lunes, 26 de mayo de 2014

48 horas (Crónica cavernaria para Bambino y Bravido)

Pasadas 48 horas del batacazo, del disgusto, del sofocón, pasadas 48 horas desde el momento en el que uno intenta no pensar desde hace 48 horas, pasadas 48 horas del instante que uno recuerda y aún no cree, cuerpo y mente empiezan a metabolizar lo vivido, a relativizar los sentido, a poner en perspectiva el significado de todo. A respirar, vaya.



Desde 48 horas antes del momento, en Lisboa, el Atleti entero – ancianos, mujeres y niños por delante - vivió un momento de esos que uno nunca cree que va a vivir por demasiado rebuscado, por demasiado retorcido, por demasiado cruel. Horas antes de ese instante la gente del Atleti iba feliz hacia Lisboa, confiada en vivir un día bonito que podría acabar en victoria o en derrota pero no en guión de tragedia trágica, de drama dramático, de calamidad plusquamcruel. La afición, feliz por haber sido campeona de liga ni más ni menos unos pocos días antes, iba hacia Lisboa preparada para todo, principalmente para la derrota y también para la victoria, a sabiendas de que un nuevo título la convertiría en protagonista de quizás una de las gestas deportiva más grande de todos los tiempos, a sabiendas también de que una derrota no supondría más que un “uy” rozando el poste en la temporada más gloriosa que uno recuerda.

Desde la mañana del sábado Lisboa, que es chiquitita y preciosa, estaba llena de gente de ambos equipos, todos con sus camisetas, todos mezclados, todos tranquilos. Llamó la atención la ausencia de faltas de respeto, la buena onda general, la mezcla pacífica entre dos aficiones rivales hasta el tuétano que, quizás por obra de la paz que irradia Lisboa o bien porque la gente, harta del chirrido que producen los enfrentamientos comerciales de los tertulianos sobreactuados y faltones y las peleas cerriles de los grupos radicales, parecían mucho más preocupadas de no aguarle el viaje al contrario que de hacer valer su presencia a voces.

Quizás la clave del respeto general fue que en Lisboa esta vez los que estaban eran las gentes del fútbol, los que van todos los domingos a los dos estadios, los que conocen la línea fina que divide el fracaso del éxito y que por ello dan un valor al respeto que no dan los aficionados de boquilla y día señalaíto, esos que no van nunca al campo si no es invitado y con jamón, esos que se enteran de los resultados el lunes por la mañana y sonríen burlonamente cuando se descubren de que ganaron los suyos, esos de ganamos pero perdieron, esos que abusan de la buena educación de los que sí se significan públicamente, esos que no entienden nada ni lo entenderán nunca: los tocahuevos acomplejados, vaya, para qué vamos a andar con circunloquios.

En Lisboa unos y otros pasamos un día fantástico, dimos paseos por las cuestas, tomamos cerveza en las terrazas, comimos bacalao. Ni un solo incidente vio el que suscribe, ni una sola palabra fuera de tono, ni una sola falta de respeto. En Lisboa, ciudad balsámica, quedó patente la diferencia entre madridistas y vikingos; sí, lean bien, madridistas, la palabra que nunca antes se escribió en este blog, el nombre que nunca antes ha sido mencionado desde estas líneas, el apelativo prohibido. En las calles de Lisboa pasamos unas horas preciosas y tranquilas y eso hay que agradecerlo a las dos aficiones y a las ganas generales de no faltar al respeto. De la nuestra no dudábamos, a la rival se lo reconocemos y se lo agradecemos.
____

Tras 93 minutos de angustia y una puñalada que nunca olvidaremos, empezó a quedar claro que el partido no se ganaría. Quizás el rival mereció empatar antes, quizás mereció ganar en la prórroga como lo hizo, quizás el resultado fue demasiado abultado al final, quizás el fútbol es un deporte en el que la justicia no siempre impera pero parece que la injusticia impera más para unos que para otros. Quizás de haber ganado el partido el Atleti, el resultado hubiera sido injusto; quizás, de mirarse el total de las eliminatorias, el título lo merecía el Atleti más que nadie. Quizás.

Lo que sí es seguro es que el desenlace fue demasiado cruel como para ser digerido con facilidad, demasiado dramático como para no preguntarse quién decidió el guión. El gol en el descuento otra vez, como en el 74, llevando al equipo a jugar una prórroga cuando la mayoría de jugadores no podían casi correr, algunos cojos, otros acalambrados, fue un colofón demasiado dramático y teatral, desproporcionadamente duro, injustamente cruel. El dolor de la grada rota y agotada tras apabullar a la rival durante todo el partido sin dejar un momento de gritar, los gestos del entrenador pidiendo salir con la cabeza alta, la ovación de los periodistas al entrenador perdedor al entrar en la sala de prensa son gestos inolvidables que quizás no nos habría gustado vivir. Tampoco nos habría gustado vivir, claro está, la celebración patética del cuarto gol, uno de los momentos más ridículos del deporte universal, sin duda el episodio más tonto y lamentable que uno recuerda a su autor, y eso que tiene un curriculum envidiable, rico en disparates y tontunas.

La bofetada final vació de sentido cualquier análisis del partido. De nada sirvió comentar la desgracia de haber tenido que jugarse la liga en Barcelona unos días antes llegando así con el equipo al borde del agotamiento, ni el extraño caso de Diego Costa, su recuperación milagrosa gracias a conjuros equinos y sus nueve minutos de misterio en el campo. No valió de nada hacer cábalas sobre qué habría pasado si hubiéramos podido hacer los cambios de otra forma, sin tener que sacar a Adrián tan temprano, si ese corner se hubiera defendido con Costa, Raúl o Mario además de los que en ese momento jugaban, si el Atleti hubiera llegado con más gasolina a los minutos finales.  No  valió de nada comentar el nuevo gol de Godín, el buen partido de todos y el, de nuevo, partido gigante de Gabi, capitán de leyenda y orgullo del Calderón.

De nada sirvió, de nada. Como si fuera un guión elaborado por el más retorcido de los escritores retorcidos, el Atleti vio cómo, de nuevo, se le escapaba una copa de Europa cuando el partido acababa. Como en el 74, se perdió en el último momento lo que tanto costó conseguir y del mayor éxito posible se pasó a un dolor intenso que duró como mínimo 48 horas. 48 horas, eso sí, no más; pasado el dolor, volvió la leyenda.
____ 

Desde horas después del instante famoso, la Nación Colchonera se metió en el fondo de la cueva a lamerse las heridas. Sin esconder los colores  - eso nunca – los coches volvían de Lisboa con expresión grave y en silencio, con las bufandas atadas a los retrovisores pero los faros a medio cerrar en señal de disgusto grande, sin parar hasta Madrid. Y en Madrid el que más y el que menos hizo lo que pudo por aislarse de los medios y del ruido de la calle, por intentar no ya olvidar sino al menos no rememorar lo vivido hacía unas horas, por no rebozarse en la imagen de la celebración ajena, de la que pudo ser nuestra.

Quizás solo los más viejos del lugar, pero no los cuarentones, recordaban algo así. Algunos sí recordamos la vuelta desde Lyon con el cansancio de veinte horas de autobús y la cara de disgusto por haber sido barridos del campo por un equipazo ucranio. Muchos sí recordamos la cara de tontos que se nos quedó cuando Tamudo metió aquél golejo o cuando Mendieta metió ese golazo, pero recordamos inmediatamente las noches posteriores de alegría para asombro de los seguidores de los equipos que nos habían ganado, que no celebraban ni la mitad que nosotros. También aquel penalti fallado en Oviedo y la constatación de que lo hasta entonces nos resultaba impensable, el bajar a Segunda, acababa de ocurrir. Todo eso lo recordamos pero, curiosamente, no creemos haber sufrido en su momento el mismo dolor de lo de Lisboa.

Pero, ¿es esto cierto? ¿Fue menos grave bajar a Segunda que perder la Copa de Europa tras ganar la Liga? Si haber bajado y pasar dos años fuera de nuestro lugar natural acabó con el tiempo siendo asumido y hasta recordado con media sonrisa, ¿será distinto lo de Lisboa?

Pensando pensando, uno se da cuenta entonces de que todos esos pasajes que uno no deseó vivir son sin embargo recuerdos no tan desagradables pasados los años y forman parte del ADN del seguidor tanto como su Primera Comunión o el color de su pelo. Con el tiempo se han convertido en días de los que uno habla cuando se junta con el resto de la familia en sobremesas de rojo y blanco, igual que las supersticiones fallidas se convierten en motivos de risa general cuando se comparten con los correligionarios tras tres gintonics. En las tertulias atléticas es común hablar de las cicatrices producidas por cada fracaso y casi alardear de ellas, compartir con precisión dónde estaba cada uno cuando pasó el desastre, reírse a toro pasado de las ceremonias, de las supersticiones, de las palabras mágicas que recitábamos, sin éxito, esperando un gol de Rodax o algo aún más improbable.

Llegados este punto de somatización, 48 horas después la Nación Colchonera empieza a encontrarse mejor, más confiada, con más ganas de salir del agujero en el que se metió tras el partido. Harta de lamerse las heridas, la gente del Atleti va asomando poco a poco, riéndose por lo bajini de la estampa del celebrante del cuarto gol, riéndose ya con menos disimulo de la afición rival cantando “sí se puede”, deseosa de encontrarse un correligionario para ver si a él ya se le pasó también el disgusto, el sofocón, el berrinche.

Y entonces ve que sí, que poco a poco van saliendo de sus agujeros los compañeros de grada, algunos con buena cara, otros con cara de querer que otro se la alegre, unos ya muertos de risa. Y entonces es cuando uno se va viniendo arriba al ver que desde la cueva vecina sale un niño que insistió a su padre para ir con la camiseta del Atleti al cole el día que seguramente se iban a reír de él, y ve un torero que sale a Las Ventas del Espíritu Santo con un capote de paseo con el escudo del Atleti bordado, y ve en una ventana una bandera rojiblanca que alguien mantuvo a la vista de todos desde el sábado por la noche a pesar de los pesares. Y entonces nota cómo le vuelve a fluir la sangre y la alegría, el orgullo y el saber que hay algunas, pocas cosas que están por encima de las desgracias y una de esas pocas cosas es el Club Atlético de Madrid y su afición a la que, por suerte y por la gracia de Dios, uno pertenece.

Y entonces uno se da cuenta de que el tipo que salió de la cueva no es igual que aquél que entró hace 48 horas, sino que es un tipo mejor, más duro, más fuerte. Un tipo que luce dos cicatrices en plena cara, una del 74 y otra del 2014, dos, para que se vean bien y nadie dude de quién tiene delante ni por lo que pasó. Un tipo agotado pero con ganas de pelea, con ganas de reírse del que ganó y lo celebró haciendo el bobo, con ganas de decirle a todo el mundo Yo Soy del Atleti, del Atleti, del equipo hecho a base de grandes campeonatos y fechas marcadas a fuego donde más duele.

Y ve también saliendo de sus agujeros a los chavales más jóvenes que sufrieron en la última semana una inmersión intensiva en lo que es el Atleti. Y sonríe viendo a los que, acostumbrados a los éxitos de los últimos años, dudan ahora a la hora de enfrentarse al papelón de volver al colegio y sufrir unas cuantas horas. Y ve las dudas y les dice quizás no estéis hechos para esto, si es así es mejor que os salgáis ya, si no valéis no valéis, tampoco pasa nada.

Pero mira sobre todo a los que aprietan los dientes y saben lo que tienen que hacer, a los que al fin dan ese paso al frente que tanto nos costó dar también a nosotros aquel día tras un disgustazo y eso que ahora, tras los años, no nos suponga ningún problema. Y recuerda haber estado en la misma tesitura y también haber echado la pata p’alante, respirar hondo y terminar diciendo eso de hoy más que ayer, oiga, hoy más del Atleti que el oso del escudo.

Y viendo a los que sí dieron el paso, el tipo recién salido de la cueva sonríe más y les dice bienvenidos al Atleti. Bienvenidos, aquí está el único equipo que termina la mejor temporada de la historia con una tragedia griega, aquí está el Campeón de Liga al que se le quedó cara de póker, aquí está el equipo distinto, el equipo diferente, el equipo del que se es mucho o no se es, el equipo que no está hecho para todos y sobre todo no para los débiles de espíritu, el Atleti de Madrid. Bienvenidos al equipo de los que nunca dejan de animar, de los que suben cuestas interminables, de los que se ríen de sus desgracias con los amigos unos meses después de sufrirlas. Bienvenidos al Atleti, al equipo que homenajea a los que perdieron dándolo todo y menosprecia al que ganó con la chequera, al equipo del que, una vez se entra, no se sale nunca y en el que nunca se está con la cabeza gacha. Bienvenidos al equipo que sale de entre los escombros cantando el himno con voz de campeón, el equipo al que nadie entiende salvo los que no entienden nada sin el equipo.

Bienvenidos al Atleti de Madrid, a lo más grande que hay, a nuestro equipo, a nuestra forma de vida.

117 comentarios:

Abantos dijo...

El año que viene más, a por todas, con todo el orgullo del mundo.
Ha sido una temporada maravillosa. Nadie dijo que fuera fácil. Es duro ser del atleti. Ya lo sabíamos.
Hasta el min 93 lloraban otros.
Yo ya he salido de la cueva, con mucho orgullo del equipo más grande que he visto.

MaD RaFa dijo...

Gracias Sr. Fuentes, esperaba sus palabras, es mas las necesitaba. De corazón (rojiblanco), muchas gracias.
Oiga, es que desde hace dos dias no puedo parar de recordar a todo el mundo que soy del Atleti.
Que estoy deseando que llegue el próximo partido para ir al Calderón.
Aupa Atleti siempre Sr. Fuentes...Aupa Atleti.

ERA dijo...

La vida siempre en rojo y blanco. Siempre. Orgullosos de ser lo que somos y como somos. Muchas gracias Sr Fuentes.

Ignacio dijo...

Al día siguiente del llanto y el dolor, en un tranvía de Lisboa, mis dos amigos del Atleti y yo, con la rojiblanca aún puesta, empezamos a cantar el himno.
Nos sorprendió que otras 6 o 7 gargantas rojiblancas se nos unieran en el orfeón más bello que yo recuerdo. Todo el tranvía (algunos madridistas incluídos) permaneció atónito escuchando.
Me quedo con eso. Con el orgullo de haber nacido por y para este equipo. Aún me salen algunas lágrimas, pero nunca me las quitaré de la cara.
El Atleti es la vida. Y lo amo con locura.

ISMAEL dijo...

...y el susto que les dimos a los supermillonarios...jajaja.
Aupa Atleti!

qsP dijo...

Llegamos como campeones al último minuto... si hay algo que nos hace del Atleti, es nuestra capacidad para encajar esto con orgullo!

Y, aunque nos quiten la copa, no nos quitarán que realmente han visto a un campeón. Un Atleti en el sitio en el que nunca le han dejado estar...

No hay tristeza cuando un equipo ha hecho lo que ha hecho este Atleti...

Gracias por este año, por esta liga, porque nos respetan cuando decimos que somos atléticos, porque hay miedo cuando les toca el Atleti en el sorteo de la siguiente ronda de cualquier competición, porque hemos vivido las tres semanas más intensas y más grandes, tal vez, de toda la historia...

Gracias, Cholo...
Gracias, Luis...
Gracias, Atleti...

Un abrazo a todos, amigos!

Fran Omega dijo...

Nos esperan como poniendo carita de pena, pero entonces nos acercamos un poco más, ven el Orgullo en nuestra mirada y la cosa se convierte en una especie de felicitación mutua.

Sacar lo mejor de los rivales, incluso de estos, también es misión de dios -a lo Blues (red&white) Brothers- que uno trata de cumplir ... ahora que volvemos a ser así de Grandes.

Fran Omega dijo...

(¡¡Y para Grandeza ... la de Bambino y Brávido!!)

O'Rey dijo...

GRACIAS!!!!!!!!!!!!!!!!! Entre lo suyo y lo dicho por Lorenzo Silva, sumando lo que he sentido desde hace 2 semanas, soy más del Atleti que el oso del escudo!!!!!

Bluesbreaker dijo...

Cosas que se leen con los ojos un poquito enrojecidos y con una orgullosa sonrisa en los labios que no me cabe en la cara.

Bluesbreaker dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Borcam dijo...

Buenas,

i) Gracias por el Aleti. Nos hemos ahorrado la disolución.

Ha sido un palo muy duro, generacional la verdad porque era un canijo cuando el 74. Este ha sido el nuestro. Como bien dice Ud., esta en nuestro ADN.

Las siguientes 48 horas en la cueva. Soportando cosas de los nuestros que hay que levantarse y eso, como si no se nos estuviera permitido estar dolidos. Ahora levantando, dándome cuenta de que hemos ganado la Liga y hemos llegado a la final de la Copa de Europa. Nuestra mejor temporada sin duda.

ii) Y sí, he disfrutado la temporada como un enano. Mis hijas han aprendido lo que somos en una semana. Me siguen preguntando y no entienden: no entienden cómo se puede ganar y perder con un equipo de tu ciudad en una ciudad diferente de la nuestra y en un torneo europeo. Ya lo entenderán.

Por último, termino con una petición de ayuda de-ses-pe-ra-da: si alguien sabe de algún buen lugar en el campo que sepan que suele estar ocupado por gente que compra entradas y, sobre todo, que en sus alrededores no haya antiraulesgarcias, que me lo digan porque llevamos una racha. Mi madre. Qué pesados.

Gracias D. Carlos. Y si es por sus cercanías mejor a ver si se me pega algo.

Aupa Aleti

Russeus Albusque dijo...

Soy del Atleti.
Del Atleti.
Con dos cojones.

Carlos Fuentes dijo...

http://www.elmundo.es/blogs/elmundo/asimplevista/2014/05/27/saber-perder.html

Precioso, una vez más, el artículo de Pedro Simón

Roppongi dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Roppongi dijo...

Fui a Lisboa con mi querido hermano del otro equipo de la capital. Nuestra familia mezclada como muchas otras que se vieron por la neutral zona desmilitarizada de Lisboa.
Acostumbrado durante muchos años a escuchar comentarios que todos conocemos tras muchos derbis, mi hermano no se permitió ni un gesto, ni un sólo comentario hiriente tras la final. Mientras se me pasaba el dolor, iba creciendo una sensación de orgullo tan grande como la suya por haber ganado. El viaje había merecido la pena.
Ahora sobre todo tengo ganas de revancha contra el destino.

Libros Mondo dijo...

Buenas tardes, Maestro,

bonita crónica de nuestros sentires, una vez más. Discrepo en lo de las cicatrices: no hay ninguna comparable al descenso. Ni de lejos. Yo como soy de Cuatro Caminos de toda la vida, en lugar de 48 horas, necesito 72, así que ya me quedan pocas para terminar el duelo. Tras el descenso necesité seis meses y no desperté orgulloso. Mañana sí lo voy a hacer porque lo estoy.
A su crónica, no obstante, le falta la contracrónica de la Fan Zone, muy similar por otra parte en los anhelos, las angustias, las ilusiones y los llantos; tal vez más amarga -o menos, según se mire- por haber ido sin entrada.
Desvarío un poco, lo sé. Después de los magníficos 1400 kilómetros de ida y los amargos 1400 kilómetros de vuelta y, aún así, me emociono leyendo eso de la ovación a Diego Pablo Simeone en la sala de prensa: desde el final del partido no he vuelto a ver una sola imagen de lo ocurrido.
Yo mañana por la mañana, cuando me levante, gritaré: ¡¡Ole, ole, ole, Cholo Simeones!!
Y se acabó la tontería.
Don Bluesbraker: al rato de encontrarme con usted y su cariacontecido hijo me di de bruces con Tiago Mendes y llevaba la misma cara que nosotros.
Don O'Rey, aunque no tengo el gusto de conocerle porque no se ha presentado, le diré que el oso del escudo de Atlético de Madrid se apellida Fuentes. Como, por otra parte, sabe cualquier persona que le conozca.
Forza Atleti!!

Libros Mondo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
balbinoruiz dijo...

Aunque no suela comentar, leo todo lo que se escribe por aquí, incluidos comentarios: son ustedes estupendos, la Gran Familia del Rojo y el Blanco. Algunas crónicas las espero con impaciencia, pero esta la necesitaba más que ninguna.

Lo vi en el Calderón. A falta de entradas para Lisboa preferimos juntarnos los socios de siempre en el mejor lugar posible. Entre todos llevamos a dos niños y cuatro niñas de entre 10 y 15 años. Según se acercaba el final del partido, la grada invocaba a Luis Aragonés y cantaba el himno con intensidad para conjurar el peligro. Se aplaudía con rabia el final de cada jugada, cada fuera de banda a favor, cada balón atrapado en las manos de nuestro portero... eran trocitos de partido conquistado. Me sorprendí a mí mismo encajando con entereza el mazazo: había que mantener la cabeza alta para dar ejemplo a los niños. Por los bajos del Calderón, huyendo del penalti innecesariamente pitado, se volvió a cantar el himno con más emoción que nunca, pero cantábamos solo los que tenemos algo de experiencia... a los chavales no había forma de ahogarles el llanto.

El domingo me vine abajo, me invadieron las dudas y el sentimiento de culpa por haber llevado a los niños a vivir una cosa tan cruel. Ayer en el trabajo algunos compañeros de fatigas vinieron a hacer piña para defendernos juntos del bando ganador y, sí, ya nos echamos algunas risas. Hoy por fin leo su crónica y casi se me saltan las lágrimas, pero de emoción. Le doy las gracias por ayudarme a comprender esto un poco mejor. Ahora puedo sentirme orgulloso de estos niños, que también dieron la cara el lunes en el cole. Ahora veo que son de los nuestros, que son de los que no se van a apear del barco. Gracias de corazón.

Libros Mondo dijo...

Y esa era la recontracrónica que faltaba, la del Calderón. Gracias, don Balbinoruiz.

Fran Omega dijo...

Allí estuvo mi hijo, D. Balbinoruiz, que por 170 números se quedó fuera del reparto de entradas. Debió ser algo muy similar en intensidad, a lo que vivimos en Lisboa. Me ha encantado leerle.

Cuando toqué fondo como atlético, fue en el viaje Valencia-Gandía, de regreso al hotel, tras la final de Copa aquella.

Estar ya descendidos, y perder una Final por un gol como el de Tamudo, me pareció la broma del destino, el castigo más desmedido, que probablemente ningún guinista se hubiera atrevido a escribir, para no perder credibilidad.

Jose Ramón dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Jose Ramón dijo...

Muy bonita la crónica.
Sobre todo el final.
Poco más que decir.
(oigan)
Ya lo han explicado todo muy bien.
Que la Sagres no es tan mala como dicen.
Y que pasar por el puente del 25 de Abril, con el himno a todo trapo, es una experiencia muy agradable.
¡Viva Gabi!
¡Aupa Atleti!
Buenas tardes.

Pereira dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pereira dijo...

Quien nos iba a decir a nosotros D. Carlos con la alegria que entrabamos al estadio el trágico final que nos esperaba, pero bueno, asi es el futbol y la vida en general. La cornada ha sido dura pero los atleticos nos recuperamos rápido, como los toreros valientes. Mis hijas me levantaron el animo el mismo domingo, con sus camisas rojiblancas salieron a pasear por Madrid, con el orgullo y la dignidad del deber cumplido.Lo peor es el sabor agridulce que nos deja la que es la mejor temporada que todos recordamos. Esta mañana hablaba con un amigo que lo duro duro de verdad fue el descenso y ese peregrinar por campos de segunda, con todo el respeto. Perder una final de champions, sea de la forma que sea, es grandioso. Esperemos que este dolor sirva para q se inicie una nueva era y la dirigencia, que dicen en argentina, sepa estar a la altura de entrenador y jugadores y construya una plantilla competitiva q nos haga permanecer en el lugar del que nunca debimos salir.
Y si, tiene Ud. razón, la conviviencia en Lisboa fue magnifica, algo ciertamente raro, y q creo que nadie esperabamos.
Aupa Atleti Siempre

Miguel dijo...

Queridos amigos, hermano Balbino Ruíz y señor Fuentes:
Yo he tenido que vivir el partido desde Perú por temas de trabajo y he echado mucho de menos el apoyo cercano de mi gente. Aunque uno ya está curtido en mil batallas (como bien las relata el Sr. Fuentes) ésta ha sido una de las más duras....tener tan cerca la playa para morir ahogado en la orilla es muy duro. Luego te das cuenta de que esto te viene de dentro, que lo mamaste de tu padre, que él te esta animando desde el tercer anfiteatro y dices...¡¡¡vamos!!! me han puesto la zancadilla y no he caído; avanzo el doble...
Hoy, al leer su crónica he vuelto a llorar como un mocoso, pero ya estoy mejor....necesitaba soltarlo.
Gracias por sus crónicas...no nos abandone nunca

TXEMA dijo...

D. Dueño, salgo de mi cueva no 48 horas después, sino 72 horas después. Y salgo todavía muy dolido. Dolidísimo. Es más, le aseguro que todavía ando traumatizado y con dos momentos clavados en mi mente: el gol de Godín y ese maléfico corner.
Y no veo mejor sitio para salir de mi cueva que este sitio, rodeado de los mios, de grandes atléticos y leyendo algo que sabía que me haría que me viniese algo más arriba.
Con este equipo he vivido muchas cosas: Grandes partidos, grandes alegrías, derrotas, grandes derrotas, algunas dolorosas... Incluso he pasado mucha verguenza en estos últimos años. Pero nunca, nunca, había sentido una puñalada tan grande como el sábado. Una puñalada que me hizo replantearme si no debería de vivir el fútbol de otra manera.
Ni siquiera el descenso lo recuerdo tan traumático (que lo fue). Supongo que sería fruto de que se estaba viendo venir desde mucho tiempo antes. Recuerdo eliminatorias europeas en los 90 dolorosas, sobretodo porque no fue lo deportivo, sino lo arbitral lo que nos apeaban de ellas, recuerdo Alvarez Marguenda... Pero no logro equiparar lo de esta vez. El escenario, el rival, lo que había en juego...
Me da tanta pena que una de las temporadas mas gloriosas del club, junto con una de las Ligas más bonitas (todas son bonitas, pero esta la hace especial por lo imposible de la gesta y lo dificilísimo que será que alguien intente emularlo si no cambian las reglas del juego) haya tenido el epílogo más duro que recuerde.
Intento acordarme de todos los buenos momentos, de las clasificaciones contra el Barça, del partidazo en Stanford Bridge, del final de liga gorioso en el camp nou y de golpe, me viene el maldito gol de Ramos. Que cruel es todo.
Mire, la del 74 tuvo que ser dolorosísima para los que lo vivieron con uso de razón. Pero creo que no es comparable con esta. No era el mismo rival, y a esta derrota se le añade el con quien se cae.
He visto la final del 74 3 o 4 veces, pero le aseguro que no volveré a visualizar ni una sola imagen de ésta. Me quedaré con esos dos momentos que no logro olvidar. Del partido recuerdo flashes: recuerdo el gol, recuerdo que en la segunda parte apretaban pero no sufríamos ocasiones, recuerdo como avanzaba el tiempo, recuerdo como se llegaba al minuto 90. Recuerdo como con toda la Peña llena, me comencé a construir una pequeña atalaya de sillas para desde lo alto celebrar, bandera en mano, el triunfo (al igual que el día del Barça), recuerdo como en la final de Hamburgo y en el empate de Adrián en Londres, ante la algarabía de los abrazos me tiraron las gafas. En la primera, siniestro total, en la segunda las salvé in extremis. Por ello, como el día del Barça, las coloqué a buen recaudo mientras se consumía la prórroga. Por ello, tengo tan borroso ese gol de Ramos, que se me viene a la cabeza como una pesadilla, una y otra vez.
Todo muy duro. No recuerdo un golpe así nunca.
24 horas después, recuerdo como Huguito, mientras veía su gorra con el escudo, decía "Aaatiiii", buscando mi complicidad y con la misma sonrisa de 24 horas antes. Que bonito poder vivirlo así, sin que los golpes duelan.
Supongo que me levantaré, pero les aseguro que la herida ha sido profundísima.
Menos mal que siempre quedarán gentes como vds que son capaces de levantar el ánimo a cualquiera y hacen que uno no solo esté orgulloso de su equipo, sino también de los que compartimos escudo.
Siento el rollo.

jesusez dijo...

Gracias, me gusta eso de la Nación Colchonera…

PabloRL dijo...

Hermanos todos en los colores rojiblancos,
Como casi todos ustedes, tras los momentos de duelo, de negación y de frustración posteriores al pitido final, ha resurgido rápidamente en mi corazón el orgullo por este equipo que ha vuelto a llevar muy alto el nombre del Atlético de Madrid por toda Europa y todo el mundo. Si tienen oportunidad lean en medios extranjeros como se habla de este equipo y de su gesta. Muchos calificaban la consecución de la liga como una de las hazañas más grandes del fútbol europeo en las últimas décadas. Y no exagero, alguno hablaba de que de darse la consecución de la Copa de Europa habría sido una de las más grandes de la historia.
No pudo ser, pero eso no quita la enorme grandeza de lo que han conseguido.
Yo, hacía muchos años que no me sentía tan orgulloso de mi equipo. Ojo, de mi equipo, no de ser del Atleti, que eso siempre.
Don Fran, de aquella final de Valencia yo me fui muy triste, pero al mismo tiempo nunca me había sentido tan orgulloso de ser del Atleti. El comportamiento de nuestra afición fue tan ejemplar, que ese recuerdo es uno de los mejores que tengo en mi memoria, mire por donde. Si tenía alguna duda entonces (que no) de porqué era de ese equipo y no de otro se me terminó de quitar. Al año siguiente me hice abonado, yo soy un chico de provincias, que llevaba dos años viviendo en Madrid y tenía, por circunstancias de la vida, la posibilidad de entrar gratis al Calderón en todos los partidos. Pero a pesar de eso creí mi obligación contribuir a mi manera a devolver a mi equipo a donde debía estar. Años después, el sentimiento de que nuestra podrida directiva se estaba riendo en nuestra cara con nuestro dinero, me hizo darme de baja. Pero esa ya es otra historia y divago.
Estoy convencido de que según vaya alejándose el dolor y ganemos perspectiva ese orgullo será aún más grande. Y a los madridistas pesados, que vienen a intentar hurgar en la herida reciente, yo siempre les digo lo mismo. "Ojalá podáis estar algún día tan orgullosos de vuestro equipo, como yo lo estoy del mío". Y no vean como les escuece, oigan... Lo menos que me dicen es que me ven muy subidito.
Aupa Atleti. Y si a esta directiva le queda algo de sentido común, estoy seguro de que se cumplirá lo que afirmó nuestro bienamado y nunca suficientemente loado Capitán.
"Lo mejor está por venir"

Raúl De La Fuente dijo...

Me hacia falta leer algo así, a mi me cuesta todavía salir de la cueva. Gracias Carlos, Grande Carlos, Grande Atleti

Russeus Albusque dijo...

El torero que sacó el capote de paseo con el escudo del Atleti es Gonzalo Caballero, un novillero del que creo que les he hablado en este santo lugar.

Un tipo especial, que lucha por el sueño de ser torero a la vez que sigue sus estudios de Teleco. Un torero especial, de valor desmesurado, temerario, si bien lo va atemperando con el oficio y la cabeza, y que además estuvo muy bien en su primer novillo, al que pegó unos naturales templados y unas bernardinas apretadas y emocionantes. Un atlético de los cabales, que dijo que llevaba el escudo porque habíamos perdido, toda una muestra de orgullo.

José Luis Domínguez dijo...

Gracias Carlos Fuentes por escribir lo que tantos sentimos... ¡Y aúpa ese Atleti de Madrid!

cristian vieri dijo...

No, si el orgullo lo llevo por arrobas, pero la pena, ¡ay! la pena pesa como si fueran toneladas. Aquí estamos, haciéndonos compañía mientras nos lamemos las heridas pero, sanar, lo que se dice sanar, tardará tiempo esta herida infinita.
Don José Ramón, le recomiendo vivamente la Superbock, es mucho mejor que la Sagres. Pruebe y verá. Un abrazo y se agradece mucho la compañía.

Carlos Fuentes dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Carlos Fuentes dijo...

pues yo estoy estupendamente. Lo de ayer en el Calderón fue maravilloso, y con eso me quedo. Estuvimos en Segunda y ahora lo recordamos como un disgusto puntual que refuerza el carácter dentro de una historia larga, rica y diferente. Creo que esto, en una temporada maravillosa y un mes de Mayo para recordar toda la vida, quedará como una molestia y a la vez como un refuerzo.

Por cierto, ... Jose Luis Domínguez es "EL" Jose Luis Dominguez segoviano??

Jose Ramón dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Jose Ramón dijo...

Efectivamente Sr. Vieri.
Todo el mundo me dice que la Superbock es mejor.
La he probado en Oporto y me gustó.
Pero la Sagres no es tan mala como dicen.
Me parece que hay más Superbock en Oporto y más Sagres en Lisboa.
¿no?

Gerónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Gerónimo dijo...

No recuerdo haber visto la final del 74 y es curioso, porque sí que me acuerdo de los partidos contra Estrella Roja y Celtic. Creo que algún tipo de sistema de defensa borró de mi memoria de niño de 7 años aquello, por tanto no sé qué sentí. El descenso es sin duda lo peor que he vivido como atlético. Nunca lo olvidaré y, sobre todo, jamás olvidaré quiénes fueron los responsables de aquello (ninguno era jugador de fútbol, evidentemente). Esta temporada ha sido gloriosa, y ni en los momentos de dolor que siguieron a la final de Champions ha habido en mí ningún sentimiento tan fuerte como el del orgullo de ser atlético. Y la certeza de que el día en que decidí ser seguidor de este club (mi familia es bética hasta las trancas) estaba acertando pero bien, como cuando decidí ser de Gárate.

cristian vieri dijo...

No he estado en Oporto, don José Ramón, pero sí pude constatar que en Lisboa cuesta un poco encontrar la Superbock que, por ejemplo, en el Algarve te la ofrecen por todas partes. No es que la Sagres esté mal, pero la Superbock es bastante mejor.
En cuanto a sentimientos, me alegro por los que van mitigando la pena. En mi caso, a pesar del orgullo que siento por el comportamiento de todos nosotros, la cosa va despacio y parece que durará un tiempo. No es fácil asimilar la forma en que todo sucedió. De estos días, quiero compartir con vds. el mensaje de un amigo madridista, que no vikingo. Me decía "Ayer ganó el Real Madrid a lo pobre y el Atlético perdió a lo grande. No me duelen prendas en reconocer que ayer mereció ganar el Atlético y que no me gusta nada ganar de forma tan cutre. Un abrazo y ánimo."

Carlos Fuentes dijo...

Señores, se acabó el sofocón. Todos somos responsables de que el compañero pase página, así que si alguno aún sufre, es trabajo del vecino hacer que no lo haga más.

Hasta aquí llegó el disgusto, somos del Atleti y esa suerte que tenemos es más fuerte que el macetazo en la cabeza del otro día.

Hala pues
https://www.youtube.com/watch?v=Jk0dBZ1meio

Libros Mondo dijo...

Yo esta noche tengo asadito argentino en homenaje al Cholo y sus muchachos.
Hala pues.

Carlos Fuentes dijo...

muy bien

Russeus Albusque dijo...

Claro que sí, don Dueño!!!

Como los toreros machos, que le acaban de pegar un cornalón y se levanta el tío sin mirarse, a coger de nuevo los trastos, ése es mi Atleti!!!

(A mí mis compañeros del Colegio, en el típico grupito de whatsapp, esta mañana me intentaron tocar las narices y se llevaron un buen revolcón, les sorprendió verme tan combativo, a mi que siempre he sido un tío de lo más tranquilo.)

Aúpa, aúpa!!!!, hurra qué buenos son!!! (A propósito, que como ha desaparecido megaupload, sabe alguien cómo recuperar la canción de la señorita Yoly, casi himno oficial en su día de este santo blog?. Sería una estupenda manera de recuperar la sonrisa).

Fernando dijo...

Buenas tardes, inmenso texto, lleno de verdades y vivencias semejantes a las mías.

No sé si me recuerdas mi nombre es Fernando Altarejos (Corazón colchonero) y gestiono la página web La Vida en Rojiblanco. Estaría muy pero que muy interesado en subir tu texto a dicha web ¿sería posible? siempre desde tu rincón creado en la misma como opinón. Por favor.

Yo crecí mucho en la Final ya que no insulté en ningún momento a los ciervos en la fan zone ni en el post partido. Levantarme no me ha costado tanto, nunca agaché la cabeza y en mi corazón sólo suena el: "somos Campeones de Liga". Así hasta el infinito. 38 partidos en los que el Atleti ha sido mejor que el resto de rivales. Se han superado lesiones, malos resultados, arbitrajes bochornosos, etc y hemos campeonado de nuevo.

Todo gracias a ese argentino que tenemos en el banquillo, a su cuerpo técnico y a estos jugadores que lo dan todo por los colores que visten (qué diferentes de otros tiempos no tan lejanos).

Espero alguna confirmación para subir el artículo, por favor.

Marcos dijo...

Como madridista la verdad es que me siento un poco extraño en un blog colchonero, pero me ha gustado mucho el post y me apetecía felicitar al autor por esa manera tan emocionada y positiva de vivir los colores de su equipo.

Yo también estuve en Lisboa y además de la alegría de ver ganar a mi equipo, lo que más feliz me hizo fue el comprobar ese respeto y compadreo de dos aficiones rivales. Fue un gustazo ver llevarse bien a casi todo el mundo, juntos, haciendo nuestra la capital portuguesa con nuestros cánticos y gritos. Me encantó comprobar cómo aún queda sitio para el amor a este gran deporte, sin que los colores sean un impedimento para disfrutar de él. Como merengue no puedo más que agradecer a todos los que allí estaban el haber contribuído a crear aquel ambiente tremendo.

Finalmente, no querría irme sin hacer un pequeño homenaje al Atlético de Madrid, uno de los rivales más dignos y feroces que recuerdo haber visto en Champions. Cómo nos hicisteis sufrir! Me alegro de que la Décima os la disputasemos a vosotros, porque si hubo un rival este año para pelearla, fuisteis los rojiblancos. Fue una final que quedará en mi recuerdo por la victoria, pero sobre todo, por el enorme rival que hubo enfrente. Siendo sincero, había una pequeña parte de mí que hasta se habría alegrado si el Atlético hubiese conquistado la Orejona, esa parte que casi todos tenemos que nos hace desarrollar simpatía por aquellos que, sin tantos recursos como otros, llegan hasta arriba a base de pasión y trabajo.

Dicho ésto, felicidades colchoneros! Tenéis un equipazo y un señor entrenador, sois justos campeones de Liga y espero que algún día, si no la puede ganar mi Real Madrid, vosotros alcéis vuestra ansiada Primera. Grandes!

Nos vemos en la Supercopa de España ;-)

Carlos Fuentes dijo...

gracias por el comentario, un saludo

por cierto, un vídeo del Club en sintonía con lo que se dice en este post
https://www.youtube.com/watch?v=xLi-UV4YCUE

Libros Mondo dijo...

Ahora un culé:
http://www.mundodeportivo.com/20140530/opinion/palida-victoria-madridista_54408501966.html

Dr. Caligari dijo...

Uy!

Carlos Fuentes dijo...

por cierto Fernando (Altarejos), perdón que se me había pasado. Sí si, sin problemas, perdón por el retraso

adelardomarina dijo...

Sé que llego tarde a la tertulia, pero es que el malestar no se me pasa. Lo primero presentar mis respetos al Sr. Fuentes. Sé que tiene usted razón, que hay que levantar el ánimo e ir con la cabeza bien alta... pero hay un sentimiento chungo que se ha quedado ahí y no se me va. Los sábados son fatales. Me acuerdo de lo felices que fuimos aquel día hasta que todo se chafó hacia las once menos cuarto. Me pasó el primer sábado de después, y ayer otra vez.

He leído en busca de consuelo los enlaces que han ido dejando todos los tertulianos. Me han ayudado bastante. Yo también me he desahogado escribiendo una cosita en mi pseudoblog, pero si ya están mejor de ánimo les recomiendo que no lo lean. Me ha gustado mucho el de Lorenzo Silva y el de Pedro Simón, que al igual que mi amigo Balbino andan muy preocupados por la hinchada infantil, alevín y benjamín. Han recibido su primer gran sopapo y los pobres no entienden nada... ahora no hacen más que preguntar por qué los jugadores quieren marcharse en lugar de volver a intentarlo el año que viene.

Me gusta que tanto usted como Lorenzo Silva y Pedro Simón insistan en que es mejor transmitir valores positivos a los niños y no nuestras taras de toda la vida. Sé que ese es el camino, pero no puedo evitar sentimientos inconfesables hacia los otros. Metidos en el atasco de General Ricardos a la salida del Vicente Calderón vimos a un grupo de atléticos quemando una bandera del equipo que acababa de ganarnos. Se montó una buena escandalera, con todos los coches pitando y jaleando la ocurrencia. Me dejé llevar por una especie de ira yihadista y dije: "en estos casos probablemente habrán quitado la bandera a un prisionero, le habrán torturado, atado a un coche por los pies y lo habrán arrastrado hasta Carabanchel y volver", y mi hijo contestó: "O igual han comprado la bandera en un chino". Qué envidia poder contemplar todo esto con la inocencia de un niño, qué difícil resulta con cuarenta años de ofensas en la mochila.

Usted hablaba de recuperar el ánimo en dos días. Yo espero que, ahora que ya han pasado dos semanas, el próximo sábado sea ya un poco más normal.

Libros Mondo dijo...

Pues claro que sí.

Libros Mondo dijo...

Ridículo:
https://pbs.twimg.com/media/Bp3s1BZIEAECH7c.jpg

Carlos Fuentes dijo...

pues hay que animarse, oiga!

Dr. Caligari dijo...

Demasiado blanco?

Libros Mondo dijo...

Huy!

Por cierto, señoras y señores, un benefactor se ha currado en el youtube esta bella compilación que no debe faltar en sus hogares:
https://www.youtube.com/watch?v=8cHMpcqgslI

Benson Señora dijo...

¡Buenos días!

¡Madre mía que maravilla de video!

¡Vivan las compilaciones!
¡Vivan las vacaciones de Gabi!
¡Viva Tanunda!

Jose Ramón dijo...

¡Viva Saza!
¡Viva Ciges!
¡Viva Prim!

Russeus Albusque dijo...

¡Vivan los benefactores!
¡Viva Yutub!

Russeus Albusque dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Libros Mondo dijo...

Con Cholo o sin Cholo es repugnante fichar a Negado.

Benson Señora dijo...

Engonga en Jotdown (viene bastante al pelo):

"Creo que en la selección española todo lo que se ha ganado es responsabilidad de Luis. Los jugadores han hecho todo lo que tenían que hacer, pero España siempre ha tenido buenos futbolistas. Con la evolución del fútbol, que ya no hay tantas patadas ni el físico en sí importa tanto en el juego, sumado a que Luis eligió bien, España ha ganado lo que ha ganado. Solo podía haberlo hecho él. No me puedo imaginar a otra persona en España aguantando lo que aguantó él tras el Mundial de 2006 durante año y medio"

Enlace:

http://www.jotdown.es/2014/06/vicente-engonga-hacerle-falta-a-butragueno-era-como-pegar-a-un-nino-me-sabia-mal/

Dr. Caligari dijo...

Bien Engonga, mal Negredo

orden de preferencia:
gripe > negredo > muerte > soldado

Libros Mondo dijo...

http://www.totalprosports.com/wp-content/uploads/2011/12/ronaldo-as-a-child-500x400.jpg

Benson Señora dijo...

¿A Mandzukic lo vamos a llamar "El Manduca"?

Dr. Caligari dijo...

Afirmativo

Libros Mondo dijo...

¿Y por qué no invertimos todo el dinero de la Champions, el dinero de los fondos, el dinero de los Mendes y otro poco que pusiéramos todos para fichar a Javier Mascherano?

http://canchallena.lanacion.com.ar/1708493-javier-mascherano-el-emblema-disfrutemos-porque-esto-pasa-una-vez-en-la-vida

PabloRL dijo...

Demasiado bonito para ser verdad
https://es.eurosport.yahoo.com/noticias/mercado-atl%C3%A9tico-y-chelsea-cerca-de-acuerdo-torres-211809813--sow.html

Libros Mondo dijo...

Demasiado esperpéntico para ser mentira: Tiago nuevo fichaje.

Fran Omega dijo...

La "Operación Manquillo" también es bastante original, la verdad.

De entrada, yo entiendo que el chico quiera salir y jugar regularmente, porque si no, se queda anquilosado. Y que prefiera a un Liverpool, antes que a un Getafe.

Pero en lo de las opciones de compra, recompra, veo tu envite y pongo cinco más ... La verdad es que me pierdo.

Libros Mondo dijo...

Pues no se pierda: es la venta chusca y encubierta de un proyecto de jugadorazo. Y, además, aquí no hay que repartir con Mendes ni con Doyens...

Libros Mondo dijo...

Al loro que es un tío del Atleti marcando un gol con la "camiseta" del Atleti puesta.
http://estaticos04.marca.com/imagenes/2014/07/23/futbol/equipos/atletico/1406132485_extras_noticia_foton_7_0.jpg

Dr. Caligari dijo...

(Griezmann)

Libros Mondo dijo...

(En principio sí, pero enarcando una ceja)

Libros Mondo dijo...

http://i.imgur.com/qJtSpo8.jpg

Libros Mondo dijo...

(Como dice don Jesusez, Errol Flynn)

Fran Omega dijo...

Sí, sí, yo el tema maquinilla, lo veo urgentísimo.

Dr. Caligari dijo...

Kagawa???

Libros Mondo dijo...

Gámez!!

Libros Mondo dijo...

El skijama de este año es especialmente ridículo y gilipollas (con perdón).

Dr. Caligari dijo...

No entiendo nada del tema Manquillo/Gámez

Libros Mondo dijo...

Gámez es de Quilón.

Libros Mondo dijo...

Atenzione Dottore: http://www.hoy.es/gente-estilo/201408/09/quedara-calvo-ahorraria-mucho-20140809002337-v.html

Libros Mondo dijo...

https://www.youtube.com/watch?v=WQU7Ayya8_Y

Dr. Caligari dijo...

vaya vaya

Dr. Caligari dijo...

el "madridista" parece un rematador interesante.

Fran Omega dijo...

¿Dónde está el Grupo Mexicano de este ilustre sitio, ahora que se le necesita?.

Libros Mondo dijo...

A mi lo fuerte de fichar al vikingazo no me parece, como a todo el mundo, el vikingazo en sí, sino los que hacen un negoción con Televisa trayendo al vikingazo. Lo de siempre, vamos.

Libros Mondo dijo...

https://fbcdn-sphotos-g-a.akamaihd.net/hphotos-ak-xfa1/t31.0-8/1417759_10202704413359303_3562751490806896254_o.jpg

Gonzalo dijo...

Qué ganas de volver al templo!

Libros Mondo dijo...

http://img02.mundodeportivo.com/2014/08/20/Atletico-s-Raul-Garcia-center-_54413872386_54115221154_600_396.jpg

Libros Mondo dijo...

https://twitter.com/thibautcourtois

Jose Ramón dijo...

Bien.

Libros Mondo dijo...

http://www.lalibretadevangaal.com/2014/08/marco-reus-ficha-atletico-de-madrid.html

Dr. Caligari dijo...

Uy!

Libros Mondo dijo...

http://colgadosporelfutbol.com/wp-content/uploads/2013/08/fumaluisaragones.jpg

Libros Mondo dijo...

http://www.elmundo.es/deportes/2014/09/04/54082a67e2704e1a188b4571.html

Fran Omega dijo...

Diga que sí, Mr. Libros. Para cuatro mataos que lo pensábamos, llega la hora de sacar pecho.

Decíamos que era un capitán en potencia, y ahí está junto a Gabi y a Godin.

Decíamos que tenía que ser internacional y ... voilá!

¡Viva el Navarro!.

Dr. Caligari dijo...

Además interpretó el papel del policía malo en American Hustle!

Homero Aguilar dijo...

Don Fran, lo único que puedo decir bueno de mi paisano es que creo que parece (sólo parece, no lo sé en realidad), que es una petición del Cholo. De cualquier manera, el Atleti está por encima de todo eso. Saludos desde México.

Vicente dijo...

Bueno, parece que empieza de lo bueno lo mejor. A mi no se me olvida que hace 3 semanas ganamos la SuperCopa de España y lo de mañana podría ser un remate espectacular a lo vivido. Tenemos a los vecinos a punto de convocar junta general extraordinaria... Espero q a los guerreros del Cholo les/nos siga acompañando la fortuna y el saber estar.
¡Aupa Atleti! y Feliz temporada 14/15 a todos

Fran Omega dijo...

Jajajaja ... ¡Me ha encantado lo de "Tenemos a los vecinos a punto de convocar junta general extraordinaria", Don Vicente!!.

A mí también me apetece mucho este partido. De hecho, suelen apetecerme más los de ese lugar de la Castellana, que los del Calderón, no sé explicar muy bien por qué.

Yo no pito casi nunca a un jugador, Sr. Homero, salvo excepciones extremas como Reyes. Lo que pienso del chavalín mexicano, es que debe ganarse nuestro cariño con un esfuerzo suplementario ... quizás no tanto por madridista, sino por atontao (tuitear como aficionadillo, siendo jugador profesional, es ...)

¡Aúpa Atleti!!.

Libros Mondo dijo...

¡¡Vikingos NO!!

Russeus Albusque dijo...

El Cholo es el que sabe, evidentemente, pero a mi el vikingo ése me parece más malo que la carne de pescuezo, aparte del asquito que le tengo. Yo por mi parte creo que lo único bueno que tiene es compartir nacionalidad con un atlético tan ilustre como don Homero.

Jose Ramón dijo...

Jiménez es bueno.
(oigan)

Jose Ramón dijo...

Bien.

Libros Mondo dijo...

Jiménez es una basura, oiga.

Russeus Albusque dijo...

Cómo juega Moyá con el pie, oigan. Es un pasador de categoría.

cristian vieri dijo...

Qué bonitos se ven los números vintage. Este año cae definitivamente la casaca con el 14 a la espalda.

Libros Mondo dijo...

https://pbs.twimg.com/media/BxcLkBhIgAEcrMR.jpg:large

Dr. Caligari dijo...

Bien!

Libros Mondo dijo...

https://uk.eurosport.yahoo.com/blogs/pitchside-europe/atletico-madrid--thank-you-for-bringing-the-aggro-back-144850178.html

Lo ha puesto Bach en el Foro Histórico y es brutal.

Libros Mondo dijo...

En mi opinión, si queremos competir en todo hasta el final este gabacho tiene que darnos su mejor versión:
http://deportes.elpais.com/deportes/2014/09/15/champions/1410797927_081344.html

Dr. Caligari dijo...

No me esperaba lo del Pireo, oigan

Libros Mondo dijo...

Ni usted, ni nadie. Ahora bien, yo no condeno a Oblak.

Libros Mondo dijo...


Pero sí condeno al mastuerzo mejicano. ¡Qué Cluzz!

Jose Ramón dijo...

Me está dejando mal Jiménez.