lunes, 17 de diciembre de 2007

De las distintas maneras de ver las botellas

El Atleti debió ganar en Huelva pero no lo hizo. Tuvo ocasiones para hacerlo pero no lo hizo. Como resultado pudo perder el tercer puesto de la clasificación pero no lo hizo. Cada uno, claro, tendrá una forma de ver las cosas.

___

El Atleti jugó en Huelva pero no lo hizo Antonio López, quien se volvió a Madrid nada más llegar por el fallecimiento de su hermana. Antonio López y su familia lo estarán pasando mal mientras nosotros leemos estas líneas y nos gustaría que supieran que cuentan con nuestro apoyo y nuestro cariño, y si esto sirviera aunque sólo fuera un poquito para aliviarles el momento nos daríamos con un canto en los dientes.

Antonio López llevaba ausente una temporada y todos nos preguntábamos qué le pasaba, porque los del Atleti (y también los de Alicante y los del Osasuna y muchos niños en algún lugar de Nicaragua) queremos que a Antonio López le vaya lo mejor posible. Antonio López es el único canterano que queda en este Club de Madrid en el que no juega nadie de Madrid, y eso le hace aún más especial a ojos de la afición. Antonio López en forma es un jugadorazo que nos hace sentirnos orgullosos. Pero Antonio López pasando un mal rato es uno de los nuestros pasando un mal rato, lo que nos hace sentirnos inútiles por no poder echarle un cable. Pocas cosas se le ocurren a uno peor que lo que le ha pasado a Antonio López, y por tanto pocas cosas que decir se le ocurren a uno más que ánimo y que aquí estamos, por si eso ayuda.

La afición del Atleti, esa con la que el que suscribe se mete por ñoña y por poco protestona y por ser de ola fácil, recibirá pronto a Antonio López como se merece, porque en eso es una afición que quita el hipo. Cuando vuelva Antonio López a jugar al Calderón, que será pronto y bien, se llevará una ovación de esas que a uno le hace sentirse orgulloso de compartir grada con gente con la que discute por todo. Una ovación como la que se llevó Donato cuando pasó por un trámite similar, jugando un partido justo antes de volar hacia Brasil. Una ovación de esas que sólo da el Calderón y que se oye en todos los rincones de Madrid y parte del universo conocido. Vds ya saben de qué estoy hablando, ¿a que sí?
___

Los que sigan estos artículos tan largos y tan pedantes esperarán hoy una crónica demoledora que cargue contra un equipo que debió ganar un partido importante que pudo ganar en más de una ocasión, pero que acabó empatando. Esperarán las opiniones de un señor enfadadísimo, crítico con la planificación deportiva, con la dirección financiera del Club y con el fichaje de Eller y con el fichaje de Cléber y con el fichaje de Eller, sí, de nuevo, porque el fichaje de Eller enfada el doble. El doble, sí, qué pasa.

Se recostarán en su butaca prestos a leer a ese tipo pesimista y escéptico decir por enésima vez que Reyes es un caso sin solución, que Pernía es un peligro público, que Pablo está mejor pero que debería aportar aún más y hasta que Abbiati tiene cara de carcelero medieval de esos que llevan un hacha grandísima de dos hojas. También buscarán, claro, un tirón de orejas a Aguirre por quitar al Kun, por renunciar a ganar, por conformarse con metas menores y por haber transmitido esa mentalidad chiquitaja, esa moral de colibrí a sus jugadores. El lector se incorporará un poco cada vez que vea que tiene por delante otro párrafo larguísimo, compacto y plúmbeo como un pudding de esos que comen los ingleses en navidad que si se le caen a uno en un pie se lo sepultan, párrafos de esos que hay que subir con piolet y dos litros de agua. Y en ese párrafo áspero e interminable de Tierra de Campos se esperará la descripción de un equipo que son dos, los de delante y los de detrás, el primero formado por jugadores de calidad, imaginación, trabajo y toque, el segundo formado por retales que demuestran que este año se decidió no tocar de defensa y ahora se ven las carencias, como en esas casas que se reforman habitación por habitación en las que coexisten una cocina de diseño con un baño alicatado con azulejos que parecen sacados de una película de Saza. Se esperarán la crónica de alguien que lamentará las ocasiones falladas por Agüero y por Reyes, sobre todo la segunda del primero a pesar de ser más irritante la única del segundo, fíjense Vds qué jueguecito de palabras les tenía preparado justo aquí, en este recoveco del párrafo, cuando ya no se lo esperaban. Ahora que ya han vuelto atrás para ver qué coño había querido decir y ya les ha quedado claro que al que suscribe le irritó especialmente que Agüero fallara un gol por intentar una vaselinita de nuevo en mal momento y aún más le irritó que Reyes fallara un gol por ser Reyes y ya está, sigo.

Esperarán, decía, leer la opinión siempre negruzca de quien no valora el movimiento de balón de Maxi en el penalti que no le pitaron, sino su torpeza o su inoportunidad o hasta su indecencia al dejarse caer ante un portero. Esperarán una crítica feroz a Cléber Santana y calificativos burlones sobre su escasa aportación y su falta de carácter. Esperarán también que se disculpe a Simao pero que se le advierta de que seguimos con lupa sus movimientos y que esperamos más de él. Buscarán el momento del texto, que ya ha llegado por cierto, en el que se hable de Forlán para ver si este tipo cenizo que escribe ladrillos repletos de esdrújulas coincide al menos con la opinión del que se sienta en la silla delante del ordenador porque no es posible que ponga mal a Forlán, que ayer, como tantas veces ya, hizo un partidazo en el que, como tantas veces ya, es complicado encontrarle un fallo. Y esperará un nuevo tirón de orejas a Aguirre, al que quitó al Kun cuando quedaba buena parte del partido, al que invitó al Recre a adelantar las líneas los quince, veinte metros que el Kun te obliga a recular para evitar su arrancada explosiva, al que pudo formar un lío si Abbiati no hace una buena parada cuando quedaba poco tiempo. Esperará, en fin, un nuevo artículo enfadadísimo con tono de Agustín González haciendo de cura gruñón, otro más, una nueva dosis de acidez y crítica vitriólica, otra más.

Y no.

No, fíjense qué cosas. No es que a uno le gustara especialmente el Atleti. No es que no se desespere ya con las cesiones de pecho de Pernía, o con las tontunas de Reyes, o con las vaselinas de Agüero, o con los penaltis forzados, o con los arbitrajes malos o con los gritos excesivos e injustos, viendo lo que les pasa a otros, de las aficiones rivales. No. No es que uno crea que Cléber es la solución a todos nuestros males, o que Eller sea el central que necesitamos, o que Simao es el mejor en su puesto de toda la historia del fútbol, del balón prisionero y del balontiro, que creo que es lo mismo pero no recuerdo bien. No. No es eso.

Es otra cosa que no sé explicar bien, a ver si alguno llega y me saca de este mar de dudas. Es una sensación rara. Empezó a gestarse al tener la impresión de que el Atleti nunca iba a perder en Huelva, que es algo que otros años no tenía. Luego creció durante el partido, cuando tuve la sensación de que el Recre no iba a marcar bajo ningún concepto, que es algo que tampoco tenía hace tiempo. Acabó con la sensación de que, a pesar de que el empate era un mal resultado visto lo visto y visto el calendario y vista la clasificación, el puntito era un mal menor, un pequeño tropiezo asumible en una carrera de fondo en la que muchos de los equipos con los que estamos llamados a medirnos para meternos en Champions (Villarreal, Sevilla, Espanyol, hasta Valencia si me apuran, que estos no han dicho la última palabra) ya han cometido errores similares. En medio de esa sensación rara vi a un portero mejor del que indica el halo de portero cómico que le precedía, a un Pablo que vuelve por sus fueros aunque eche balones fuera que habría que jugar de otra manera, a un Cléber aseadito que cumplió hasta bien, aunque haciendo bueno a Maniche, quién me lo iba a decir. Vi también a un Maxi en su línea, esto es, incansable, listo, generoso e importantísimo, y a un Forlán casi perfecto, un tipo sin fallos, un tipo que es raro que haga algo sin criterio. Y a un Agüero algo ansioso pero intimidador como pocos jugadores en el mundo. Y hasta a los cambios les ví lógica, sí, hasta a los cambios, aunque al final salió al contrario de lo que mi desconocida razón indicaba. Y aunque me dio rabia que le gol de Forlán no fuera o que no entraran las de Agüero o la de Reyes o el tiro de Luís García, sí, a pesar de todo eso y no sé muy bien por qué, cuando el partido acabó no estaba uno con ese cabreo mítico de los domingos por la tarde.

Y créanme, esto me preocupa. He preguntado a mi médico de cabecera si es posible que, a estas alturas de la vida, haya perdido el escepticismo y hasta me haya hecho sereno y casi optimista. Y me ha dicho que eso no es posible en una personalidad como la mía, tan compleja para un tipo tan tonto. Así que sigo investigando pero algo me dice que, en el fondo, las cosas van cambiando un poco y volvemos a ver los colores del Atleti de siempre bajo la capa de roña de estos últimos años. A ver si es verdad.

25 comentarios:

Jesús dijo...

Ya sabe, Maestro, que yo creo que sí, que sí es verdad. De hecho, ganando el domingo al Espanyol en el Calderón, que vamos a ganar sin dejar dudas, el punto de Huelva se convertirá en un punto positivo. Y, en todo caso, yo espero para este jueves, frente a los griegos, la mejor noticia del año: Miguel de las Cuevas marcando en nuestro gélido estadio. Hace frío, ¿eh?
Forza Atleti!!

Jesús dijo...

Por cierto, ayer nos pitó Daudén, así que, finalmente, habrá que convenir en que tuvimos suerte de que no expulsara a Maxi y a Forlán en la jugada que debió cambiar el partido...

Carlos Fuentes dijo...

ay Daudén ... lo de este hombre es enfermizo
los que nos tragamos los partidos de la premier de ayer justo antes del partido del Atleti no podmos sino sentir algo de penilla por las maneras empleadas por Daudén cuando se le compara con las que gastan los trencillas de las islas ...

Billie dijo...

Sin duda, señor Carlos sus artículos son de una prosa tan espesa y densa como el pudin' del menú de un bar de carretera... aún así, al contrario que el pudin' son buenas... algunas, hasta muy buenas.

Una vez enjabonado y ensalzado... ahí va mi petición ¿que le parecería a Vd. que nos linkásemos mutuamente? que no es ninguna cochinada aunque lo parezca.

Mi blog es: http://pobreatleti.blogspot.com/

Bueno, ya dirá alguna cosa... aquí o allá (en el pobreatleti). Ardo en deseos de respuesta.

jagsolla dijo...

a antonio lópez se le recibirá con todo el cariño del mundo como se lo merece.
El ha dado todo por el atleti y nosotros le ayudaremos en todo.

Carlos Fuentes dijo...

billie, ya te he enlazado. Enhorabuena por tu blog.

Billie dijo...

Yo acabo de hacer lo mismo. Enhorabuena por el tuyo!

MJ Navarro dijo...

Sí, muy bonito, pero el gris insufrible, ahí sigue...

ismael dijo...

Gracias por su mención de apoyo a Antonio Lopez, que todos compartimos.
Un poquito de picorcillo, sí tenemos este año con el equipo. Algo así como "y si va a ser que, al final, cuaja este refrito de equipo..."
Ojalá. A Dauden se le olvidó sacarle tarjeta al público: Un poco ridicula la presión protestona/alocada, desde el primer minuto.
Una petición le hago (que seguro no va a poder cumplir, D. Carlos). no me cargue las tintas con Reyes. Le explico: yo ya le voy tomando tal manía, que temo verme lanzando algún insulto a sus Majestades, en la cabalgata de este año. Y no me gustaría, hombre.
Solo hay algo peor que un jugador malo, y es un jugador tonto.
Hale, a ganar los dos partidos que quedan del año (sobre todo el segundo).
Por cierto D. Jesus (yo es que, si no menciono a D. Jesus, parece que no haya escrito comentario, discúlpeme, hombre) que yo no tengo tan claro eso de arrasar al Español, fuera de casa. Ese equipo está jugando muy bien, aunque encaja goles, y eso puede ser su perdición ante la artillería atlética. Dios le oiga.

Jesús dijo...

Maestro, ponga un verde esperanza de fondo, o algo, para contentar a Navarro, que estamos en unas fiestas muy solidarias. Yo confío en la victoria contra el Espanyol, don Ismael, confío porque creo que los nuestros ya se lo creen y que Perea podrá por Riera. Uy, casi rima.
Forza Atleti!

MJ Navarro dijo...

Se lo agradezco,hombre, pero ya verá cómo ná..

Juan José Mateo Socorro dijo...

Qué gran post...

MJ Navarro dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Carlos Fuentes dijo...

ya saben que al anfitrión, que es tonto perdido, no le gustan ciertas cifras, así qeu a veces incluye comentarios insulsos como éste, qué cosas

Jesús dijo...

Ese anfitrión:
1- Qué pasa con la crónica del Panathinaikos?
2- Por qué Navarro escribe y luego borra?
3- Qué está pasando con Maniche?
4- Quién graba discos piratas a los hijos de los amigos?
5- A qué huelen las nubes?

MJ Navarro dijo...

Lo mío se lo cuento yo, caballero. Borro porque, esta mañana, y perjudicada seguramente por el curaçao, creí ver un azul petróleo en el fondo de este insigne blog. Y luego, volvió la cosa al gris insufrible. Y me dije: nena, acuéstate. Además de lo de las nubes, le propongo a Vd otro interesante debate que borré también. Qué le parece la fruta escarchada del roscón de Reyes.

Jesús dijo...

Lamentable, señorita, me parece lamentable.

MJ Navarro dijo...

Coincido, oiga...Se refiere Vd a la fruta, ¿no?

Jesús dijo...

Sí, a la fruta me refiero, de sus indigestiones de usted nada tengo que opinar. Aunque, si me apura, tan lamentable me parece esa fruta del roscón de Reyes, como el melón de Reyes, que ni siquiera es mago. No sé si me explico...

MJ Navarro dijo...

Le juro que yo ví un azul esta mañana aquí, y un logo nuevo...y se explica Vd como un libro abierto. Aunque mezclar Reyes y libro, suene a palabrota..

Jesús dijo...

Y el azul se hizo...

MJ Navarro dijo...

Uh, qué bonito y qué vistoso..Por cierto, hay muy poca comida azul.

Carlos Fuentes dijo...

perdón por interrumpir, quieren Vds algo más para beber?
por cierto, aqui se ha abierto un tema importantísimo y de ello hablaremos en breve: la fruta escarchada, avisados quedan
PS: la crónica del partido de los griegos me la prometió un insigne visitante del blog que vino expresamente desde valencia a ver el partido, pero debió también darse al curaçao y no mandó (o manduvo) nada. Un malqueda
Por cierto, el logo el cortesía de John Lydon, con lo que no sólo es pirata el disco

Jesús dijo...

Pues pese a la rabia de estar recién llegado del robo de Fernández Borbalán en el Calderón, debo decirle que por fin, con catorce años de retraso, se han editado en castellano las insignes memorias de John Lydon: "No irish, no blacks, no dogs". Imprescindible. En Acuarela Libros. Forza Atleti!!!!!

MJ Navarro dijo...

Ponga dos más azulitos y con hielo, ¿no, D. Jesús? Ah, la fruta escarchada. Pues no tengo yo teorías al respecto ni ná...