lunes, 5 de noviembre de 2007

¿Secesión?

Que el Atleti patine justo cuando está a punto de entrar en Champions no es algo nuevo. Lo de ayer sí fue algo relativamente inesperado tanto por cómo se produjo como por la trayectoria que llevaba el equipo hasta ayer. Pero así es el equipo, oiga.


___

Que al campo del Atleti va muchísima gente diferente no es algo nuevo. Que en la grada coexisten pacíficamente familias enteras y grupos de amigos, partidarios de Joselito y de Belmonte, melenudos y calvos, señoras mayores y niños de preescolar, chicas estupendas vestidas de rojo y tipos feísimos vestidos de azul no es noticia a estas alturas. Pero hoy nos fijaremos en algunos señores especialmente mayores, algunos con bastón y todo.

En la grada de lateral, cerca de donde se sienta el que suscribe, se sienta también (con muchísima más solera) un señor mayor de los de bastón y americana. Me impresiona su salida del estadio, bajando despacio por las escaleras, apoyando una mano en el bastón y la otra en los respaldos de los asientos que lindan con el pasillo, encorvado y con muchísima dificultad. Ver a alguien poniendo tanto empeño para ir a ver a su equipo a pesar de los obstáculos le hace a uno abrir mucho los ojos con admiración. Ver cómo baja sin ayuda (parece que porque él quiere que así sea), le deja a uno pasmado ante tanta casta y tanta vergüenza torera y tantas ganas de poder por sí solo con lo que para muchos de nosotros sería un muro infranqueable. Si alguno de lo que esto lee le conoce, por favor hágale llegar mi admiración.

___


Se barruntaba en la grada en el descanso. Ante la tardía salida del Villarreal, cuyos jugadores debieron querer terminar el sudoku antes de volver a salir al campo, los jugadores del Atleti hicieron dos corrillos. En uno, delanteros, medios e interiores. En el otro, más deslavazado, toqueteaban el balón los defensas bajo la mirada de Leo Franco. Al verlo la gente se preguntaba si los atacantes se planteaban proponer un referéndum sobre su posible independencia de los defensas, enfadados con ellos por haber encajado últimamente más goles de los que deberían, sin importar si es en casa, en Barcelona o en Moscú. Algunos de los delanteros parecían hartos de hacer las cosas bien para que otros las echaran a perder por despistes y faltas de entendimiento y de concentración y casta; con estos tíos no vamos a ningún lado, te lo digo yo, ya verás, si no al tiempo, como me harte se van a enterar, já, menudo soy yo.

El caso es que el Atleti había empezado bien, como en aquellas tardes de antes en las que se jugaba a las cinco y se ganaba seguro de las que venimos hablando de un tiempo a esta parte. Había marcado pronto, casi sin dar tiempo al público a limpiar el roñoso asiento con las páginas de la infumable revista oficial “Forza Atleti”, la de las vergonzantes portadas ocurrentes y los editoriales sonrojantes. Pablo había metido un buen gol de cabeza, que es algo que no debería ser noticia pero lo es, tras un buen pase de Pernía, que es algo que tampoco debería ser noticia pero también lo es. El Atleti jugaba sin dar sensación de controlar el partido con facilidad, pero desde luego no de descontrolarlo. Sin echarse atrás los veinte metros a los que acostumbraba cada vez que marcaba es más sencillo que no te marquen, y esto parece que empiezan a aprenderlo los jugadores. El Villarreal, eso sí, a lo suyo, como la semana pasada el Sevilla: saben a lo que juegan y no van a cambiarlo por encajar un gol, así que tocaban y buscaban y lo intentaban a pesar del gol en contra, como hacen los buenos equipos.

Y el Atleti volvió a marcar. Esta vez Simao, y un golazo por cierto, pegándole con intención y precisión exactamente al sitio al que había que apuntar. Y ello tras un buen pase de Maniche, mucho más entonado últimamente como bien apuntaban algunos comentaristas mucho más sabios que yo. Otro gol del Atleti cuando el Villarreal había dejado claro que no iba a tirar la esponja, dos cero a favor a los veintipico minutos, arriba en la clasificación y una tarde soleada por delante. Demasiado bonito, puede ser, sí, pero últimamente el Atleti parecía dar la espalda a la fatalidad que tan bien conoce el aficionado.

Ahora bien, que Leo Franco no es el que era es algo que pocos discuten. El año pasado se lesionó, se dejó trencitas y desde entonces ya no es Leo Franco, sino otro señor que se le parece muchísimo. Tras las pifias en el entendimiento con Zé Castro del partido del Sevilla, volvió a pifiar ayer primero a la hora de entenderse con Perea, que es otro que tal baila, y luego saliendo en falso en un corner a pesar de ser la mar de alto. Dos goles, dos, uno de Rossi y otro de un tal Fuentes que, ya lo dije cuando nos marcó el año pasado, no es primo mío ni hermano ni nada. Dos a dos. Increíble una vez más, igual que el partido pasado, dos a dos al descanso, de nuevo los errores atrás compensan las virtudes de delante.

Aquí llegamos al punto en el que iniciamos el relato. El Atleti, sin jugar demasiado bien, había marcado dos goles y daba la impresión de poder marcar en cualquier momento, como ha ocurrido en otros partidos recientes. En los cuatro últimos partidos ha metido tres o más goles en tres ocasiones: el problema es que pasa lo mismo al contrario. Los medio centros, que funcionan y lo hacen bien, ven lo mismo tanto si miran hacia delante como si lo hacen hacia atrás: muchos goles. Transmutado en el bifronte dios Jano, Raúl García puede sufrir un trastorno de la orientación si no le recuerdan constantemente contra qué portería ataca.

El caso es que con dos a dos la grada confiaba en que iba a marcarse al menos otro gol, y así fue. No fue de penalti, que Maxi tiró fuera posiblemente para hacer justicia divina, sino de cabeza, una vez más, gracias a Agüero. Agüero, que casi todo lo hace bien y mide veintipico centímetros menos que Pablo, debe llevar esta temporada el mismo número de goles de cabeza que éste en toda su carrera en el Atleti, y como se enteren los delanteros secesionistas de este dato hacen hasta un plan y lo presentan a la directiva. Y eso que argumentos no les van a faltar: las continuas pifias de la defensa les retrata una y otra vez.

Especialmente retratado queda Perea cada vez que tiene que solucionar él solito una situación para la que no baste su velocidad y elasticidad: en cuanto hay que despejar con contundencia o adelantarse por inteligencia o hacer un pase de más de un metro, Perea carece de la tranquilidad necesaria para no pegarse un tiro en el pie. Nervioso, no acierta a suplir su evidente falta de calidad con al menos arrojo y decisión, algo que se agrava cuando la grada le pita durante el partido. Acelerado, no sabe si va a hacer penalti al entrar al delantero y prefiere no entrar, agravando el problema. Ayer, transmutado también pero en su caso en el logotipo de Interflora, dejó pasar a Nihat dos veces consecutivas hasta que éste, cortés, no pudo más que meter un gol. Tres a tres. Increíble. Más increíble aún lo del final del partido: Pernía que no tira el fuera de juego, Cani que ve un pase claro que también ve toda la grada pero no ve la defensa del Atleti, Leo Franco que prefiere esperar y no salir no sea que si sale Nihat se asuste; resultado, gol. Tres cuatro, el Atleti va a perder un partido que nunca debió perder.

El Atleti ataca con fluidez y calidad, tiene recursos para marcar en casi cualquier situación, tiene al Kun que son palabras mayores, tiene a Raúl García que no para de correr aún con la nariz rota y dar la bola con criterio y calidad y tiene a su vera a Maniche, tiene a Simao que puede marcar golazos, tiene a Maxi que siempre está allí donde hace falta, tiene a Luís García para suplir con garantías a tres o cuatro jugadores, tiene a Reyes, aunque Reyes no está muy por la labor y sigue despistado en la banda que no es suya, alejado de su par, corriendo muchas veces sin sentido. Tiene, en fin, posibilidades sobradas de crear ocasiones de gol y repertorio para convertirlas. Pero tiene también, como venimos diciendo desde la pretemporada, una defensa enclenque, mojigata, sin la contundencia ni la calidad que la parte de arriba del equipo demanda. Las soluciones se antojan lejanas, porque ni Eller ni Zé Castro parece que puedan aportar lo que falta, ni Motta parece que vaya a volver a jugar antes de que acabe el año si se cumplen los plazos normales de recuperación que la trayectoria de nuestro servicio médico indica.

Así que aunque la imagen que el equipo dejó ayer dista mucho de la desesperante estampa de otros partidos, la derrota de ayer dolió, y mucho. Por la forma en que se produjo, por el momento en que produjo, por la posición en la tabla que tuvimos durante la mayoría del partido y que ahora ya no tenemos. Dolió porque era un rival directo. Dolió porque la actitud del equipo no fue mala, no fue el Atleti apático que nos desesperaba el año pasado y el anterior y el anterior. Dolió porque desespera ver que se hacen algunas cosas muy bien y otras muy mal. Dolió porque deja al descubierto lagunas importantes que pueden ser un problema grave. Y dolió, también, por ese bravo señor con bastón y americana que no se merece estos tragos tan amargos, mecachis.

18 comentarios:

ismael dijo...

Bueno, como de costumbre, ya lo ha dicho Usted todo, caro Fuentes.
Tan solo quiero abundar en algún detalle al respecto: la responsabilidad de Aguirre.
Aguirre se ha pasado la pretemporada diciendo que los mejores fichajes iban a ser la recuperación del nivel de la línea defensiva. Pues no.
Y, entonces, nos encontramos con el tema que tantas veces hemos tocado en su Blogg: la nefasta planificación y acierto en los encargados de regir el equipo.
Ficharon, eso sí, con contundencia arriba (a pesar de alguna cosa rara, como lo de Reyes), pero confiaron en la opinión de Aguirre: Los defensas iban a recuperar su nivel. Pues no.
Lo de Leo Franco, lo dejo aparte. Creo que es el portero de primera al que más goles le meten en relación a las ocasiones que le crean. Ayer 4/4, el miercoles otro tanto.
Enfín, que tiene Usted razón: me dió una sensación de vergüenza ajena, de pensar lo que les rondaría por la cabeza a tipos como el Kun ayer...
Lo dicho, el equipo está por hacer. ¿conseguirá el Mister hacerlo?

Carlos Fuentes dijo...

lo de leo es sorprendente: da la sensación de que todo balón que va dentro, acaba dentro. No coge una el tío, y eso que siempre transmitió cierta seguridad
El próximo partido sin Raúl García y posiblemente con Cleber de medio centro (que no sé yo si Motta llega ...) puede ser un poema.
oigan Vds, cómo verían a Motta de central con Pablo y Perea de lateral derecho?

Jesús dijo...

Pues vaya, Ismael, si ahora la culpa es de Aguirre, apaga y vámonos. Esas cosas no se sostienen, hay que argumentarlas mejor y, sobre todo, saber algo del día a día del Atleti. Y darse cuenta, por ejemplo, que a Pablo Ibáñez, Aguirre le ha recuperado para la causa y mucho. Ahora bien, lo mismo que le digo una cosa, le digo la otra: en lo de Leo Franco tiene usted toda la razón del mundo (por eso Aguirre pidió un portero, aunque fuera en voz baja, para que no se le mosqueen Maxi y el Kun, que son íntimos del botarate éste que tenemos de portera). O sea, que tiene usted más razón que un santo: ¡¡Leo vete ya!!
Vamos que yo, como dije desde el primer día, confío en Aguirre. Más aún: confío en Zé Castro. Y lo digo ahora, para que luego no me llamen ventajista.
Por lo demás, Maestro, coincido en casi todo y temo un poco el partido de Almería sin Raúl García. Pero sólo un poco.
Forza Atleti!!

GaN dijo...

Maestro, no veo yo ahí a Motta. Creo recordar que ya lo intentó Rijkaard y no debió salir bien el experimento.

De todos modos, antes de estas probaturas con el brasileño, lo más importante es que se recupere, por lo menos sin secuelas para hacer vida normal.

Carlos Fuentes dijo...

si yo fuera la madre de Motta, que estoy casi seguro de no serlo, estaría rezando a San Antonio de Réflex, patrón de los fisioterapeutas. Y día y noche, oiga

Hele Atlética dijo...

También podría jugar Jurado con Maniche, no?
Hoy la única que se ha llevado un alegrón al ver a Perea ha sido mi hija Paula. Claro que venía en cromo y era el único que le faltaba para acabar el Atleti.
Que Atleti, por cierto. Sin defensa posible (de alegato, que de línea, también)

GaN dijo...

Hele Atlética dijo...

También podría jugar Jurado con Maniche, no?

No.

Hele Atlética dijo...

GaN dijo...

NO

Jajajaj. GaN razonamiento

DARKO10 dijo...

Estimado Carlos:

Siempre leo sus artículos,y siempre coincido con lo que dice,es un placer poder leer sus columnas.

Respecto a la debilidad defensiva quiero destacar que tanto Leo como Perea no están finos,eso salta a la vista,pero yo creo que ambos pueden rendir a un nivel al menos óptimo,pero el que a mi juicio no tiene solución es Pernia.Siempre hace alguna,la última,romper el fuera de juego en el cuarto gol.Creo que ahi tiene bastante mas culpa que Leo.
Tambien me parece que Eller viene ofreciendo un nivel bastante peor que Perea o Leo.Es un central del que dificilmente se puede destacar algun "punto fuerte".Y para mas inri es extracomunitario...Made in Pitarch

Un Saludo

Villaykorte dijo...

Perea cuanto más alejado de la portería mejor y si la portería la defiende un tal David de Egea, mejor que mejor.
Como siempre, estupenda crónica. Me hace (poca) gracia cuando Aguirre habla de que faltan ajustes en defensa; a ver si ahora el Kun les va a tener que enseñar a defender y a ir a por un balón por alto.
Un saludo

Abuelo dijo...

En casa el equipo debería intentar tener un poco más el balón, las ganas de vencer ya las tiene, que visto lo visto en los últimos años no es poco. Ahora viene un calendario favorable, y no creo que el Valladolid o el Almería remonten un 2-0 o un 0-2 a este atleti, por muy mal que esté la defensa. Hay que ser optimistas.
Por cierto, la noticia que da El Mundo hoy sobre la despatrimonialición (vaya palabro)del betis me suena de algo.

http://elmundodeporte.elmundo.es/elmundodeporte/2007/11/06/futbol/1194303921.html

CheMiWhY dijo...

La foto lo dice todo, peña la zarza si que son una peña los de la foto, o una banda.

Borja y Pablo, atléticos por una vida. dijo...

La empanada del equipo es de fliparlo... la verdad es que te quedas sin palabra vienco como perea no despeja un balón, y se lo regala a Rossi, o como Leo Franco sale a por uvas en vez de a por el esférico, o como Pernía hace el payaso en el cesped etc

Son muchas cosas, y desgraciadamente no se pueden cambiar de un día para otro... pero habría qie cambiar tantas cosas en este Atlético de Madrid, empezando por sus dueños.

La afición somos los únicos que no cesamos en tirar del carro, y yo creo que con nustro apoyo este equipo saldrá adelante.

A mi Perea como lateral derecho me encanta, aunque Seita no lo hace del todo mal; lo que no podemos ver es a Pernía, ni a Fabiano Eller... menudos cancers.

Por cierto, sabes algo de la lesión de Forlán? para cuánto tiempo es, cuándo reaparecerá...

Benga 1 abrazo compañero!

Carlos Fuentes dijo...

un comentario sin sentido alguno para evitar el fatídico número de comentarios que había en el blog hasta éste

VITO dijo...

si quedamos en 14 - 1 nos van a tocar otros 20 años de Gilismo ?
o quizas vuelva Colsa en lugar de Cleber Santana ?
Si Usted està de acuerdo el proximo blog los vamos a dejar en 15 - 2 a ver que pasa (asì para tentar a la suerte).
un saludo Maestro, enhorabuena siempre.

ismael dijo...

Hola a todos. Caramba, vuelvo de viaje, y veo que la cosa se ha calentado.
Contesto a Don Jesus, que me consta es gran defensor del Vasco Aguirre:
Yo lo que trato de decir, es que, como tantas veces antes, nuestros mandatarios, planificaron mal las incorporaciones, y que, en ello, Aguirre algo tuvo que ver. De hecho, se pasó cierto tiempo hablando de la recuperación del nivel de esa línea.
Lo que me da miedo, es la sensación de que el equipo se pueda estar partiendo en dos, y no me refiero a cuestiones anímicas, sino de calidad. Hay que reaccionar, y lo tiene que hacer el técnico. Yo no sé si se puede incorporar gente del filial, o si se puede fichar en el mercado de invierno (cosa que no me gusta, en general) o mover a Mota (cuando esté) hacia atrás, o lo que sea, pero hay que ver la realidad, y reaccionar. No podemos esperar más a la "recuperación de nivel", porque las oportunidades pasan, y el tiempo también.
Si pillamos una mala rachita de lesiones o desacierto delante, estamos en peligro...
Aguirre es un buen técnico: que lo demuestre.
Por último, estoy de acuerdo con D. Jesús, también en lo de Pablo, pero no puede hacerlo todo solo, el hombre (además de que es ligeramente blandito y no le nace liderar).
¿alguien vió en el partido ese de Rusia al Kun bajar a tapar la banda de Pernía en un contraataque en el minuto 80 o por ahí? ¿o lo soñé yo?.
Saludos a todos.

cochise dijo...

La impresión que me dejan los años (en los que ya no se cuentan por numerales como al principio los "proyectos" de los Gil), es que se está permanenete y eternamente en reformas.

El año que no funciona lo de alante, se solapa con otro en lo que no furula es el medio, para acabar con el tercero sin carburar la parte de atrás...

Nada se hace a la vez. Ni con paciencia, ni sin ella.

Es como dar vuletas y vueltas en un mismo círculo. Preguntándose ande coños queda el principio.

Saludos.

JOSÉ I. FERNÁNDEZ dijo...

Creo que se está siendo especialmente injusto con Leo Franco y también, en menor medida, con Perea.
Al argentino no le recuerdo apenas ninguna cantada relevante en tres años y medio (salvando el partido del domingo pasado, claro), mientras que Perea, al cruce, nos ha salvado de muchos embrollos.
Bien es cierto que estuvo tremendamente 'entorrijado' ante el Villarreal, sobre todo a la hora de sacar un balón fácil como era el del 3-3, pero que no sabe sacar el balón jugado no es nuevo y no fue esa la causa de que la pifiara el domingo.
Yo sí veo a Motta de central, y también veo a Jurado en el mediocentro antes que a Cleber Santana (HELE ;) ). Ese jugador debió haberse marchado a Japón, que allí sí saben valorar su fútbol...
Un saludo!!