. Caligari dijo...

Cuándo es el día de la Altura?

Manchego Curado dijo...

Lo prohibieron en honor a Sabas

Jesús dijo...

Jurado y ñoño en la misma frase es pleonasmo, proclamo.

Dr. Caligari dijo...

Dónde juega Pleonasmo ese, en Brasil?

Dr. Caligari dijo...

Aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid (uy!) me declaro hincha del Grêmio Prudente:
http://pt.wikipedia.org/wiki/Grêmio_Prudente_Futebol_Ltda.

jesuskun dijo...

¿Presidente y prudente es pleonasmo o todo lo contrario?

Jesús dijo...

Suele ser todo lo contrario. En casos extremos estentóreo (pero muerto).

Carlos Fuentes dijo...

no sé cómo puede decir eso, D. Vito, sabiendo que aquí somos todos del Atlético Rentistas

jesuskun dijo...

Eso nos gustaría, a parte de ser atléticos poder vivir de las rentas...

Dr. Caligari dijo...

Marca.com, Cerezo: "Somos el equipo del año en España"

Jesús dijo...

Mire, DonJeK, con que agudeza ilustra don Vito lo que decíamos hace un rato...

Vicente dijo...

¿Y yo que creo que el ostentoreo no la palmó?

Dr. Caligari dijo...

Sigue en vida junto con Elvis?

Jesús dijo...

O con la hija de Albano?

jesuskun dijo...

Hay una canción de Calamaro sobre eso ¿no?
Respecto al presidente por prescripción(que no facultativa)y abundando en el artículo que tan agudamente ha traído a colación Don Vito, me ha parecido entenderle que este año muchos niños se harán del Atleti...

Simon dijo...

D. Carlos:
Como otros que han escrito en este post, llevo años leyendo sus artículos, pero nunca me he atrevido a comentarlos "porque yo siempre he sido de ciencias puras" y ante tanto talento no he querido emborronar...
Pero hoy le escribo porque me ha emocionado realmente. Muchas gracias, nada mas (y nada menos).
Por cierto, desde Qatar, a 8.500 km. de distancia también empujé un poquito ese balón...

Carlos Fuentes dijo...

así que era Vd el de Qatar? ya me dijeron algunos de la melé de la portería que había aparecido alguno de allí ...
gracias y escriba más, hombre!

Paul Marble dijo...

¿Apareció el tal Pablo Mármol sobre Bretaña para conquistar a la azafata con su inigualable encanto?

Manchego Curado dijo...

No. Una señora admiradora del metal checo le pilló del pescuezo y le llevó con los mellis acuáticos

Paul Marble dijo...

Vamos, todo un bragas el tipo.